Se funda la Asociación Gremial Regional de Mujeres Rurales e Indígenas Protectoras de la Biodiversidad

IMG_1317-760x470“Tenemos nuestra mente y nuestras manos llenas de la semilla de la aurora, y estamos dispuestas a sembrarla en esta tierra y a defenderla para que dé frutos” E. Che Guevara.

El pasado viernes 29 de abril, fuimos convocadas por el Grupo Agroecológico Las Camelias de Quirihue, a reunirnos para compartir un Trafkintü en la Plaza, y acompañar el estreno en la comuna del documental La Ruta de las Semillas, en el que participaron compañeras de su organización y de diversas organizaciones y talleres agroecológicos de la región.

En este contexto fue que nos reunimos mujeres de organizaciones de base provenientes de siete territorios distintos de la región del Bio Bio: Quirihue, Coelemu, Ranguelmo, Lirquén, El Carmen, Quillón, San Nicolás; y aprovechando las energías del tiempo de la “luna de los brotes cenicientos”, todas juntas dimos vida a la “Asociación Gremial Regional de Mujeres Rurales e Indígenas Protectoras de la Biodiversidad – REDMUBI A.G”, que como organización regional, alza como bandera nuestros valores y principios políticos de la ANAMURI, nuestra Asociación Nacional, por la defensa de nuestros territorios, del agua, las semillas, la transformación de las relaciones entre los seres humanos y de nosotras(os) con la Madre Tierra.

Las organizaciones de base de mujeres productoras campesinas y huerteras, han llevado adelante una larga resistencia en los tiempos que corren, donde el modelo de agroindustria busca en la tierra sólo la generación de capitales, sin importar a qué costo. En este contexto la región del Bío Bío debe hacer frente al avance depredador de las forestales, que con sus pinos y eucaliptus secan las napas subterráneas, acidifican el suelo, desmineralizan la tierra, lavan las laderas de los cerros, generan derrumbes e incendios, y causan pérdida de biodiversidad, además del dramático impacto visual e identitario para miles de personas que se ven rodeadas de estos desiertos verdes.

En el caso de las semillas nativas y el auge del mercado de las semilleras transnacionales, es que los Trafkintü o Intercambios de semillas se vuelve una necesidad para las mujeres de las comunidades campesinas, indígenas, rurales y periurbanas, que buscan preservar y resguardar las semillas, autoabasteciendo de alimento a sus hogares y conservando especies nativas características de cada territorio, y sobre los cuales se edifican los pilares de las culturas locales.

Se vuelve urgente entonces, fortalecer el trabajo de formación y concientización dentro de nuestras organizaciones de base, con una pertinencia territorial y local, pero a la vez articuladas en nuestra organización regional, que dará fuerza al accionar conjunto. La construcción de un discurso y su difusión en la región, que defienda las prácticas ancestrales de hacer agricultura, sin depender de insumos externos, y respetando los ciclos de la tierra, es una forma de construir agroecología política que persiga la autonomía de las comunidades, en resistencia a los tratados de libre comercio y a la violencia del sistema capitalista neoliberal hacia la biodiversidad, lo que también es violencia hacia las mujeres.

Apuntamos a fortalecer nuestra acción apoyadas en la convicción profunda de transformar la sociedad, a partir de LAS SEMILLAS COMO PATRIMONIO DE LOS PUEBLOS AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD.

¡DEFENDER LA TIERRA, HONRAR LA VIDA!

¡¡GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA!!

Lirayén Reyes / Directora Nacional de ANAMURI- Frente de Jóvenes

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *