Televisión digital para la Universidad de Chile, decisión inminente y oportunidades futuras

por Rocío Villalobos. Debate Universitario, publicación del Senado Universitario.

En el marco de la discusión de un nuevo Proyecto de Desarrollo Institucional, el Senado Universitario ha estimado como una necesidad estratégica que la Universidad de Chile cuente nuevamente con una señal de televisión que le permita difundir su diverso quehacer a todo el país y al mundo. Para comenzar a concretar este anhelo, una oportunidad insoslayable y próxima es la que se presentará en pocos meses, al aprobarse la Ley de Televisión Digital Terrestre (TDT) que, interpretada por diversos expertos, posibilita a la Universidad de Chile reclamar derechos sobre una señal digital. ¿Qué oportunidades abre para el desarrollo de todas las disciplinas este espacio multimedia? ¿Puede la Universidad encarar un proyecto de esta envergadura? ¿Qué decisión adoptará nuestro plantel?

En 1954, operando en el canal 2, académicos e investigadores de nuestra universidad transmitieron señales VHF de televisión en forma experimental. El canal oficial de la Universidad de Chile por primera vez operó en la frecuencia 9, el año 1960.

La legislación de 1970, que formalizó los derechos de concesiones y administración de la televisión pública entregándoselos al Estado y las Universidades de forma indefinida, en sus inicios limitó a la TV universitaria a transmitirse sólo en las ciudades de la sede principal de los planteles aunque pocos años más tarde permitió abarcar todo el territorio nacional, como fue el caso de la señal de la U. de Chile que llegó a las principales ciudades del país.

Hasta 1989, los recursos que sostenían a los canales provenían del Estado y de la publicidad que cada estación gestionaba. Con la entrada de empresas privadas y el fin del financiamiento estatal, la rectoría del Prof. Jaime Lavados en 1993 decide constituir una Sociedad Anónima denominada Red de Televisión Universitaria S.A. y traspasarle a ésta, por 25 años, los derechos de uso de las frecuencias de TV en todo el país, en principio, renovables automáticamente por el mismo período, salvo que la Universidad desahuciara el contrato con 5 años de anticipación. Además, la universidad aportó a dicha sociedad, en forma definitiva, todas las instalaciones del canal. Posteriormente, la Universidad decidió vender, al grupo Venevisión, las acciones en Red de Televisión Universitaria S.A. Los nuevos dueños cambiaron el nombre a la sociedad, por Chilevisión S.A.

En julio de este año, cumpliéndose el plazo 5 años previos para desahuciar el pacto de renovación automática, el Consejo Universitario decidió no ejercer ese derecho, ante la aparente inexistencia de argumentos jurídicos para desestimarlo. En todo caso, la Contraloría Gral. de la Rep. señaló en un informe emitido el año 2010 que el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), el año 1993, sólo autorizó la cesión de las señales hasta el 2018, por lo que el pacto de renovación a partir de esa fecha no operaría automáticamente. En ese mismo informe, se dice que el CNTV es la única autoridad competente para autorizar el traspaso del uso de frecuencias televisivas.

Oportunidades de las nuevas tecnologías: legislación acorde

Frente al tema de la TV Universitaria y desde la privatización del canal, el debate interno había circulado en torno a la conveniencia de proseguircon la concesión de derechos, en el margen de los alcances de la TV analógica.

No obstante, la irrupción de un revolucionario sistema tecnológico digital cambió el foco de la discusión, al anunciar los expertos la pronta obsolescencia de la señal analógica. Antes de que la ciudadanía llegara a comprenderla o imaginarla, se inició la discusión sobre la norma con que en Chile funcionaría la TV digital, escogiéndose la japonesa- brasileña, por hacer un mejor uso del espectro con una mayor cantidad de canales. Para las entidades propietarias de señales de televisión se abría la posibilidad de innovar en formatos multimedia y, en el caso de las universidades, la proyección de una serie de aplicaciones académicas.

El gobierno aprobó el 2009 la nueva norma de TV digital para Chile, la que se encuentra operando en forma experimental, a la espera de una nueva ley de TV digital que todavía es debatida en el Congreso Nacional y podría estar próxima a su  despacho y promulgación.

En función de su redacción y fase de tramitación actual, distintos expertos estiman que representa oportunidades para nuestra Universidad, que en tanto dueña histórica de señales televisivas puede decidir su migración al sistema digital, que ocupa mejor el espacio radioeléctrico y permitiría a la Universidad, por ejemplo, transmitir hasta 4 canales en TV digital estándar o 2 en TV digital de alta definición.

Lorena Donoso: “La Universidad de Chile tiene derecho a migrar a la TV Digital”

La Profesora Lorena Donoso, consejera permanente del Instituto Chileno de Derecho y tecnología y ex directora del Centro de Estudios en Derecho Informático de la Universidad de Chile ha participado en las principales instancias de análisis de la TV Digital a nivel gubernamental, desde los estudios que llevaron al congelamiento del espectro UHF en el gobierno del presidente Frei, la elaboración de los distintos borradores de proyecto de ley y la tramitación parlamentaria.

La especialista sostiene que esta ley de TV Digital, que hoy se encuentra en Comisión Mixta y puede sufrir modificaciones, “hace más viable el desarrollo de esta actividad para la Universidad”, que “tiene derecho a migrar a la Televisión Digital Terrestre (TDT) en aquellas ciudades que están comprendidas en las concesiones de que es titular, que son las principales ciudades del país”. Adicionalmente, “podrá ser titular de una concesión para arrendar servicios de transmisión a terceros”, lo que permitiría continuar con el vínculo con Chilevisión si así se desea.

En su opinión, para cumplir con su compromiso con Chilevisión, la Universidad al menos debe permitirle usar una de las concesiones a la que podría optar. “Para que la U. pueda tener su canal, debiera ser la concesión en la cual puede prestar servicios a terceros”, explicó.

La Prof. Donoso precisó que ley además “distingue entre televisión generalista y televisión educativa – cultural y establece una serie de subsidios y fondos concursables para transmisiones y elaboración de contenidos que la Universidad podría aprovechar”.

Eso sí, advierte, “la televisión educativa no podría ser luego cedida a un tercero para finalidades comerciales o de televisión generalista”.

Respecto al potencial de la Televisión Digital destaca que los múltiples usos del espectro asignado “entrega muchas posibilidades al concesionario, quien además de servicios de televisión propiamente tal, podrá prestar servicios convergentes y servicios interactivos”.

Propuesta del Senado Universitario

Ante la inminencia de la aprobación de la Ley de TV Digital, que plantea plazos acotados para que las entidades interesadas reclamen derechos sobre la obtención de señales, el Senado Universitario ha manifestado oficialmente a la Rectoría su interés en conocer la estrategia que adoptará el ejecutivo, responsable de las gestiones, según el acuerdo adoptado por la plenaria del 12 de septiembre de 2013.

Esa fecha la Comisión de Desarrollo Institucional del Senado, encargada del análisis del tema, a la luz de los informes emanados de las unidades disciplinariamente más involucradas –ICEI, Derecho, Ingeniería-, las comisiones interdisciplinarias creadas por el Consejo Universitario y el propio informe de la asesoría jurídica del Senado Universitario, dio a conocer a la plenaria del órgano normativo un documento denominado “Televisión Universitaria: oportunidades y desafíos de la digitalización”, donde se sintetizan argumentos legales y técnicos que sostienen la viabilidad de la obtención de una señal digital y otros de carácter estratégico-académicos que refuerzan la opción por una decidida reclamación institucional en este sentido. “Hemos estimado como comisión que la necesidad de que la Universidad tenga un canal de televisión es coincidente con todo lo que estamos discutiendo respecto al desarrollo institucional de nuestra universidad”, expresó el Senador Juan Pablo Cárdenas, académico del Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI), quien expuso en representación de la Comisión de Desarrollo Institucional del Senado.

En cuanto al fortalecimiento de las tareas universitarias las ideas son abundantes. El Senador Cárdenas sostuvo que los medios de comunicación actuales de la Universidad – entre los que figura la Radio U. de Chile, bajo su dirección-, “si bien se han potenciado y desarrollado en el último tiempo, podrían ser mucho mejor complementados con un canal de TV para servir a las exigencias de la docencia y la investigación universitaria, que hoy día encuentran limitados los mecanismos para proyectarse nacional e internacionalmente”.

Durante la plenaria apuntó que la propuesta de la Comisión respecto a un canal de TV Universitario es la de “un medio que vincule a la Universidad con el quehacer y los desafíos del país, pero al mismo tiempo sea un medio que sirva de un verdadero acicate del desarrollo de la actividad universitaria”, señaló Cárdenas.

“Se maximiza la tarea interna universitaria cuando la comunidad académica descubre que tiene un compromiso, una responsabilidad respecto a los medios de comunicación abiertos”.

Frente a los onerosos costos que representaba tenerun canal analógico, aseguró el Senador Cárdenas, “las condiciones han cambiado radicalmente”. Gracias al desarrollo tecnológico “que hoy hace muy barato, en términos relativos, organizar un canal de televisión”, el factor financiero “no debiera ser obstáculo para desarrollar un proyecto de esta naturaleza”, afirmó. Por el contrario, la Comisión estimó que la propia señal digital permitirá la apertura de proyectos comerciales que ayuden a su financiamiento, como convenios para el uso de espacio televisivo a otras entidades, entre otros.

Más voluntad que recursos

El investigador especialista, Prof. Nicolás Beltrán, al igual que la Prof. Donoso, integró en 2008 la Comisión Asesora del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones para definir la norma de TV Digital. Además, formó parte de la Comisión asesora del Consejo Universitario sobre la materia y en la actualidad asesora a la Vicerrectoría de Asuntos Económicos.

El Doctor en Microelectrónica, que se desempeñó por 30 años como académico del Depto. de Ingeniería Eléctrica de la Facultad de Cs. Físicas y Matemáticas (FCFM) hasta su jubilación, explica que la magnitud de los recursos para concretar el proyecto, es un asunto de expectativas.

“Evidentemente no vamos a ser una red televisiva que compita con los canales tradicionales”, “pero sí es posible llegar a acuerdos donde el factor financiamiento puede ser suficientemente razonable como para que esta Universidad emprenda en esta nueva tecnología. Es más, la nueva ley trae una posibilidad de aportes con fondos concursales del estado a través del Consejo Nacional de TV. La parte técnica, estrictamente en equipamiento, creo que es más solucionable de lo que uno piensa”.

Otro connotado experto de la FCFM, el Profesor Alfonso Ehijo, adscrito al mismo departamento y también participante en las Comisiones formadas por el Consejo Universitario y la VAEGI, coincide con el Prof. Beltrán sobre la buena perspectiva que tendría el proyecto desde el punto de vista financiero.

“A mí me ha tocado ver la evolución de las tecnologías desde el mundo analógico hacia el digital” y “cómo las mejoras en calidad y la baja en los precios de la infraestructura han ido en una baja dramática a medida que evoluciona la tecnología”. Desde ese punto de vista, asegura Ehijo, “ya no es un escollo tremendo”.

Para el Prof. Beltrán, “la piedra de tope no va por ahí. Es más bien aunar voluntades para atreverse a hacer esto, sabiendo que no es lo mismo que se hizo hace 40 años atrás”.

Sobre las trabas legales, en opinión del académico “no ha variado la situación de que somos concesionarios de una banda de frecuencia en el espectro analógico de la TV, que a solicitud nuestra, y solamente a solicitud nuestra, puede ser traspasado al espectro de la banda digital”.

Un estímulo al desarrollo de la universidad púbica Ante las continuas modificaciones que ha sufrido la ley, explicó el Prof. Beltrán, los grupos de trabajo detuvieron el trabajo a la espera de mayores certezas. Sin embargo, la labor hoy se ha retomado, ad portas de una inminente aprobación, e incorporando los aportes del Senado hizo llegar al ejecutivo. “El Senado Universitario planteó un marco referencial a través de un documento de TV Universitaria. Y en torno a ese documento, teniendo eso como base, estamos planteando las posibilidades que tenemos de participar en el proceso de digitalización de la señal”, explicó.

Al respecto, el Prof. Ehijo valoró el “enfoque más holístico” de la propuesta, que más allá de la TV incorpora otros recursos. “El poder complementarlo, por ejemplo, para nuestros programas de extensión con una mirada de cobertura nacional a través de interactividad vía computadores e internet. Hay otros medios que vendrían a reforzar esta mirada con un eje central educativo, pero también coloca los derroteros de entretención e información, incluyendo temasde utilidad pública”.

En esta línea, expresó el Prof. Beltrán, “la U tiene sus centros especializados y que podrían estar usando este canal para entregar esa información a la comunidad”, “lo que nos daría un posicionamiento efectivamente de lo que dice su misión, que estamos al servicio del país”. Y menciona ejemplos como un Servicio de Sismología permanente y actualizado en línea, como sucede en Japón, y la entrega de un plan de  mejoramiento educacional para colegios municipalizados. “Creo que tenemos una gran oportunidad de participar realmente en lo que es educación pública como U. de Chile”, manifestó.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *