Sebastián Acevedo, Un Homenaje a 32 años de su inmolación

sebastian acevedoSólo la mancha veo del amor que nadie nunca podrá arrancar del cemento, lávenla o no con aguarrás o sosa cáustica, escobíllenla con puntas de acero, líjenla con uñas y balas, despíntenla, desmiéntanla por todas las pantallas de la mentira de norte a sur: sólo veo al inmolado.

“Sebastián Acevedo”, Gonzalo Rojas

Aquel 11 de noviembre de 1983 era viernes. Alrededor de las 15:00, llegaba hasta las escalinatas exteriores de la Catedral de Concepción Sebastián Acevedo Becerra, 52 años, coronelino, quien prorrumpe en gritos exigiendo la libertad de sus dos hijos secuestrados un par de días antes por la siniestra CNI. Prosigue su denuncia mientras se impregna las ropas y el cuerpo con combustible, el cual enciende cuando advierte que un carabinero se le abalanza. Convertido entonces en un remolino de llamas, cruza desacompasadamente calle Caupolicán y consigue llegar a la contigua Plaza Independencia, donde se desploma convertido en una pira humana ante la mirada estupefacta de los que recorrían a esa hora el centro penquista. Su inmolación impactó a Chile y al mundo.

Con anterioridad, el 9 de noviembre, civiles no identificados y armados detienen a dos de los hijos de don Tan: María Candelaria y Galo Fernando; la primera en Coronel y el segundo en San Pedro. Durante los dos días siguientes, junto a su esposa Elena Sáez, se había levantado a las 5 de la mañana a recorrer comisarías y cuarteles, pero en ninguna parte habían reconocido que sus hijos estuvieran detenidos o les daban alguna seña sobre su paradero. Era el modus operandi que durante 17 años de dictadura militar desarrollaron los organismos represivos, los que acostumbraban -según reconoció oficialmente el Estado chileno en los informes de las Comisiones Rettig y Valech- no solamente a detener personas en lugares secretos, sino también a torturarlas y a asesinarlas -en algunos de estos últimos casos, simulando falsos enfrentamientos-.

Sebastián Acevedo, militante comunista, igual que sus dos hijos, sabía bien lo que podía sucederle a los suyos. Lo habían sabido en su familia por generaciones. En 1947, el gobierno de González Videla había perseguido a sus padres. Así es que en esos aciagos días de noviembre de 1983, Sebastián y su esposa Elena podían temer cualquier cosa.

Una hora después del terrible sacrificio del padre, su hija fue liberada y alcanzó a hablar con él en el hospital, quien le encargó que cuidara de su hermano y que no abandonara a su madre.

Sebastián moriría a la medianoche del mismo día 11. María Candelaria caería detenida nuevamente el 30 de ese mismo mes, permaneciendo presa un año y dos meses. Por su parte, su hermano Galo estaría detenido durante dos años. Ambos sobrevivieron, pero las heridas por la pérdida paterna y por las torturas sufridas son profundas y para siempre.

Ahora, a más de tres décadas que un padre tuviese que llegar al extremo de sacrificar su vida para que aparecieran sanos y salvos sus hijos secuestrados, quienes efectivamente estaban siendo torturados por la policía secreta de la dictadura, nos preguntamos, con algo de pesadumbre, ¿de qué sirvió tanto sacrificio? ¿Es que acaso luego del fin del régimen de excepción militar llegó la democracia o un buen sistema político? ¿Logramos rescatar del olvido esa y otras inmolaciones, mediante las cuales sus protagonistas querían que Chile fuese un país más humano? ¿Es esta democracia de pacotilla lo que los caídos en 17 años de dictadura cívico-militar pretendían entregar a su descendencia?

Y luego de la aflicción, la rabia. Desde hace dos años, el partido de toda la vida del Tan y de sus hijos pasó a ocupar un puesto en el gobierno de los que han administrado tan bien el negocio de los de arriba por más tiempo de lo que duró la dictadura cívico-militar. Y desde que tenemos ministros y congresales y funcionarios del PC, poco o nada ha cambiado el país, pero, lo peor, es que los que han cambiado y mucho, son esos mismos y mismas y toda la dirección del partido que tan orgullosamente se autoproclamara la “vanguardia del proletariado”. Hoy por hoy, esa ‘vanguardia’ calla frente a la militarización del Wallmapu y respecto de la persecución del pueblo Mapuche, que nada más lucha por lo suyo; frente a las precarias condiciones laborales del conjunto de los trabajadores, pero, en especial, nada dice del tercio de la fuerza de trabajo subcontratada; frente a la criminalización y judicalización de la demanda y las movilización populares; frente a la burla a las aspiraciones de amplios sectores de la población que son las reformitas al pedo de la nueva (mini)mayoría en educación, salud, tributación y lo laboral; frente a una nueva CNI, encarnada en la ANI.

¿Quién más vio a las gentes del PC en alguna marcha que reivindicase las mil y una carencias del pueblo y los trabajadores luego que la dirección del partido decidiera gustoso avenirse con la ex Concertación? Rescatando al maestro Recabarren, ¿alguien ha visto alguno de los y las congresales del PC haciendo agitación y propaganda de la revolución proletaria en el hemiciclo? ¿Es qué eso ya pasó de moda? ¿Tanto vale la pena la teta de la que chupan Teillier y Cía. como para olvidarse de que alguna vez fueron un partido popular?

Querido Tan, ojalá que donde estés no sepas de la deshonrosa tarea a la que se dedica hoy el partido llamado comunista, el que te motivó y a ti a tu familia a entregar tanto por la causa popular.

¡QUE LA HISTORIA NOS ACLARE EL PENSAMIENTO!

¡NI OLVIDO NI PERDON: VERDAD, JUSTICIA Y MEMORIA!

Colectivo Acción Directa – Chile

Noviembre 11 de 2015

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *