Sospecha de docentes intoxicados por plaguicidas en Paine

Con las clases suspendidas  estuvieron los niños de la escuela municipal Senderos de Culitrin (N 825),  ubicada al oriente de la localidad metropolitana de Paine, a unos 7 km del centro de esa localidad rural del sur de la Región Metropolitana.

Los pequeños reanudarán este lunes 1 de octubre la jornada escolar tras dos días de receso debido –extraoficialmente- a la intoxicación por plaguicidas que sufrieron tres de sus docentes durante la jornada escolar del pasado martes 25 y miércoles 26 de septiembre. El fundo fumigado sería Agrícola Rayenco  de Cristóbal Maira Kast, miembro de Agricultores del Maipo AG, que según la web de esa entidad gremial está asociado con Pioneer, una de las empresas exportadoras de semillas transgénicas de maíz, soya y otros.   La escuela está ubicada al medio de varios fundos y el 14 de septiembre hubo un incidente similar.

 El comunicado que con fecha 27 de septiembre entregó la dirección de la escuela a la comunidad educativa es muy contradictorio ya que no menciona las intoxicaciones y sólo reconoce que hubo un “accidente”. Pero a continuación informa de medidas relacionadas con ello: no habrá más fumigaciones en días de clases y se elaborará un calendario de fumigaciones.

La SEREMI de salud se constituyó en la escuela el 27 de septiembre en visita de inspección solicitada por la Municipalidad de Paine, por “notificación de sospecha de intoxicación aguda por aplicación de plaguicida en fundo colindante”, tras lo cual, según el comunicado “indicó que los responsables del evento colectivo y el colegio no deben tomar ninguna medida correctiva asociada al accidente”. Según la versión oficial ya citada se constató que los días 24 y 25 se aplicó “el producto fungicida Propizol 25 EC de sello verde que no representa riesgo para la salud. La inspección evidenció que no se percibió presencia de trazas de productos químicos agrícolas ni tampoco olor, por lo que autorizó a levantar la medida de auto suspensión de cierre del colegio”.

Dos brotes seguidos

Antes de la versión oficial, Susana Caprile, periodista de la radio La Voz de Paine, denunció a RAP-Chile estos hechos,  considerados por el medio comunitario de una extrema gravedad, ya que esta es la segunda intoxicación que se produce este mes en la escuela Senderos de Culitrin.  La primera ocurrió el 14 de septiembre dejando a 4 profesores con un cuadro de intoxicación aguda.

En la segunda oportunidad  tres integrantes del equipo docente que de acuerdo a trascendidos recibieron un diagnóstico de una “intoxicación severa” fueron derivados a Santiago desde  la Mutual de Seguridad de Paine. El 14 de este mes habían sido cuatro las docentes intoxicadas. El establecimiento, cuyo director es Luis Alvarez Olave, tiene poco más de 200 alumnos, cuenta con quince docentes y está ubicado en el medio de varios fundos. Dado el secretismo que ha rodeado esta situación, se desconoce  si estas intoxicaciones fueron notificas a la REVEP, según lo establece el reglamento N.º 88 de “NOTIFICACIÓN OBLIGATORIA DE LAS INTOXICACIONES AGUDAS CON PESTICIDAS” (Publicado en el Diario Oficial el 05 de octubre del 2004).

Una versión diferente

Previo a la emisión del comunicado de la dirección de la escuela, extraoficialmente se supo que el fundo se había fumigado con el insecticida Zero5, que distribuye ANASAC/MONSANTO, cuyo principio activo es lambdacihalotrina, de la familia de los piretroides. Se trata de un plaguicida autorizado en Chile con etiqueta amarilla, como moderadamente peligroso, pero muy tóxico para las abejas, y está clasificado de acuerdo a los nuevos criterios de la OMS y FAO como un plaguicida altamente peligroso. La etiqueta llama a no usar el producto si hay viento y fja en 12 horas el período de reingreso. Por estar involucrado en incidentes similares, el principio activo lambdacihalometrina es mencionado con frecuencia por  la Red de Vigilancia Epidemiológica de Intoxicación por Plaguicidas  en las estadísticas oficiales relativas a intoxicaciones ocurridas en la Región Metropolitana y en la comuna de Paine.

Medidas acordadas

En el comunicado citado se informa que el alcalde de Paine, Diego Vergara,  así como funcionarios municipales, el director de la escuela y el dueño del predio participaron en reuniones para identificar consultas y  explicar lo sucedido a la comunidad escolar. Se acordó mantener la suspensión de clases hasta el viernes 28 “para limpiar de forma profunda el patio y juegos del colegio”. Asimismo construirán un cierre perimetral sólido que limite a la escuela con el predio agrícola.

Lo más relevante es que el fundo no hará fumigaciones durante la semana en período escolar, y sólo las hará los viernes en la tarde y fines de semana. El colegio publicará el calendario de fumigación que harán los predios colindantes. Se establecerá también un protocolo de notificación ante posible intoxicación que debe estar listo al 5 de octubre. Estas son precisamente las medidas correctivas que a comienzos del comunicado se indica no se van a adoptar. Por lo demás de acuerdo a la Norma N° 158 de 2015 del Ministerio de Salud que regula la aplicación terrestre de plaguicidas, existe la obligación legal de avisar con anticipación a los afectados cuando se va a realizar una fumigación, incluir en el aviso el nombre del plaguicida que se utilizará y el teléfono al que se pueden reportar denuncias por posibles intoxicaciones. Los hechos  relatados dejan en claro que nada de ello se estaba cumpliendo en este caso.

Temor y subnotificación

Cada año en Paine se producen decenas de intoxicaciones agudas por plaguicidas, muchas de las cuales no se reportan a los centros de salud y por tanto no figuran en los registros anuales de REVEP. La subnotificación es uno de los problemas que impide tener cifras más reales de intoxicaciones. En las intoxicaciones laborales, similares a esta,  el temor de represalias por parte de los empleadores  es uno de los factores que impiden la notificación.

El Comité de Defensa de Paine a través del Comité Ambiental Comunal, integrante de esa coalición de organizaciones socio-ambientales  ha hecho presente al alcalde Diego Vergara y al Concejo Municipal la necesidad de tomar medidas que protejan a los habitantes de Paine del impacto de este tipo de plaguicidas pero señalan que no hay reacción oficial.

Expresan asimismo su temor de que con la expansión en curso de la planta de Bayer/Monsanto, Paine se convierta en una nueva zona de sacrificio y sus niños paguen el costo del uso intensivo de agrotóxicos altamente peligrosos en los cultivos destinados a la agroexportación, tales como los semilleros transgénicos de maíz y soya y los monocultivos de frutales.

 

Fuente: Lucía Sepúlveda Ruiz,

Periodismo Sanador

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *