Súmate a la campaña: Justicia para Karina Sepúlveda

observatorio genero y liderazgo

El 17 de octubre del año 2011, Karina Sepúlveda mató de un disparo a su agresor que por 18 años abusó de ella psicológica, física, económica y sexualmente. Karina estuvo presa más de una año mientras duraba la investigación de su causa, por ser considerada un peligro para la sociedad.

A l@s Jueces del Tribunal Oral en lo Penal de Puente Alto: Hagan Justicia y absuelvan a Karina Sepúlveda

Firma aquí

El 17 de octubre del año 2011, Karina Sepúlveda mató de un disparo en la cabeza a su conviviente y padre de sus tres hijos, un agresor que por 18 años abusó de ella psicológica, física, económica y sexualmente. Karina estuvo presa más de una año mientras duraba la investigación de su causa, por ser considerada un peligro para la sociedad.

El 12 de enero de este año fue dejada en libertad en un fallo unánime por el Tribunal Oral en lo Penal de Puente Alto, a partir de una eximente de la Ley 20.480 sobre Femicidio, el “estado de necesidad exculpante”. Es decir, se asumió que Karina actuó para evitar un mal grave para su persona o derecho o los de un tercero. El tribunal comprendió que una mujer que vivió violencia durante 18 años no tenía otra salida, dado el contexto de violencia, su aislamiento y redes institucionales y no institucionales nada eficaces para resolver su grave situación, entre otras circunstancias concurrentes. Con ello se reconoció que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos de las mujeres constituye una herramienta innegable para que el Estado haga justicia con las mujeres: la violencia contra las mujeres es un delito permanente.

La Fiscalía de Puente Alto solicitó la anulación del Juicio a la Corte de Apelaciones de San Miguel, la que el día 27 de marzo de 2013 anuló unánimente el Juicio.

Las organizaciones de mujeres hemos seguido este caso de cerca y hemos sido testigos, que el proceso del juicio y anulación del fallo no han estado exentos de lo que muchas mujeres viven cuando denuncian a sus agresores: revictimización del Estado chileno –a través de funcionarios o agentes- a mujeres que han sido o están siendo víctimas de violencia de pareja.

El Fiscal que lleva la causa ha negado recurrentemente que Karina fuera víctima de violencia doméstica. Es decir, en su rol de persecutor del crimen cometido por Karina, viola a través de su negación, el derecho de Karina a ser reconocida y reparada como víctima de violencia y junto con ello el acceso a la Justicia que le corresponde. La Corte de Apelaciones de San Miguel, al anular el fallo desconociendo la violencia contra las mujeres como delito permanente –amenaza y riesgo vital permanente- comete el mismo error.

El Estado de Chile ha firmado y ratificado Convenciones internacionales que lo comprometen a garantizar un trato no discriminatorio contra las mujeres en su actuar. La Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) así lo obliga. En las recomendaciones entregadas en octubre de 2012, el Comité que le da seguimiento solicita al Estado de Chile reconocer la violencia contra las mujeres como delito permanente y no sólo aquella calificada como maltrato habitual. Por otro lado, el Estado Chileno, como signatario de Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención Belem do Pará), debe garantizar en todas las chilenas, el “derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos”. Asimismo, debe “abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar porque las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad con esta obligación”.

El que un órgano del Estado chileno no reconozca que Karina fue víctima de violencia doméstica, y niegue -a una mujer que podría ser una muerta más en manos de un femicida- que la violencia contra las mujeres es un delito permanente, deja al Estado de Chile expuesto a ser llevado a instancias de Justicia Internacional como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, como ha ocurrido con otras mujeres en Chile: Karen Atala y Gabriela Blas.

Los y las firmantes apelamos a los y las jueces que llevarán el Juicio de Karina Sepúlveda a considerar los argumentos del fallo que la absolvió. El Estado de Chile debe reparar a Karina, haciendo Justicia y dejándola en libertad.

Revisa el Fallo del Tribunal Oral en lo Penal que absuelve a Karina, enero 2013.

Revisa el Fallo de la Corte de Apelaciones de San Miguel que anula fallo a favor de Karina, marzo 2013.

Foto: saynotoviolence

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *