Simulacro de tsunami en Iquique: extras para un filme utópico

Por Andrés Vilanova (El Sol de Iquique)

Una atmósfera surrealista se vivió en Iquique durante el simulacro de Tsunami programado por la Intendencia Regional y Onemi, por la extraña programación de una radioemisora local, quienes, al mejor estilo de Orson Welles y la Guerra de los Mundos, recrearon un ambiente ficticio sobre lo que ocurriría en un maremoto. Transmisión que contrastó con la realidad utópica, con que las autoridades de Onemi, quisieron recrear una evacuación de la zona de inundación del la placa histórica de Iquique, donde habitan, trabajan y estudian alrededor de 70 mil personas.

A las 12.15 horas de este miércoles 30 de junio,  dos aviones de la Fach sobrevolaron la ciudad, como anuncio de un tsunami, lo que motivó a los diferentes estamentos públicos, colegios y algunos ciudadanos a abandonar la zona.

La evacuación se desarrolló en forma ordenada y sin el tránsito de automóviles, como el real anuncio de emergencia ocurrido el pasado 11 de marzo, donde las autoridades de la Oficina Regional de Emergencia y la Armada, llamaron a  la población iquiqueña a acudir a las zonas de seguridad. Situación que origino un real pánico en la población.

Casi tres meses después del chascarro, este 30 de junio, el simulacro fue monitoreado por el Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, el ministro Ravinet, la intendente Luz Ebensperguer y el director nacional de Onemi, Vicente Núñez.

En pocos minutos el centro histórico de Iquique quedó vacío, y solo se veía el transitar de algunas personas, policías de civil y propietarios de locales comerciales del sector, mientras helicópteros de la Fach, Armada, Ejército y carabineros sobrevolaban la ciudad.

En el sector alto de la ciudad, o mejor dicho a la zona de seguridad, llegaron unas 50 mil personas, cumpliendo así con las metas del simulacro.

“Lo que estamos aprendiendo hoy, es a reaccionar en forma inteligente, a no dejar nada al azar, a no improvisar, a hacer las cosas bien, en el estilo de una nueva forma de gobernar”, dijo el ministro Hinzpeter( aprovechando de pasar su avisito político).

En medio de todo este positivismo de las autoridades, que podría replicase en otras ciudades, cabe preguntarse: ¿Qué pasará en un tsunami real?

Iquique actualmente no cuenta con sirenas de aviso de maremoto, ya que su implementación se proyectó hace cinco años, tras el último gran movimiento sísmico que afectó la zona, el 13 de junio del año 2005.Pero, en la lentitud del proceso de compra no hay que endosarlo a la actual administración, sino a la Concertación, que poco o nada
realizaron sus autoridades por concretar la instalación de las mentadas alarmas.

También cabe un grado de culpabilidad a la ex administración municipal de Jorge Soria, que por todos los medios y por “no perjudicar el turismo en Iquique”, dilató por largo tiempo la instalación de la señalética de vías de evacuación, de inundación y zonas de protección.

La memoria es frágil, sin embargo, tras el terremoto del 2005, vino a Iquique el ex director de Onemi, Alberto Maturana a apurar al ex alcalde para la instalación de las señalética, que tras presiones de autoridades y concejales se colocó casi un año después,…y a medias.

Pero eso, ya es historia. Hoy, la población tiene que educarse y a aprender a convivir que en Iquique, en cualquier momento puede registrase un movimiento sísmico que origine un tsunami, y para evitar víctimas hay que implementar un plan de “emergencia familiar”, donde cada miembro tenga una labor especifica para la eventual catástrofe.

Puntos de encuentros, linternas, comida y agua para los días de emergencia, preparación que podría ser la clave para lo que vendrá tras el sismo, donde no habrá energía ni teléfonos por semanas, menos el normal abastecimiento de mercaderías.

En un eventual tsunami, es mejor prevenir al interior de nuestros hogares, ya que las autoridades, los helicópteros, las ayudas, las informaciones, los programas radiales “chantas”, los figurines, tardaran mucho en llegar. Tal vez lo hagan buscando la lágrima fácil para sus programas, donde la solidaridad se faranduliza con el dolor ajeno.

El mejor ejemplo, lo que le pasó a los compatriotas del sur de Chile el pasado 27 de febrero.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *