Vía Campesina realiza, en Brasilia, Gran Campamento por la Reforma Agraria

Camila Queiroz  / ADITAL

Cerca de cuatro mil campesinos de 23 estados de Brasil montarán el Campamento Nacional por la Reforma Agraria, en la capital federal del país, Brasilia. La actividad tendrá vigencia por tiempo indeterminado y es parte de la Jornada Nacional de lucha por la Reforma Agraria de Vía Campesina. En los otros estados, habrá actos políticos y culturales a partir del día 22.

Implementación de la Reforma Agraria como política pública prioritaria es la principal pauta del campamento, a partir de la cual surgen tres importantes reivindicaciones: asentamiento de las más de 60 mil familias del MST acampadas en todo Brasil; recomposición del presupuesto destinado a la obtención de tierras y renegociación de las deudas de los pequeños agricultores y agricultoras.

De acuerdo con el integrante de la coordinación nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y de Vía Campesina, José Batista de Oliveira, hay familias acampadas, o sea, están viviendo debajo de lonas esperando el asentamiento, desde hace más de cinco años. Para ponerle un fin a esta injusticia social, Vía Campesina exige un programa de expropiación de los grandes latifundios improductivos, además de la garantía de un plan de asentamiento de 100 mil familias por año.

La recomposición del presupuesto destinado a la obtención de tierras es un asunto fundamental, pues según el dirigente, el valor de 530 millones de reales destinado por el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) ya fue ejecutado. Además, en 2012 está previsto una cifra mucho menor, de sólo 465 millones de reales.

A su vez, el MST hizo un relevamiento (basado en datos del Incra) que señala que es necesario el valor medio de 52 mil reales para asentar una familia en un área de 15 hectáreas. “Con este monto, el Estado brasilero garantizaría tierra, trabajo y futuro, generando un promedio de 2,2 empleos en el medio rural por familia asentada. Sin embargo, si la misma familia fuera hacia la ciudad, el Gobierno tendrá un costo de R$ 42 mil reales por cada casa popular, sin garantizar ni siquiera el empleo y la escuela”, enfatiza.

Difícil también es la situación de los pequeños agricultores y agricultoras. Sin políticas públicas adecuadas, no tienen cómo desarrollar y darle salida a la producción, y además reciben bajos valores por ella, lo que los lleva a endeudarse. José Batista cita datos del Ministerio de Hacienda según los cuales el valor en deudas vencidas en Brasil llega a 30.000 millones de reales. Destaca que el cuadro de situación es preocupante, pues son justamente los agricultores familiares los que abastecen el 70% del mercado interno brasilero.

“Queremos una nueva política de crédito rural, más accesible para los pequeños agricultores, diferente del Pronaf (Programa Nacional de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar). Comenzando con la amnistía de todos los que deben hasta diez mil reales por familia y renegociación de las deudas”, indica.

En favor de la Reforma Agraria

José Batista difundió un listado de motivos que implican puntos a favor de la Reforma Agraria. “Vía Campesina cree que la Reforma Agraria es uno de los principales medios para desarrollar a nuestro país, pues democratiza la tierra, genera empleos directos, vivienda y producción de alimentos, superando la miseria en el interior del país y la superpoblación de los grandes centros urbanos”, señala.

Además agrega: “un programa serio de Reforma Agraria daría acceso a la salud, educación, esparcimiento, tecnología, comunicación e infraestructura”, necesidades básicas que actualmente no están garantizadas en el interior de Brasil.

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *