Someten a proceso a dos ex carabineros y un civil por secuestro calificado de 2 personas en Chillán

memorial conceTras realizar una larga reconstitución de escena de las detenciones de Francisco Sánchez Arguen y Ricardo Troncoso León, ambos detenidos el 1 de octubre de 1973, en Chillán, el ministro para causas de derechos humanos, Carlos Aldana resolvió someter a proceso a dos oficiales de carabineros en retiro, como autores del delito de secuestro calificado y a un civil, como cómplice.

Se trata de Patricio Marabolí Orellana, quien actuó al mando de una patrulla de carabineros que detuvo al profesor Francisco Sánchez Arguen, en su domicilio de calle Libertad, la noche del 1 de octubre.

Según lo antecedentes y testimonios recabados en el proceso, Sánchez Arguen fue detenido a las 20:40 horas de ese día, en su hogar donde estaba con su mujer y 6 de sus 7 hijos, por una patrulla de carabinero al mando del teniente Marabolí. Los hombres estaban con tenidas de combate y portaban armas largas. Se lo llevaron en un vehículo y pasaron a registrar un departamento en Libertad 39 y luego detuvieron a Mario Garrido Carrasco. Ambos fueron llevados a la Segunda Comisaría de Chillán, los ingresaron y quedaron en celdas separadas, fueron sometidos a interrogatorios y después de eso se desconoce paradero de Sánchez

Tales hechos constituyen el delito de secuestro calificado de Francisco Sánchez, indica la resolución de Aldana y no obstante la negativa de Patricio Marabolí, “existen elemento de juicio que configuran presunciones fundadas suficiente para estimar que le ha cabido participación como autor directo en el delito, por haber sido el teniente que comandaba el piquete de carabineros que bajo sus órdenes detuvo a la víctima y lo interrogó, después de lo cual se encuentra desaparecido”.

Es así como menciona que varios testigos declararon haberlo visto en el jeep y también a la patrulla que lo detuvo. Incluso el mismo Mario Garrido, en declaración prestada menciona que cuando fue detenido y subido al jeep, reconoció al profesor Sánchez porque había trabajado con él. Relató que en la Comisaría quedaron en celdas contiguas y que en la madrugada escuchó que llamaron al profesor en voz alta al menos en dos ocasiones. Y que la primera vez oyó también un golpe y un quejido y que después lo sacaron de la celda y no volvió.

Otra persona que declaró y que se desempeñó en el Regimiento 9 de Chillán, reconoció la existencia de un gripo de interrogadores que aplicaban métodos de tortura a cargo a cargo de Marabolí y que tenía a su mando a los carabineros Márquez y Opazo.

Marabolí quedó procesado y fue enviado nuevamente al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Punta de Peuco donde ya estaba recluido.

En cuanto a Ricardo Troncoso León, periodista y fotógrafo, fue detenido también el 1 de octubre de 1973, pero a las 11 horas en su hogar de población El Tejar, de Chillán, estaba en su casa junto a su esposa e hija menor hasta donde llegó una patrulla de carabineros acompañados de un civil apodado “El vuela poco”, llamado Juan Antonio Sepúlveda Peña. El domicilio fue allanado y Troncoso fue detenido, llevándoselo a la Segunda Comisaría, donde permaneció hasta el 3 cuando se le dice a la familia que había sido trasladado al regimiento, donde tal hecho fue negado. Desde entonces se desconoce su paradero.

Ricardo Troncoso es marido de Mercedes Sánchez, integrante de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Concepción, de la cual fue una de sus coordinadoras por 30 años.

Pese a la negativa de Patricio Enrique Jeldres Rodríguez, también existen elementos que configuran presunciones fundadas para estimar que le ha cabido participación directa como autor del delito de secuestro calificado en la persona de Ricardo Troncoso, por el cual fue sometido a proceso.

Dentro de las declaraciones que constan en el proceso, hay una de un ex funcionario de la Segunda Comisaría que indica que el teniente Jeldres lideraba un grupo de funcionario subalternos que efectuaba detenciones de personas con vinculaciones políticas y que trabajaban en dependencias del Sipolcar en la parte posterior de la Segunda Comisaría, donde se hacían lo interrogatorios, los detenidos no eran anotados en algún registro, y a algunas de estas personas las sacaban en horas de la noche, desconociendo paradero final. Jeldres daba las órdenes pero dependía de la Prefectura. Solo ellos interrogaban y usaban vehículos particulares.

En cuanto al civil Juan Antonio Sepúlveda Peña, se le sindica como integrante de Patria y Libertad y acompañaba a esta patrulla, y fue procesado como cómplice. Fue enviado en prisión preventiva a Concepción, mientras que Jeldres enviado nuevamente al penal de Punta Peuco, donde cumple otra condena.

escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *