Una nueva espiritualidad en tiempos de crisis – Día de la No Violencia

Pressenza apunta también a encender esa luz en la creación de este camino hacia un nuevo mundo y un nuevo ser humano. Esta nueva espiritualidad que nace desde el reconocimiento de la necesidad del contacto interior profundo y más humano. A pesar de que algunos conflictos ya forman parte de nuestra vida cotidiana, como habitualmente escuchamos sobre los conflictos Africanos, en el Congo, Somalia, en Medio Oriente, Siria, Libia, en Asia, Tíbet, Corea, etc, en los últimos tiempos nos impactaron dos casos importantes: el de Israel-Palestina y el de Rusia-Ucrania.

Todos estos conflictos nos remiten a quienes tienen la responsabilidad, a los gobiernos que diríamos “tienen más obligaciones” debido a su mayor influencia mundial, pero también a nuestra propia responsabilidad como individuos, como parte de una sociedad globalizada.

Si nos preguntamos sobre lo que tienen en común todos estos conflictos actuales, cuál podría ser la raíz común entre ellos, surgen algunas premisas ineludibles:

· La ambición desmedida, tanto a nivel global, financiero, social, ecológico, pero también individual

· La deshumanización creciente en el mundo actual

· El ego y la ambición de poder y dominio, que se manifiestan desde el pequeño grupo de personas que “nos representan” hasta esa misma necesidad en el seno familiar, de amigos y trabajo.

La característica de estos puntos es que no se resuelven fuera o con leyes y ordenanzas públicas. No hay política que pueda medir el ego, la ambición o necesidad de sentirse superior a otro, porque esto proviene del interior de cada uno y forma parte de una sensibilidad humana poco común en el mundo de hoy.

En estos momentos de crisis es necesario reflexionar para poder producir cambios profundos, no de mampostería. Basta de cambios secundarios y parches provisorios. Es un momento ideal para reconocer que también debimos encarnar el cambio al que aspiramos y reconocer que es la única salida real.

Comenzar poniendo una mirada humanizadora respecto del otro bando, se trate de un Estado, un grupo en particular, una religión o nuestro aparente enemigo, reconociéndolo como ser humano, con las mismas aspiraciones y dificultades que reconocemos en nosotros mismos. Es a partir de esta nueva mirada que surge en nuestro interior y es capaz de humanizar, que abriremos nuevas salidas posibles a estos conflictos y nacerá una nueva espiritualidad. No hay política que pueda solucionar sola la raíz de estos problemas si no se incluye una mirada humanizadora respecto del futuro.

Esta aspiración conjunta por un mundo mejor es también algo tan individual, que cada uno podría preguntarse sobre las herramientas con que cuenta para contribuir a fin de que este mundo se asemeje al que se aspira. Mientras no decidamos la dirección que queremos darle al mundo o a nuestras vidas, alguien lo hará por nosotros, y esto no siempre nos resultará satisfactorio.

Pressenza apunta también a encender esa luz en la creación de este camino hacia un nuevo mundo y un nuevo ser humano. Esta nueva espiritualidad que nace desde el reconocimiento de la necesidad del contacto interior profundo y más humano.
Por Betsabe Donoso – Pressenza International Press Agency

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *