Seguridad, operación de embalse e impacto en pueblos indígenas, preocupan en EIA de central Rucalhue

escrito por TBB  
rucalhueObservaciones referidas al funcionamiento del embalse, a las posibles interferencias en el cauce del río Bío Bío, a las medidas de seguridad, y a los potencias impactos en la población indígena del sector, contiene el Informe Consolidado N° 1 de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones al Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto “Central Hidroeléctrica Rucalhue”, que debe ser contestado mediante la Adenda N° 1 por la empresa Atiaia Energía Chile SpA en un plazo de 90 días.
El Estudio de Impacto Ambiental de la Central Rucalhue, ingresó al sistema de evaluación ambiental el 16 de diciembre de 2013. Consiste en la construcción y operación de una central hidroeléctrica de pasada con embalse sin regulación de caudales en su operación, “donde el caudal entrante es igual a caudal saliente de la central”.

Se localizará en el río Bio Bío, distante aproximadamente unos 50 km al suroriente de la ciudad de Los Ángeles y a unos 10 km de las ciudades de Santa Bárbara y Quilaco. El poblado más cercano es Rucalhue, localizado  a 1 km de las obras definitivas para la operación (presa y casa de máquinas) y a unos 500 m en línea recta de las obras temporales asociadas a la habilitación de áreas de maniobra para la construcción del proyecto.

El monto total estimado de la inversión será de US $240 MM (doscientos cuarenta millones de dólares americanos). La vida útil estimada del proyecto es superior a los 100 años.

Durante el procedimiento de evaluación ambiental, el proyecto recibió una serie de observaciones y solicitudes de información, rectificación y aclaración, que fueron recogidas en el Icsara emitido el 5 de febrero de 2014.

Los aspectos más sensibles se refieren a la operación del embalse, al impacto en el cauce del río Bío Bío y a los efectos en la población indígena cercana.

Respecto del embalse, por ejemplo, se solicita al titular del proyecto aclarar si el embalse requerirá o no una regulación, ya que en el EIA se establece que el embalse funcionará sin regulación de caudales durante su operación, sin embargo en el proyecto se describen compuertas como parte del sistema, lo que si indicaría una regulación del caudal del embalse.

Asimismo, se establece que durante el llenado del embalse se requiere la aplicación de un Caudal Ecológico, por lo que se solicita que el establecimiento de éste sea mediante el DS N° 14/2013 del Ministerio del Medio Ambiente. En el caso de que este caudal sufra fluctuaciones en su flujo, se deberá señalar cuales serían estas fluctuaciones, de acuerdo a las fases operativas contempladas en el desarrollo de la maniobra de llenado del embalse.

Del mismo modo, se hace presente que el titular deberá presentar toda la información necesaria para demostrar que no existirán interferencias con el cauce del río Bio Bío, incluyendo su planicie de inundación, producto de todos los caminos permanentes a habilitar por el proyecto en evaluación, a saber, ‘Caminos Permanentes Ribera Norte’, ‘Caminos Permanentes Ribera Sur’ y ‘Camino Permanente reubicación de Ruta Q-75’, lo anterior teniendo presente la proximidad observada en algunos puntos de las rutas con el área de protección de 28.5 ha.

En cuanto a la operación el titular indica que la cota de operación normal del embalse (a saber, 264.5 msnm) se mantiene hasta un caudal con un período de retorno de mil años. Por otra parte, también se definió un área de protección para un evento de crecida con igual período de retorno, considerando al mismo tiempo que no operan 2 de las 7 compuertas de la barrera móvil, lo que resulta en una superficie adicional de 28.5 ha en torno al embalse, con una cota de agua en la presa de 267.0 msnm. Para los dos escenarios anteriores, se solicita detallar las memorias de cálculos hidráulicos que respaldan la delimitación de zonas embalsadas, junto con presentar la distribución de la cota del embalse desde el eje de la presa hasta la cola de la superficie de inundación.

En varias secciones del EIA se afirma que el diseño del proyecto se realizará sin regular los caudales del río Bio Bío durante su fase de operación, manteniendo constante el nivel de agua inmediatamente aguas arriba de la presa a la cota 264.5 msnm. De esta forma, el caudal entrante sería equivalente al flujo saliente de la Central en todo instante. Con respecto a la premisa anterior, se hacen las siguientes observaciones, con el fin de que el titular demuestre fundadamente lo planteado, toda vez que la Dirección General de Aguas considera que ello corresponde a uno de los asuntos fundamentales de la evaluación ambiental del proyecto.

Al respecto, se solicita aclarar cuál es la real capacidad de regulación que tendrá la obra civil y cuáles son los efectos esperados sobre el río Bio Bío y el río Quilme.

El titular expresa que durante la operación se usará un modelo que integre los datos provenientes de las Centrales Hidroeléctricas Ralco, Pangue y Angostura, con la información proveniente de las condiciones locales, lo que en su conjunto conformará la información requerida por la Central Hidroeléctrica Rucalhue. Además, para cuantificar los caudales afluentes al embalse, señala que también se habilitará un sistema de medición a través de sensores y se utilizará la estadística fluviométrica de estaciones DGA. Con respecto a los puntos anteriores, el EIA no contiene la información ni el detalle suficiente para evaluar técnicamente lo propuesto, así como tampoco se incluye el vínculo con el seguimiento ambiental del proyecto. Por lo anterior, todos los asuntos comentados deberán precisarse y describirse pormenorizadamente en el presente proceso de evaluación ambiental, no pudiendo quedar supeditados a definiciones posteriores.

Y sobre el aspecto de seguridad, dada la cercanía de la presa (1 km. De Rucalhue y 10 km. del centro urbano de Quilaco); al producirse una emergencia (terremotos, inundaciones, erupción volcánica, atentado terrorista, etc.) es imperioso contar e implementar con un Plan de Emergencia por parte de la empresa, que contemple vías de evacuación, infraestructura en la parte alta de la comuna para albergar posibles afectados, equipos de comunicación satelital para bomberos, carabineros y personal de la empresa.

Impacto en grupos indígenas

Otro aspecto que se incluye en el Icsara, tiene que ver con la alteración de los sistemas de vida y costumbres de grupos humanos indígenas, considerando que el río Quilme es uno de los ríos al que la población indígena le otorga mayor valor por no estar intervenido. Así también, en los periodos de escasez hídrica, parte de la población indígena baja al río Bio Bío con sus animales a abastecerse de agua,  tal y como lo indica el EIA, y dado que el proyecto  considera la materialización de una presa aguas abajo de la confluencia de los ríos Bio Bío y Quilme, y otras acciones asociadas, el titular deberá evaluar la susceptibilidad de afectación directa a las comunidades indígenas que hacen uso de este río.

A objeto de evaluar si el proyecto o actividad es susceptible de afectar, poblaciones protegidas, se considerará la extensión, magnitud o duración de la intervención en áreas donde ellas habitan, por lo tanto el titular deberá evaluar cada una de las consultas efectuadas a impactos significativos por la letra c) del Art. 11 de la Ley.

El titular ha indicado en el EIA, que el ADI más cercana corresponde a Alto Bio Bío, localizada a 22 km de distancia aproximadamente  y no se verá afectada por el proyecto. Por su parte indica que en Rucalhue no se identificaron sitios de significación cultural como lugares ceremoniales o donde se desarrollaran prácticas culturales propias.

No obstante, indica lo siguiente: “es necesario señalar que la relación con la naturaleza, especialmente con el río Biobío y Quilme, es parte de la cosmovisión mapuche-pehuenche, otorgándole un valor cultural propio, el cual tiene relación con toda la extensión del caudal.”

En este sentido, tal como se solicitó, el titular deberá ampliar la línea de base antropológica, analizar los potenciales impactos del proyecto a sitios de significancia cultural, y proponer las medidas de Mitigación, Compensación y/o Restauración, según corresponda.

Asimismo, se solicita al titular complementar el plano presentado “Ubicación referencial comunidades indígenas”, donde se especifique la ubicación de proyecto y la distancia que existe a cada una de los pueblos indígenas presentes en el territorio comunal (les). Para ello además, se deberá complementar la identificación de las comunidades presentes, como también acreditar fundadamente que no se generarán efectos adversos significativos sobre sus costumbres, en especial aquellas que se relacionan con la obstrucción al acceso de los recursos naturales que no necesariamente se encuentren en el territorio inmediato, sino que posiblemente en el área de influencia del proyecto, asimismo, la potencial dificultad de ejercer sus manifestaciones culturales, producto de la construcción y operación del proyecto.

Lo anterior, en consideración a que de acuerdo a lo informado por el titular  varios recursos naturales son utilizados con fines medicinales por poblaciones mapuches y no mapuches y que en cuanto a la relación con la naturaleza, desde la perspectiva mapuche pehuenche, se da un valor cultural propio a los ríos, con especial significancia a las condiciones actuales de los Ríos Lirquén y Quilme.

De acuerdo a lo indicado en la Línea de Base (sección 2.5.3 del Capítulo 2), en el área de estudio del Proyecto se identificaron 26 hallazgos de valor patrimonial. De éstos, 13 se encuentran en el área de influencia del Proyecto y 12 elementos serán afectados en distinto grado por las obras del Proyecto. Asimismo se indica que 4 de ellos corresponden a la categoría de sitios arqueológicos, 7 son históricos asociados principalmente a pircas, alero y sendero y 1 animita. No obstante lo anterior, no se indica en qué consistirá la afectación que generará el proyecto a cada uno de los sitios de significancia cultural levantados en la línea base, y en cuyo caso, cuáles son las medidas de Mitigación, Compensación y/o Restauración, contempladas.

Asimismo, se hace presente al titular que en virtud de las observaciones efectuadas respecto de los potenciales impactos significativos a pueblos indígenas, el SEA evaluará la pertinencia de iniciar un proceso de consulta en el marco del convenio 169 de la OIT, si producto de la evaluación del proyecto se concluye susceptibilidad de afectación a pueblos indígenas.

Riesgos de catástrofes

La existencia  de lagos artificiales en la zona y a los cuales se sumará el embalse de esta obra, constituye un riesgo evidente para la salud e integridad de población, tanto psíquica como física, para los habitantes de la comuna de Santa Bárbara,  existe la percepción de inseguridad frente a una catástrofe natural, basta recordar los tristes momento vividos en nuestra comuna,  a consecuencia del terremoto del 27 de febrero del año 2010, en la cual nuestra población, huyo  por instinto  hacia los cerros y lugares de más altura,  sin tener conocimiento de vías de evacuaciones o medidas necesarias, para su seguridad individual.

Frente a esta situación, se exige la elaboración de un estudio que considere la interacción con los lagos Angostura, Ralco y Pangue,  para el caso de catástrofes que se puedan producir ante la eventualidad de terremotos o erupciones volcánicas, y en especial el análisis particular respecto del  impacto que tendría una eventual erupción del Volcán Copahue, y del  Volcán Callaqui o Callaquen.

Además se debe contemplar un plan de emergencia integral  evaluado y cuantificado por Municipio y los Servicios Públicos, en cual se contemple un plan alerta temprana, con información real y oportuna, así como un plan de evacuación de la población frente a una catástrofe, el cual debe ser  previamente informado y comunicado a la población por los distintos medios y materializado a través de un plan educativo en las Escuelas y Organizaciones Comunales.

Asimismo, se debe dotar a la comunidad  con los medios y tecnologías necesaria para hacer frente a una emergencia. De este modo se estima necesario la instalación de un sistema de monitoreo de alerta temprana con energía fotovoltaica, un sistema de radio con baterías de respaldo, que mantenga comunicado al Municipio  con Bomberos,  Carabineros, Junta de Vecinos. También dotar al cuerpo de bomberos de Santa Bárbara de un generador industrial que permita dar las señales de alerta aun frente a cortes de  energía eléctrica. Cabe señalar que de acuerdo a los antecedentes históricos los sectores más afectados son Bajo Mininco, Los Naranjos y Los Boldos.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *