Tomecinos rechazan proyecto Octopus y organizan acciones en contra

Ciudadanía
escrito por TBB
No importó el frío ni la tarde gris, lo cierto es que cerca de 60 tomecinos se reunieron este sábado para empezar a articular la oposición al proyecto terminal marítimo Octopus LNG que pretende instalarse en la bahía de Concepción. Con menos camino recorrido que el movimiento que se levantó en Penco-Lirquén, en Tomé ya se avisora con fuerza el rechazo a esta iniciativa.

Acogiendo el llamado de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Tomé, representantes de distintas organizaciones así como vecinos en general, participaron en esta reunión donde, en primer término, se entregaron algunos detalles del proyecto Octopus, explicando sus alcances y principales impactos ambientales.

Hubo varias consultas y también algunos planteamientos en cuanto a la necesidad de organizar un movimiento ciudadano amplio que permita contrarrestar el poder económico que desplegará la empresa proponente, Australis Power.

También se escuchó a Rodrigo Dresdner, como representantes del Comité Bulnes sin termoeléctrica, donde la comunidad se ha organizado con asesoría técnica, comunicacional y jurídica. En este último aspecto, se cuenta con el apoyo del estudio del abogado Alvaro Toro, conocido por haber llevado adelante el recurso de protección que frenó la termoeléctrica Castilla.

Asimismo se escuchó la voz de un dirigente del movimiento ciudadano de Penco-Lirquén, localidad esta última donde se ubicará el terminal marítimo de descarga del gas licuado que se importará desde Estados Unidos y que será re gasificado en dicho terminal, para luego inyectarlo al gasoducto terrestre que existe hace algunos años.

En lo inmediato se organizaron comisiones de trabajo, teniendo como uno de los objetivos centrales la formulación de observaciones al Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Octopus, en el marco del proceso de participación ciudadana, cuyo plazo vence el 1 de agosto. Se acordó armar una comisión técnica que pueda apoyar a las organizaciones y vecinos en particular, que deseen realizar sus observaciones.

También se acordó realizar jornadas informativas en las distintas poblaciones y cerros de Tomé, con el fin se socializar masivamente los detalles del proyecto Octopus y sus impactos en el borde costero.

Además, se establecieron reuniones cada sábado para planificar los pasos a seguir y la acciones para articular la oposición a Octopus, con la idea de coordinarse con los demás movimientos ciudadanos que ya están funcionando.

El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Tomé, Oscar Ayala explicó que esta reunión más ampliada que se realizó perseguía que “que todo el mundo tenga conocimiento de qué forma nos va a perjudicar esta empresa. Nosotros sabemos que solo nos trae muerte y destrozo, pero queremos que la opinión pública también tome parte de esto porque la lucha la vamos a tener que dar en la calle y para eso, tenemos que estar informados“, aseguró.

Ayala recalcó que tienen claro que la oposición no se pueda dar en forma aislada, sino con la unidad de todas las comunas afectadas, esto es, Penco, Tomé, Talcahuano y Bulnes. “Esto es solo el comienzos”, aseguró.

Comentó también que si bien existen vías jurídicas para enfrentar este proyecto, en caso de ser aprobado, tienen claro que “el último recursos que tenemos es la calle, sabemos que eso es lo único que nos puede salvar, porque todos sabemos que las leyes no siempre favorecen a los ciudadanos. Acá en Tomé, la oposición a Octopus es grande, ya el 90 por ciento del pueblo dijo que no”, aseguró finalmente.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *