Trabajadores de Fundación Neruda: Es más fácil hablar con Dios que con Juan Agustín Figueroa.

Con estas palabras recibe a SICNoticias.cl Julio Águila, Presidente de las y los trabajadores de La Sebastiana, una de las tres casas del fallecido vate, que administra la Fundación Neruda, cuyo presidente es el acaudalado agricultor, abogado y político Juan Agustín Figueroa.

Recordado por su rol como ministro de Aylwin y por ser un despiadado perseguidor de los mapuche que han señalado que sus fundos son propiedad ancestral de los habitantes originarios de esas tierras, cuya historia quedó retratada en el laureado documental Aniceto, razón de estado. http://www.youtube.com/watch?v=6S2-koOSNZc )

Y han tratado de hablar con Figueroa le preguntamos a Águila, y este nos responde con cierta resignación “…es más fácil hablar con Dios” y es que el presidente vitalicio de la fundación no está para estas cosas, de los que trabajan se ocupan otros, los que administran las casas.

Desde el 7 de enero, fecha en que comenzó la huelga, han pasado 7 días y han dejado de entrar, según un matutino 24 millones de pesos diarios, sólo por concepto de tickets y  contar venta de souvenirs y otras entradas que tiene el uso de las casas del poeta.

Alrededor de 2.000 personas  visitan diariamente las casa en donde descansa el legado de Neruda, en Santiago, Isla Negra y Valparaíso, la mayoría de ellos turistas extranjeros que gustosos pagan la tarifa de $ 4.000 que hasta el 1 de enero costaba quinientos pesos menos y desembolsan grandes cantidades de dinero en la compra de objetos como:  libros, postales, bolsos, poleras, gorritos, etc. que se ofrecen en las casas.

“Los trabajadores no comprendemos la actitud de la fundación” nos dice el dirigente a quien visitamos en Valparaíso, y continúa “…hacemos nuestro trabajo con dedicación y esmero para cuidar el legado de Don Pablo” nos dice con respeto y los responsables de nuestro trabajo se “niegan a dialogar y llegar a un acuerdo”.

Resulta paradójico que quienes trabajan para  mantener la memoria de un hombre que hizo de las palabras, del dialogo entre ellas y los demás, no encuentren la posibilidad de conversar con quienes hacen funcionar día las casa-museo de la fundación, es más se nos señala “se le miente a la opinión a la opinión pública diciendo que ellos están en disposición de diálogo, cuando es totalmente falso, somos nosotros los que hemos hecho grandes esfuerzos para arreglar esto y de vuelta hemos recibido portazos”.

Lo que piden los trabajadores, no más de 40,  es que se les mejoren los bonos de alimentación y locomoción, que juntos  suman $ 313, y un bono de término de conflicto de $ 200.000, no hay que ser muy hábil con la matemáticas para darse cuenta que con la recaudación de una semana se podría resolver el asunto, pero sin embargo la fundación se mantiene en ofrecer las mismas condiciones del Contrato Colectivo anterior. El argumento patronal es que de concederse lo pedido en un plazo de tres años la fundación se iría a la quiebra, por lo que califica de “fantasioso” el petitorio de los trabajadores.

Eso se nos dice, cuando al mismo tiempo que suben en $ 500 la entrada el 2 enero y compran una casona aledaña a La Chascona en Santiago– apunta Julio Aguila- y tampoco se puede argumentar que han bajado las visitas.” En definitiva agrega “ no hay razones para este trato que nos prodigan, ni siquiera la mediación de la Dirección del Trabajo ha servido, nos reunimos el 27 de diciembre para tratar de evitar la huelga y el resultado fue negativo porque la fundación se niega a cualquier mejoramiento, ni siquiera a raíz del terremoto en 2010 nos trataron tan mal”.

Sin querer exculpar a la fundación, señalan que la responsable de este clima es la actual Directora de Administración y Finanzas, desde hace un año,  Kathy Arriagada, ingeniera comercial que se niega a todo y es incapaz de establecer una conversación con los trabajadores, a quienes, al parecer desprecia.

A tanto ha llegado la situación que hace poco un trabajador de la casa de Isla Negra demandó por maltrato laboral a una jefatura, la demanda fue ganada y la fundación se vio en la obligación de pagar una indemnización al afectado y además enviar a tratamiento sicológico al maltratador sacándolo de la responsabilidad que tenía.

Los trabajadores de las Casas de Neruda están convencidos de la justicia de sus demandas y aseguran que continuarán con la huelga hasta que sean escuchados, mientras preparan para esta semana una campaña de recolección de fondos y alimentos para seguir sosteniendo la huelga, nos cuentan que los turistas han sido muy comprensivos con la situación y que incluso les han donado dinero para la causa. Quienes deseen colaborar pueden dirigirse al correo electrónicosindicato.neruda@gmail.com, a nombre de Julio Águila.

Mientras tanto preparan una carta para la Dirección del Trabajo para pedir una nueva reunión con la fundación, esperan poder llegar a un acuerdo para así volver a los que les motiva, atender cada día a los cientos de turista que llegan a visitar lo que fueran las posesiones de uno de los poetas más conocidos del planeta.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *