Un oscuro panorama enfrenta otra vez Huachipato: se anuncian 600 nuevos despidos

Nuevamente los trabajadores de Huachipato viven momentos de incertidumbre. La posibilidad de que se concreten alrededor de 600 despidos ronda fuerte hace ya un tiempo y obligó a la directiva del Sindicato 1 de Trabajadores, que preside Mónica Aguilera a salir públicamente a denunciar esta situación.

Ya el año pasado, la siderúrgica, que pronto cumplirá 64 años de existencia en la región, despidió a cerca de 400 trabajadores y se había asegurado que no habría más desvinculaciones. Sin embargo, un año después la amenaza vuelve a instalarse.

“Esta situación demuestra, una vez más, que los sacrificios hechos por los trabajadores, aceptando incluso empeoramientos de sus contratos colectivos e individuales, no iban a salvarlos de los despidos. El “salvataje” de Huachipato no es más que una cortina de humo para liquidar la siderurgia”, asegura la directiva sindical en declaración pública.

En ene sentido, recuerdan palabras del presidente del holding CAP, Roberto de Andraca en entrevista concedida a diario el Sur, el 27 de julio pasado donde reconoce que “Huachipato deje de ser una productora de acero y seamos un centro de producción de otras cosas. No es que la compañía vaya a desaparecer sino que la producción de acero se va a terminar”.

En ese sentido, la presidenta del Sindicato 1 recalcó que la responsabilidad de los dirigentes es defender la estabilidad laboral y por ello han realizado una serie de gestiones ante autoridades regionales y nacionales. Con todo, los despidos no han cesado, reconoció.

“Desde 2009 vivimos una desgarradora y creciente ola de despidos en el sector industrial de Talcahuano. Los despidos ocurren a vista y complicidad de las autoridades del Estado de Chile, que asegura la desprotección de los trabajadores en beneficio de las empresas. Es una política de despidos que apunta a bajar más aún el valor de la mano de obra, a debilitar al máximo a los trabajadores y sus organizaciones sindicales. Es una política completamente entreguista que lleva al país hacia una dependencia de la producción manufacturera de las multinacionales”, critican con dureza los dirigentes del Sindicato 1.

Los dirigentes sindicales consideran grave que la principal autoridad de la región formule un discurso llamando a la pasividad y presentando soluciones paliativas al impacto que producirá el reordenamiento de la producción en la zona.

Sobre este aspecto, recalcan que “el desarrollo de la región, si bien ha tenido a Huachipato como un importante soporte de la materia prima para otras industrias, se ha debido en lo esencial a las políticas de Estado de inicios de la década del 40, que propiciaba el desarrollo industrial propio como país”.

Acusan, asimismo, que pronto a cumplirse los 64 años de creación de Huachipato, los actuales responsables de la empresa están dedicados a impulsar políticas de reestructuración, dejando de lado la opción de ver cómo se realiza una mejor producción. Por el contrario, acusan, están dedicados a la actividad especulativa, donde el margen de ganancias es alto y genera utilidades a los accionistas sin importarles “la estabilidad social de los trabajadores, ni menos el interés global de país“.

A eso se suma, precisan, que la administración busca todas las formas posibles para evadir nuevos pagos de impuestos derivados de la Reforma Tributaria. Tal es el caso de los llamados impuestos verdes.

“De acuerdo a la información que disponemos- dicen los dirigentes- CAP ACERO debería pagar anualmente la suma de 14 millones de dólares. Diversas diligencias se desarrollan por parte de la empresa, para lograr una rebaja substancial de la suma señalada, rebaja que se estima en 600 mil dólares“.

No obstante, dicen los dirigentes, nada se ha dicho si se le está condicionando esa eventual rebaja con un compromiso de reorientación productiva que afiance la empresa y con ello la estabilidad laboral.

“De no cumplirse lo anterior, el Estado chileno continuará subvencionando la política de despidos y de desindustrialización”, asevera el Sindicato.

La organización sindical considera, asimismo, que las soluciones existen y apunta a un cambio de políticas de parte del Estado chileno, es decir, “reapropiarse de orientaciones que refuercen la protección del desarrollo industrial de país, limitando las importaciones, que dicho sea de paso no son más baratas ya que están subsidiadas por el Estado chileno, vía libre tasa arancelaria. De otra parte, se hace imprescindible un cambio en el derecho laboral, que permita a los trabajadores poder defender sus intereses, ya sea en la libertad sindical, en la negociación colectiva, en la estabilidad laboral”.

Finalmente, los dirigentes del Sindicato 1 de Trabajadores formularon un llamado a las organizaciones sindicales del sector, “para luchar por la defensa del empleo, que no puede ser una cuestión declarativa, formular intenciones que no tienen una traducción práctica real. Los trabajadores están abandonados a su propia suerte porque las “grandes” organizaciones, que hablan en sus nombres, no hacen nada para defender los intereses de los trabajadores y exigir cambios al gobierno. Proponemos la unidad de acción real”.
escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *