Saca la voz, por el derecho a expresarnos

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”  Artículo 19 de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”

Desde 1993 la Asamblea  General de las Naciones Unidas ha instituido  el tercer día de mayo, como  el Día mundial de la Libertad de Prensa, instancia que reconoce el rol esencial que le cabe,  en el desarrollo democrático, a una prensa libre, pluralista e independiente.

Si bien en  el último tiempo, Chile  no ha enfrentado, como otras regiones del planeta,  situaciones de grave amedrentamiento como prisión o asesinatos a comunicadores, no olvidamos que nuestra historia también cuenta sus duelos como el de José Carrasco Tapia y  Augusto Carmona, o  el encarcelamiento y secuestro de material audiovisual de Elena Varela.

Pero si  la comparación con otras realidades, pudiera poner a Chile en un lugar destacado, existen situaciones que devuelven la real dimensión del estado de la democracia en Chile y como correlato el estado de la libertad de expresión en el  país.
La concentración mediática y el discurso unicorde de los grupos  económicos en Chile ha sido permanente denunciado y hasta hoy sigue siendo sostenido por la legislación nacional. En contrapartida, las comunidades y la ciudadanía se ven permanentemente impedidas de ejercer el derecho a fundar y sostener medios, ya por trabas en el acceso al financiamiento publicitario o por limitaciones en el acceso a las frecuencias radioeléctricas (soporte donde se ejerce libertad de expresión).

El debate sobre televisión digital, ha excluido el aporte realizado por organizaciones de la sociedad civil, consagrando el rol privado comercial de la plataforma y  poniendo en riesgo la oportunidad de abrir la puerta a más y mejores contenidos, lo anterior resulta aun más preocupante, en un país en que las actuales proveedoras televisivas han omitido, sospechosamente, hechos de interés nacional pero no de sus pautas editoriales,  como el caso de la reivindicación mapuche o en su minuto la colusión farmacéutica, sumado a  la criminalización que desde estos y otros medios masivos  se realiza, como norma, sobre la movilización y la demanda social.

El Pacto de San José de Costa Rica señala  como freno  al derecho  de expresión el abuso de los controles oficiales de las frecuencias radioeléctricas, sin embargo en Chile el Articulo  36 B de la Ley de Telecomunicaciones sanciona con presidio y requisición de equipos a quienes emitan sin licencia, no obstante no existir condiciones de equidad en el acceso a las frecuencias, y aun mas, no habiendo en estos días un reglamento que haga operativa la recientemente promulgada ley de radiodifusión comunitaria.

Esta nueva jornada de reflexión en torno al valor de la libertad de prensa, nos pone de manifiesto la necesidad de seguir avanzando en la democratización de las comunicaciones en Chile, en tal sentido es deber del Estado proveer las condiciones para la emergencia de mas y diversas voces, fortaleciendo  el pluralismo, redistribuyendo las frecuencias radioeléctricas como un bien social, inhibiendo la concentración mediática y validando a la ciudadanía como gestora de sus propios medios de expresión.

Animamos a la sociedad chilena, al gobierno, a los actores políticos, a asumir con coraje  el desafío de construir un marco regulatorio integrador  sobre los medios y las comunicaciones en Chile, legislando más  a favor de los intereses sociales  y menos de los grupos de poder.

ECO – Medio a Medio, Agencia de Noticias
Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *