Wixage Anai: 21 años transmitiendo el Ser Mapuche en Santiago

El programa Wixage Anai cumplió 21 años de emisión radial ininterrumpida este Winoy Tripantu, siendo el programa mapuche bilingüe con mayor trayectoria en el país. Actualmente es transmitido en Santiago de Chile todos los sábados de 20 a 21 horas en Radio Conexiones 1300 AM y cada semana la hora de programación es subida al blog http://wixageanai.blogspot.com/
Por Fernanda Castillo Robles Mapuexpress.org

Wixage Anai, que significa Levántate (ponte de píe), trata temas propios de la cultura mapuche, dando a conocer la situación actual, tanto social, como política del pueblo, así como también su cosmovisión, rescatando su historia, idioma, sabiduría, y arte.

Por medio de entrevistas, conversaciones en el estudio, llamados telefónicos, informaciones y música, es programa único en su tipo en la Región Metropolitana contribuye a fomentar los lazos de unión y acompañar principalmente a quienes sienten pertenencia al pueblo mapuche y residen en la capital y sus alrededores.

En una ciudad en que escasean los árboles, atestada de grandes edificaciones, cemento en lugar de tierra y dónde las estrellas son escondidas tras potentes luces, sábado a sábado se lleva a cabo el programa que pretende unir el campo y la ciudad, las comunidades rurales y urbanas.


Levántate y Anda: el programa radial
En una sala de radio Conexiones se realiza el Wixage Anai, donde los conductores Javier Salazar Cuminao y José Paillal Huechuqueo, llevan audios de entrevistas y saludos, tanto en mapudungun, como español, recibiendo también llamados telefónicos que son puestos al aire. En el estudio se van tocando temas de actualidad asociados al pueblo mapuche, difundiendo causas e informando el acontecer del pueblo no sólo en Santiago, sino que trayendo noticias y experiencias desde regiones.

El primer programa se emitió el 26 de junio de 1993 en la desaparecida Radio Nacional, conducido por Clara Antinao y Ramón Curimil, quienes explicaban que el programa sería bilingüe debido al deseo de llegar a todos los mapuche del campo y la ciudad, hablantes y no hablantes de su lengua materna para reavivar los valores Mapuche en la ciudad y acompañar a la gente del campo que lucha por mantener su identidad y dignidad.

Wixage Anai se financia con el aporte de colaboradores y el esfuerzo de quienes trabajan en el programa. José Paillal explica que “a esta radio en este momento se le hace prácticamente un aporte simbólico y que lo realiza un profesor no mapuche, que hace unos 5 o 6 años, él nos contaba que antes él sintió un interés especial por los pueblos indígenas y él viajaba a México, a buscar ese estar cerca, ese saber, ese sentir y una vez escuchando el programa, el mismo se cuestionó y dijo, lo que busco tan lejos está aquí al lado”. Desde entonces la radio se ha gestionado gracias al aporte del profesor, algunos colaboradores y de quienes trabajan en el programa.

Audiencia
Pese a la gran trayectoria de Wixage Anai, no se han realizado estudios de audiencias por lo que este dato se desconoce. Respecto a esto José señala que “cuando caminamos por lugares donde hay mapuche tenemos la satisfacción que la gente nos saluda y nos dicen que nos están escuchando, que nos han escuchado. Es importante el asunto generacional, hay algunos jóvenes que nos dicen: ‘los estuve escuchando con mi abuelito’, ‘los estuve escuchando con mi papá’, esa es la única retroalimentación que tenemos para medir”.

De acuerdo a la información entregada por la también desaparecida radio Tierra, desde donde se transmitía el programa, el año 2012 la audiencia de Wixage Anai estaba compuesta por tres grupos de personas: el primero “mapuche hablantes, de 45 a 50 años y más, muchos de ellos parte de organizaciones mapuches, así como estudiantes hablantes en hogares mapuches”; el segundo “Mapuche no hablantes en proceso de retorno a su propio idioma, niños y adolescentes estudiantes”; y por último “no mapuche interesados en el idioma o actualidad mapuche, jóvenes y adultos”.

Actividades y desafíos
José señala que en estos 21 años se han realizado diversas actividades, tanto culturales como deportivas, “10 encuentros de música Mapuche, donde hemos recopilado música, relatos muy valiosos y eso siempre lo hemos hecho a pulso con nuestros propios recursos y creo que ha sido un desafío que nos propusimos en un momento y lo hemos cumplido hasta ahora”.

En cuanto al deporte José señala que “en el pasado, cuando recién el mundo mapuche despertaba en la ciudad, Wixage Anai hizo encuentros de palín, pero multitudinarios”.

José agrega que uno de los desafíos más grandes ha sido el de nunca dejar de grabar los programas de Wixage Anai.

Por su parte Javier agrega que para él, uno de los más grandes desafíos que ha tomado el programa es que, “en estos últimos 4 años más o menos, hemos hecho la mayor parte los programas en vivo y cuesta harto, cuesta cuando uno tiene otros compromisos que tienen que ver con la vida mapuche, a veces viajamos a veces hay ceremonias, guillatún, que son el mismo sábado a la misma hora del programa, donde uno no puede hacer las transmisiones desde allá. Hemos hecho harto esfuerzo para que haya siempre alguien frente al micrófono”.

En estos 21 años Wixage Anai ha logrado situarse como un espacio de expresión de la sociedad mapuche, educando sobre la cultura mapuche y desde su propia visión, no sólo a los mapuche, sino a la sociedad chilena en general.

Pero también se ha instalado como un medio de resistencia ante la dinámica de la vida en la ciudad. “Nos gana el ritmo no mapuche, aún las personas hablantes no hablan” señala José, destacando la importancia del programa, ya que mediante Wixage Anai logran instalar el idioma mapuche en la urbe.

Entrevista a José Paillal y Javier Salazar Cuminao

¿Qué se siente estar al aire por 21 años?
Paillal: Una satisfacción enorme, me siento contento de ser parte de esta experiencia y privilegiado, porque a través de esta experiencia de comunicación yo personalmente he aprendido demasiado. Al conversar con mucha gente mapuche, a través de las entrevistas, ha ido quedando conocimiento en mí, si no hubiera sido por este programa de radio, seguramente no habría llegado al nivel que hoy día he podido acumular en cuanto a conocimiento mapuche o al mismo idioma. Es un privilegio para mí en ese sentido en cuanto a poder conocer gente que sabe más que yo y aprender de eso.

¿Qué valor creen ustedes que tienen los archivos que guardan del programa? y ¿qué piensan hacer con ellos?
Salazar Cuminao: ¡Venderlas! –Dice bromeando y ríe… Yo creo que estos archivos son importantísimos, porque ahí hay historia mapuche reciente, contemporánea, de fuentes directas. Ahí hay un material que tiene que ver con la realidad mapuche en gran parte acá en la ciudad, pero también cada uno de nosotros en las ocasiones en que tenemos de caminar por territorio mapuche a visitar a nuestras familias o conocidos. También hemos destinado ese tiempo que es parte de nuestro compartir familiar para hacer grabaciones, entrevistar gente y todo ese material está. Creo que es un cúmulo de conocimiento que sería bueno que todo mapuche pudiera tener acceso a ello y pudiera preocuparse de nutrirse de ese material que está. Ojalá en algún momento como algo urgente poder digitalizar esos archivos y segundo paso poder hacerlo circular, tiene que ver con que el conocimiento mapuche circule y en algún momento, a lo mejor más lejano poder llevar eso a la escritura. Allí hay libros completos de historia y de conocimiento mapuche, de reflexión mapuche que sería importante que circulara. Fácilmente cualquiera que sea más astuto que nosotros podría pescar todos esos archivos y hacer un muy buen proyecto, porque ahí hay harto que se puede trabajar. Hay sobre el tema mapuche, hay sobre el tema del guillatún en la ciudad, el mismo tema del Wiñoy Tripantu en la ciudad. Cada Wiñoy Tripantu en los primeros 10 años pasó por Wixage Anai, porque se anunciaba se invitaba, venía la gente a comentar como estuvo su actividad.

¿Qué valor cree usted que tiene el realizar un programa bilingüe en mapudungun en la ciudad de Santiago?
Salazar Cuminao: Un valor enorme. Cuando hay harta demagogia hoy en día, la gente se llena de discursos. Hoy hay discursos de la diversidad, del respeto hacia el otro, hacía el distinto, pero cuando se trata por ejemplo en este caso de los medios de comunicación, no existe, es nula, es diminuta. A lo mejor en el futuro vamos a estar viendo programas en inglés y en castellano, en inglés y chino mandarín, pero no en mapudungun. Apropósito, hace poco se oficializó en Galvarino el mapudungun, que es un pequeño avance, pero realmente el hecho que este programa sea bilingüe tiene un enorme valor. Siempre yo cito este caso que hay mayores nuestros, mapuches, que el único momento de su vida que escuchan el idioma materno es el Wixage Anai y están a veces 6 días de la semana en que todo su entorno, en que todo el vecindario, todos los medios de comunicación, todos sus familiares hablan en castellano, cuando no han podido trasmitir el mapudungun, no logran dominarlo, no tienen posibilidades de ejercitarlos y acá hay el cantún, acá hay la conversación. En ese sentido es mantener la lengua viva. Además, por ejemplo cuando se da el diálogo por teléfono, es valiosísimo. Realmente ahí es cuando el peñi José dice que se está desperdiciando una oportunidad única de revitalizar el mapudungún. Wixage Anai siempre ha constituido un aporte de esas características, enorme, enorme para mantener vivo el idioma.

¿Por qué trabajar en la señal AM? Y ¿por qué en esta radio?
Paillal: Porque no hay otra posibilidad no más. Económicamente es imposible para nosotros pensar en una radio FM y si bien estuvimos un tiempo en una radio FM fue porque a través de un trabajo que uno de nosotros realizó, la empresa de la cual tenía ese trabajo auspició, yo creo que casi obligadamente, para mantener la imagen de lo que tenía 3 o 4 meses en una radio FM, pero fue eso. Es imposible pensar para nosotros juntar una cantidad que nos permita arrendar un espacio en FM, que sería lo óptimo, pero está lejos económicamente, para nosotros no es posible.

Salazar Cuminao: Son cifras estratosféricas para lo que pagamos acá.

Paillal: Lo otro es que es difícil encontrar que alguien quiera auspiciar un programa mapuche con las temáticas que aborda el Wixage Anai. Tal vez si fuera un programa totalmente cultural, donde no hiciéramos ni una crítica, donde todo fuera bonito, capaz que un centro cultural a lo mejor nos auspiciaría, pero ni aun cuando en el principio este programa partió con el financiamiento de la iglesia católica, ni aún en ese momento nosotros aceptamos que nos impusieran el callar algunas cosas. Desde el principio, cuando recuerdo que el peñi Ramón conversó con nosotros, tanto yo, mi hermana en ese tiempo, Clara Antinao también, dijimos, nosotros hacemos el programa, porque era voluntario, pero que no nos pidan que nosotros le hagamos propaganda a la iglesia católica y que tampoco nos tapen la boca cuando tengamos que decir algo. Hubo algunos roces porque a veces se nos escapaban cosas cuestionando a la iglesia católica. Es por eso que cuesta que este programa puede llegar a tener algún financiamiento de alguna parte.

¿Qué piensan ustedes que ha significado este programa a lo largo del tiempo?
Paillal: Yo personalmente creo que para gente mapuche, como dice el peñi Javier, debe haber varias decenas de personas mapuches, si no, más de centenares de mapuche tanto de acá como en el campo, que tienen este único momento en que pueden escuchar de algo que tiene que ver con su ser.

Salazar Cuminao: Otro valor que yo creo que tiene es la perseverancia, porque varios que han estado acá, bueno el peñi José con la lamgen Elizabeth son como del grupo de los históricos, los fundadores, y otras personas que hemos participado aquí en el programa, hemos sido colaboradores, y antes auditores. Entonces vivimos las dos cosas y claro, no toda la gente está los sábados instalada y a veces un sábado hace otra cosa, en ocasiones pasan meses en que uno no lo escucha. Entonces a mí me pasaba eso. Los primeros años yo lo escuché el ’93, el ’94 y el ’95 y de repente hubo tiempo en que lo dejé de escuchar. ‘Te acuerdas de Wixage Anai’ sintonizábamos y ahí estaba Wixage Anai, y de repente pasaban dos tres meses más y ahí estaba Wixage Anai. Imagínese han pasado 21 años y ahí está Wixage Anai.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *