Seminario “Historia de la Propiedad de la Tierra” OTRA MIRADA A LA HISTORIA CAMPESINA

Fuente: Fundación OCAC

Un interesante debate es el que realizaron las organizaciones campesinas este 28 de noviembre en la Universidad Silva Henríquez en el Seminario “Historia de la Propiedad de la Tierra”. Ello con el objeto de brindar una mirada distinta a la historia de los movimientos campesinos.

Con este fin se reunieron representantes de organizaciones campesinas como la Ranquil, la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Chile (ANAMURI), la CONAGRO, la Unidad Obrero Campesina (UOC), la Fundación Oficina Coordinadora de Asistencia Campesina (OCAC), el Movimiento Unitario Campesino y de Etnias de Chile (MUCECH). Junto a las organizaciones estuvieron presentes además líderes sindicales jóvenes del Sindicato en Lampa, Buin y San Pedro.

El sociólogo Patricio Altamirano de Alterna, una organización dedicada a la investigación histórico campesina, dio a conocer un exhaustivo trabajo de análisis de las luchas campesinas mediante ciclos que se han repetido a lo largo de la historia, al menos desde 1919 con la rebelión de los campesinos en Catemu. Desde allí en adelante Altamirano reconoce varios ciclos que repiten una historia de represiones, levantamientos y retrocesos en el mundo campesino. Destacó siete con características muy similares: 1900-1924, 1924-1934, 1934-1939, 1939- 1948, 1948-1967, 1967-1973,1973- hasta nuestros días (lea su ponencia completa aquí).
Patricio Altamirano, sociólogo de Al-terna

En todo este proceso, los campesinos a su juicio han evidenciado una constante lucha por conseguir el derecho a sus tierras y se han revelado contra los terratenientes de su época.

Destacó el vacío histórico existente en cuanto a la mirada histórica dominada por ICIRA, Instituto de Capacitación e Investigación de la Reforma Agraria, que en su opinión “invisibilizó en las luchas campesinas la existencia de una burguesía agroexportadora, de los terratenientes. Entendió que los campesinos debían ser dirigidos desde el aparato del Estado, a través de la Corporación de la Reforma Agraria (CORA) y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP)”, afirma. Bajo es mirada ICIRA no comprende por qué los campesinos se rebelaron con fuerza durante el proceso posterior de la Reforma Agraria del año 1964 y, en cierta medida, se autonomizan de las instituciones del Estado que los apoyaban. Esta es en su opinión la parte de ciclo de rebelión absoluta, lo mismo que ocurrió en Catemu en contra de los terratenientes, medio siglo antes.

“En la época de la Unidad Popular los campesinos empiezan a tomarse los fundos, los movimientos se radicalizan y se generan los consejos de dirección de la Reforma Agraria. Son los mismos campesinos que empiezan a dirigir el proceso”, sostuvo Patricio Altamirano.

Constantes luchas campesinas

Contextualizándose en la década de los 60, Eugenio León del Movimiento Unitario Campesino y de Etnias de Chile (MUCECH) recordó la acción de la Iglesia como un antecedente esencial en la reforma posterior. “Personajes como el Cardenal Silva Henríquez y el Obispo Manuel Larraín se las jugaron con todo, inclusive teniendo problemas al interior de la Iglesia, para darles tierras que tenía la institución en desuso a campesinos pobres. Eso fue una señal importantísima en el proceso de recuperación de la tierra posterior, durante los Gobiernos de Frei Montalva y Allende Gossens”, INDICÓ.

Francisca Rodríguez de ANAMURI.
Francisca Rodríguez de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI, rememoró el importante rol que las mujeres han cumplido en las luchas campesinas por la recuperación de la tierra, haciendo especial alcance a los tiempos de la Reforma Agraria y Contra reforma durante el régimen militar. Para Francisca la Reforma Agraria fue un proceso que a su juicio no consideró a cabalidad la enorme contribución que hicieron las esposas de los campesinos en el período. “Se decía que teníamos miedo, al contrario fuimos nosotras las que siempre estuvimos apoyando a nuestros maridos. Muchas esposas, con posterioridad, en tiempos de dictadura militar nos la jugamos con todo buscando a los campesinos desaparecidos”, dijo.

La lucha por la tierra hoy

Raúl Aravena, dirigente de la Unidad Obrero Campesina (UOC), realizó un análisis crítico de la realidad campesina, ya que observa una evidente “cultura anticampesina y antiorganización en la sociedad chilena”. Afirmó que fundamentalmente el Estado hoy en día ayuda a las grandes empresas agrícolas, pero no a los pequeños agricultores. “Cuando hay sequía y problemas en el campo, a los primeros que se los ayuda con grandes cantidades de dinero es a las empresas grandes y qué sucede con los agricultores chicos, con los pobres”, sostuvo.

Para Eugenio León del MUCECH la búsqueda por la tenencia de la tierra y la necesidad de redistribuirla es, fue y será una demanda constante del sector, señalando que le parece paradójico que hoy se venda en la comuna de Buin una hectárea por $50 millones. “Son precios prohibitivos para los campesinos”, señaló.

Osvaldo Zúñiga, dirigente de Ranquil
Osvaldo Zúñiga, secretario general Confederación Ranquil, realizó un balance de cómo los campesinos han buscado volver a ser propietarios de sus terrenos, destacando como nefasto el decreto 208 del año 1973, el que dejó sin derechos de tierras a los parceleros. Además señaló que enormes predios de tierras en zonas como la Octava Región son de propiedad de las empresas forestales, como CELCO, más conocida por la ciudadanía por el daño medioambiental que ha ocasionado. “Sin embargo pocos saben que uno de los efectos negativos más grandes de CELCO es haberle quitado las tierras a los campesinos. Muchos fueron desarraigados en el año 78 y todo para plantar eucaliptos”.
Denunció que la misma situación sucede en el norte con las empresas mineras, en la Décima Región con las salmoneras y así suma y sigue.

El cómo vincular las luchas históricas del pasado con las de hoy día fue una de los cuestionamientos principales de este Seminario. Asimismo el preguntarse en qué ciclo de la historia de las luchas campesinas nos encontramos. Las interrogantes no fueron resueltas por completo en la actividad, esperando tanto sus asistentes como organizadores que ésta sea repetida próximamente y llevada a localidades rurales y a colegios y universidades, ya que otra mirada a la historia campesina le permite entender a las nuevas generaciones de dirigentes que las luchas de hoy son las mismas que hicieron sus padres y abuelos. Pero en otro ciclo de la historia.

e-mail: fundacion@ocac.cl | Teléfono: (2) 481 1400 |

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *