Sandra Caqueo, de una cantante más a la primera soprano aymara en Chile

Por Leyla Noriega Z…

Ariqueña de nacimiento, pero con orígenes en la quebrada de Tarapacá, Sandra Caqueo Henríquez, halló en el rescate de la música tradicional andina la inspiración para su canto, que sin darse cuenta la sitúa como la primera soprano aymara en Chile, responsabilidad que ha asumido con respeto, humildad y alegría.

Llamado del Ajayu

¿Cómo es responder a este llamado espiritual, del ajayu?

“Ha sido un desafío, ha significado entrar en la historia de los pisos ecológico, por ejemplo los cantos registrados en el altiplano son muy distintos a la zona de quebrada: El proceso de chilenización quitó la lengua, pero hay registro, música y canto de floreo… que se decían desaparecidos. ¡He encontrado música increíble!, como cantos para hacer bailar a las wawitas  y de muerte también.

Los aymaras necesitamos volver a nuestros orígenes, somos seres que nos necesitamos unos a otros. Necesitamos la naturales, los animales, ayudarnos entre nosotros. Entonces es toda una historia de compartir con los abuelos, recuerdo a don Melquiades Pacha de 104 años que vive en Pachica”.

¿Con qué se encuentra  en este rescate de la música tradicional?

“No solo hay sufrimientos, también hay emociones. Por en la canción “Cuculí” ves diferentes variantes o arreglos de la canción en diferentes etapa de la quebrada, ¡es interminable! Es un sueño registrar todos los cantos, pero no se trata de registrar porque sí, hay una historia, un sentimiento.

La música es un lenguaje en el cual yo me comunico del alma. Las personas y nuestro mundo ancestral  se comunican a través del silencio y contemplar la naturaleza”.

También el mundo andino es muy musical y alegre…

“Las fiestas, claro. Todos los pueblos necesitaban congregarse y hay un espíritu que une, los achachilas nos siguen protegiendo”.

El pago de Sandra

Sandra, recordó que paralelamente estudiaba registraba cantos. “Era un reencuentro conmigo misma. El año pasado me hicieron una invitación para grabar los cantos y así nació el disco que regalamos “Pacha  Qamasa Kirki” y surge la soprano aymara. Hasta ahí era una soprano más, fue una discusión difícil,  pero el resultado es que a la gente le ha gustado, por lo que he sido cuidadosa  y eso me tiene tranquila”.

En su versatilidad, la profesora de música, magister en  Musicología y becaria doctoral Conicyt en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Chile, en sus investigaciones logra distinguir cantos con: descripciones  de animales, de los tipos de vegetales, cantos de floreo. También de rito de pasaje y ciclo vital que no sólo se relacionan con el calendario agrícola.

“Por ejemplo las mujeres cantaban a sus hijos, ahí recuerdo a Rosa Quispe que tiene muchos cantos para cuando cocina,  cuando va a las chacras, domésticos, además descubres todo un mundo instrumental que hay detrás.  Mira en la Cruz de mayo de Chiapas habíamos registrado 11 melodías y cuando fuimos en otra fecha hallamos otras nuevas”, dice con énfasis la cantante lírica, que se presentó en su territorio natal para participar en las Jornadas Arica Barroca.

¿Y cómo recibe la comunidad cuando hace la sonoridad de sus canciones?

“Si he estudiado tanto, de alguna forma es devolverle a mi pueblo. Entonces registramos en CD y los devolvemos, también colaboramos para que ganen proyectos y hagan sus grabaciones.

Tampoco es entrometerme en decisiones de las comunidades u organizaciones, hay una jerarquía, en todo caso no me ha resultado difícil, donde voy conocen a  mi abuelo, tíos. Mi necesidad es por la descendencia, yo soy mestiza y una opta, es una decisión identitaria”.

Fuente: El Morrocotudo

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *