Vamos a empeñar la casa

Por Juan Schilling
Bajar audio 2´52″
Después del mundial del 62, cada uno de los seleccionados de entonces recibió como premio una casita. Así agradecía Chile a esos muchachos que habían logrado la hazaña de ganar el tercer lugar, eso nos habla de la modestia de los futbolistas de entonces. Ahora aquellos mismos muchachos, bueno los que aún no se han marchado, son adultos mayores, hombres de la tercera edad, viejos que viven de sus pensiones y gracias al apoyo de sus familias en el caso muy frecuente de que las pensiones no alcancen para vivir con dignidad.
El viernes pasado la Cámara de Diputados aprobó por 44 votos a favor, 6 en contra y 15 abstenciones, algo que se supone beneficiaría a personas como ellos, adultos mayores con bajas pensiones propietarios de una casa.
La idea de los Diputados es permitir que estas personas empeñen sus casas, así como se empeñan viejas joyas familiares, para salvar situaciones como enfermedades o la simple falta de plata.
Si el proyecto de resolución llega a prosperar cualquier adulto mayor propietario de un inmueble podrá ir a la popular Tía Rica y empeñar su casita, por lo que la mencionada institución que en realidad se llama Dirección General de Crédito Prendario, le entregará el monto del avalúo comercial en cuotas mensuales.
La noticia que conocimos entre la avalancha de información deportiva, habla del caso en que la persona que ha hipotecado de esta forma su casa fallezca, pero a mí me preocupa más el caso en que esta persona reciba la última cuota pactada con la Tía Rica y siga gozando de buena salud. ¿Qué pasará con la casa? ¿Podrá seguir viviendo en ella, si ya es de la Tía Rica?
Pienso que estamos ante un nuevo mecanismo bastante siniestro para despojar a los ancianos y a sus herederos de la casa que construyeron muchas veces durante toda una vida.
El mecanismo del crédito prendario es en si mismo detestable, empeñar objetos de valor es doloroso para el que lo hace y muchas veces no puede recuperar dicho objeto, pero abrir la posibilidad de empeñar la casa tiene consecuencias graves para la persona que lo hace y para sus herederos. Eso es algo que rechazamos. Los ciudadanos no debemos permitir que suceda algo así en ninguna circunstancia.
¡Viva la República Independiente! !Viva la República de los Indignados¡
Juan Schilling – Director Radio Ruta del Oro de Hualqui

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *