Santiaguinas en bicicleta ¿quiénes somos? ¿qué nos motiva?

fuente: Macleta.cl

Escrito por Andrea Gamboa
Fotografías: Gemmy Ramírez
Las mujeres que usamos bicicleta por placer o para movernos diariamente, tenemos motivaciones distintas a las de un hombre ciclista. Y si consideramos que nuestras vidas varían según edad, clase social, educación, residencia, estado civil o de pareja, hij@s, entre otras cosas, hay que reconocer que tenemos necesidades específicas que deben ser atendidas por quienes trabajan en temas de transporte en Santiago, y en Chile en general.
Muchas mujeres aprendemos a andar en bicicleta en la infancia, algunas abandonamos en la adolescencia y todas podemos retomar o aprender en la vida adulta. Las de sectores populares cletean principalmente por ahorro de dinero en transporte, porque se sienten capaces de pedalear continuamente y han logrado conseguir la bicicleta o triciclo familiar para su uso personal. Las de clase media y alta buscan su bienestar físico y/o mental, se han informado sobre el tema, y muchas toman conciencia sobre una ciudad sustentable. Y casi todas buscan desafiarse a sí mismas, disfrutando de la sensación de viajar libremente y con autonomía.
Al principio, las mujeres pedaleamos en grupo o en compañía de una persona conocida. Cuando los viajes sonfrecuentes es más cómodo andar sola, porque generalmente necesitamos hacer recorridos cortos y encadenados al trabajo o estudio, supermercado o feria, pagar cuentas o hacer trámites, consultas médicas, buscar o dejar niñ@s, etc. Sin bicicleta, esto implicaría un gran gasto de dinero y tiempo, y por eso es una herramienta tan útil. Se convierte en una amiga que cuidamos y embellecemos poniéndole accesorios para transportar carga y personas, y facilitar nuestras actividades en dos ruedas.
En la calle, las mujeres son respetuosas, siguen las reglas de tránsito y rara vez discuten con alguien. Desde chicas nos enseñan a cuidarnos de las agresiones físicas o sexuales, y somos conscientes de nuestras responsabilidades en estudios, empleos, y en la casa. Por eso hay tantas que prefieren el automóvil o el transporte público. Las ciclistas y triciclistas buscamos formas de sentirnos más seguras usando luces e implementos adecuados y planificando rutas según calidad y condición de calles y tráfico. Las ciclovías y estacionamientos de bicicletas son ideales, pero su ausencia no nos detiene. Muchas seguiremos pedaleando a pesar de no tener dónde dejar la bici o de no encontrar ciclovías, sacrificando tiempo o seguridad con tal de cumplir con nuestras tareas cotidianas.
Pedalear por Santiago es para nosotras la posibilidad de sentir el viento en la cara y experimentar la sensación de ser libre y estar bien. Se ha demostrado que el transporte en bicicleta es sanador para muchos problemas físicos y mentales, y facilita la vida social y comunitaria, sobre todo para las que trabajan en ambientes cerrados, o en la misma casa. Abre la oportunidad de compartir en reuniones o eventos, de forma barata y rápida. Salir y experimentar la ciudad en dos ruedas permite conocer el barrio, generar conciencia ciudadana y volvernos participantes activas de la comuna y la ciudad.
Finalmente, algo muy importante. Una mujer casi siempre es promotora del uso de la bicicleta: suele enseñarle a sus hijos e hijas, o motivar a otros familiares, compañer@s de trabajo, amigas o vecinas, y es generosa con sus conocimientos ciclísticos. Por eso… ¡Todas a pedalear!!!!
Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *