Vecinos de Chaimávida piden a la Corte de Apelaciones cierre de planta de residuos de Hidronor

escrito por TBB  
Cerrar el vertedero de Hidronor en Copiulemu o bien adoptar las medidas para que los vecinos del sector no vuelvan a padecer las consecuencias de la contaminación, solicitó la junta de vecinos de Chaimávida Soto a la Corte de Apelaciones de Concepción, en el marco del recurso de protección que se tramita en el tribunal de alzada.

En dos carillas, la directiva de la junta vecinal, que preside Yalda Veloso, resumió la situación que viven las 215 familias del sector colindante a la planta de tratamiento de residuos industriales Hidronor.

“Nuestra población carece de un sistema completo y originario de urbanización. Prácticamente nosotros colonizamos estas tierras y con el paso de los años, y con mucho esfuerzo de generaciones de nosotros y de diversas autoridades, hemos logrado mejorías en el sector, tales como luz eléctrica o algunos pavimentos. Nuestro estilo de vida se acerca más al campo que a la ciudad, sin embargo, las comodidades faltantes las suplimos con tranquilidad, vida en familia y calidad de vida”, explican los dirigentes.

En cuanto al agua potable, señalan que cuentan con un sistema de Agua Potable Rural, diseñado e implementado por Essbío,  y administrado por un Comité que administran los propios vecinos. “Este sistema nos hace depender de las napas subterráneas y de los esteros del lugar. Aquí se presenta nuestro principal calvario con el vertedero”, afirman.

Respecto de lo ocurrido el 28 de junio pasado, la Junta de Vecinos de Chaimávida Soto indica que las aguas que desbordaron de una piscina interior de la planta, “las que fueron a parar a Estero Las Puyas, el cual, tras un cierto recorrido, termina en el sistema de agua potable que abastece nuestros hogares”.

Dicha situación, agregan, no fue nueva, pues hace tiempo que “veníamos percibiendo mal manejo en el tratamiento de las aguas hacía ya bastante tiempo, con filtración de líquidos percolados y / o contaminados a los cursos de agua, llegando estos en pésimas condiciones como producto final, a nuestras casas”. Precisan que intentaron advertir de lo que sucedía, pero no tuvieron respuestas.

Al cuadro anterior, se suma la presencia excesiva de roedores y malos olores. “Se supone que al vertedero le dieron permiso  en el entendido que estos asuntos estarían bajo control, que tomarían medidas y que serían un buen vecino… nada de estos se han cumplido”.

También señalan que ya no les queda tranquilidad, pues la vida rural y tranquila que tenían se ha visto alterada. “Nuestras propia gente se encuentra alborotada… hemos llegado a desconfiar de toda gota de agua que entre a nuestras casas”.

Por ello es que finalizan solicitando a la Corte de Apelaciones el cierre de la planta o bien la adopción de medidas “para que estas cosas nunca más pasen”.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *