Rodrigo Karmy: “Siria no está en guerra civil, es el mundo el que está en guerra en Siria”

c76cddc870c325bd942e4a36a6f2ade9-560x264La Guerra Civil Siria es una guerra orientada a la apropiación de los grandes flujos de capital y a la instalación, por así decirlo, de nuevas formas de hegemonías al interior de la geopolítica de Medio Oriente. Particularmente existen actores muy relevantes como ya te señalé, en el caso de Turquía, Israel, Arabia Saudita.

Rodrigo Karmy Bolton es Doctor en Filosofía de la Universidad de Chile y profesor e investigador del Centro de Estudios Árabes de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la misma casa de estudios. Además, es docente titular de la cátedra “Mundo árabe contemporáneo” en la carrera de relaciones internacionales de la Universidad de Santiago de Chile y de Seminario de Filosofía en el departamento de filosofía de la UMCE.

Karmy ha dedicado gran parte de su trabajo académico al estudio del mundo árabe contemporáneo, desde distintas visiones filosóficas. A cinco años del estallido de la denominada “Primavera Árabe” en Medio Oriente y la serie de transformaciones políticas que se han producido, Karmy Bolton explica el complejo escenario que está detrás de la sangrienta guerra en Siria que hoy mantiene a todo un pueblo desgarrado.

Rodrigo Karmy Bolton

¿Cuál diría usted que es el origen del actual conflicto armado en Siria?

Lo primero que distinguiría sería entre el origen del conflicto y los actores del conflicto. En el origen del conflicto tenemos dos o tres situaciones fundamentales: la primera es la aparición de las revueltas árabes del 2011 que cambia completamente la cartografía imaginaria del mundo árabe e interpela directamente al régimen de Bashar al-Assad hasta ese entonces vigente.

Segundo la actitud del régimen frente a las revueltas, que fue una actitud fundamentalmente represiva, estableciendo por así decirlo un escenario, progresivamente, de carácter bélico en donde el conflicto se traducía bajo el salvaje terrorismo imperialista norteamericano versus el antiimperialismo del régimen de Bashar–al Assad. Es decir, el propio régimen de Bashar – al Assad articuló un escenario contra las revueltas, arrasaron las revueltas como si fueran facciones terroristas.

Y en tercer lugar, aparecen los actores, que son actores muy decisivos, y que están vigentes hasta el día de hoy y que tienen que ver con los grados de influencia, por así decirlo, de la zona norteamericana atlántica por un lado, fundamentalmente representada por Turquía, Israel y Arabia Saudita, sobretodo el caso de Arabia Saudita, y por otro lado por el eje chino – ruso – iraní que está fundamentalmente intentando establecer su zona de influencia a propósito de que tiene un negocio importante con los sirios en relación a gaseoductos, un contrato de 25 a años,  por un enorme yacimiento de gas que los sirios tienen contratado con los rusos y que además no es solo importante por la variable comercial sino también por la variable militar, porque los rusos a través de Siria tienen acceso al mediterráneo vía Tartús, que es un puerto que está en Latakia, y por otro lado los rusos tampoco quieren que el régimen sirio caiga porque si el régimen sirio cae se va a colocar un régimen de carácter islamista, eventualmente pro norteamericano y eso inmediatamente hará perder influencia a los rusos al interior de la región.

El conflicto sirio no se habría desatado sin la invasión norteamericana a Irak.

¿Cuáles son los principales actores del conflicto?

En este sentido, el conflicto sirio se puede resumir de la siguiente manera: Siria no está en guerra civil, sino que es el mundo en general el que está en guerra civil en Siria. Es el mundo en general el que está en guerra civil en Siria y no necesariamente los sirios porque los sirios no están en un conflicto entre ramas étnico – confesionales, sino que están en un conflicto que desgarra al planeta entero en función de que las grandes potencias están intentando una lucha planetaria por la apropiación de los grandes flujos de capital.

La Guerra Civil Siria es una guerra orientada a la apropiación de los grandes flujos de capital y a la instalación, por así decirlo, de nuevas formas de hegemonías al interior de la geopolítica de Medio Oriente. Particularmente existen actores muy relevantes como ya te señalé, en el caso de Turquía, Israel, Arabia Saudita. Los turcos lo que quieren hacer es fundamentalmente convertirse en la punta de lanza de la OTAN en la región para impedir así cualquier reivindicación nacionalista kurda.

Por otro lado, los israelíes constituyen la guardia armada del eje norteamericano–atlántico en la región, convirtiéndose en la gran potencia hegemónica y militar de la región, manteniendo una colonización genocida con el pueblo palestino. Y por último, los saudíes que se constituyeron en 1932 en una monarquía, reconocida primeramente por Gran Bretaña y posteriormente por Estados Unidos. Desde el principio Arabia Saudita se articuló en el eje de la hegemonía norteamericana en la medida en que los norteamericanos encontraron ahí un gran reducto de petróleo del cual apropiarse y los sauditas siempre han tenido una vocación hegemónica a nivel regional, financiando a grupos yihadistas donde justamente el ISIS no es una excepción.

El último aspecto que es decisivo para entender porqué Siria no está en guerra civil, sino que es el mundo el que está en guerra civil en Siria es que el conflicto sirio no se habría desatado sin la invasión norteamericana a Irak. ¿Qué fue la invasión norteamericana a Irak? La invasión norteamericana a Irak fue un desmantelamiento directo de todo el aparato del Estado Iraquí, y cuando digo todo el aparato del Estado iraquí destruida, digo: la economía iraquí destruida, la intelectualidad académica iraquí destruida, los militares totalmente desbancados y las fuerzas de seguridad del partido Baaz que rodeaban a Sadam Hussein, también completamente destruidas.

Con este panorama, lo que tú tienes finalmente es la destrucción de un Estado, la destrucción del Estado Iraquí que generó que una gran cantidad de ex milicianos, ya sea ex miembros de las fuerzas de seguridad del Baaz o ex miembros del ejército iraquí que se anudaron con los capitales saudíes que comienzan a introducirse en esta debacle del Estado iraquí y comienzan a articular a nuevos grupos de yihadismo dentro de los cuales finalmente redunda la formación de ISIS, que ISIS no es otra cosa que una formación impulsada por los saudíes y, por lo tanto, por los norteamericanos. Aunque los norteamericanos nunca lo han declarado como tal, salvo en un momento Hillary Clinton, ISIS no puede ser pensado sin la devastación de Iraq y sin el impulso cuasi mágico de los Estados Unidos.

   Siria en el Mapa

¿Cuál ha sido el rol de las grandes potencias occidentales en este escenario?

Estados Unidos ha intentado derrocar a Bashar al-Assad  de manera indirecta a través de haber “contratado” a los saudíes y estos a su vez al haber contratado a los ISIS y estar presionando vía Turquía y vía Israel para provocar un derrocamiento. Esa es la primera cuestión. ¿Por qué interesa tanto el derrocamiento del régimen de Bashar al-Assad? Interesa mucho porque eso significaría la destrucción final del Estado Árabe y, fundamentalmente, el debilitamiento de la influencia iraní y rusa en la región.

Francia no tiene un rol muy relevante, salvo el premunir de armas a los saudíes. Hay que recordar que Francia si no es el segundo, es al menos el tercer vendedor de armas a Arabia Saudita, después de Inglaterra y Estados Unidos. No hay que dejar de lado tampoco a Gran Bretaña, que tiene algunos intereses vía la OTAN fundamentalmente a partir de la venta de armas.

Pero el rol de Estados Unidos me parece que es el más fundamental porque lo único que les interesó desde el principio fue desbancar el régimen de Bashar al-Assad, sólo que lo hizo de manera indirecta. Hay que entender que el régimen norteamericano influye directamente en el problema sirio, pero de manera indirecta como el gran contratista tanto de los saudíes, de ISIS, de Israel y Turquía.

Y por otro lado tienes a los rusos, que desde que asume Vladimir Putin hace más de una década atrás, lo que intentan hacer es recuperar el rol geopolítico que han tenido históricamente. Cuando cae la ex Unión Soviética hubo un desmedro de la geopolítica rusa muy importante, bajo el mando de Boris Yeltsin, al punto de que Estados Unidos apareció como la potencia unipolar del mundo y los rusos lo que están haciendo hoy día es simplemente recuperar el espacio que les pertenece. Pero, a diferencia de la época de la Guerra Fría, cuando todavía lo que estaba en pugna era un proyecto o una ideología, hoy día lo único que está en pugna es una lucha global por la apropiación de los flujos de capital.

¿Qué consecuencias podrían tener los últimos hechos ocurridos en torno al conflicto, como el asesinato del embajador ruso en Turquía hace un tiempo?  

No sabemos qué consecuencias va a tener, lo que sí sabemos es que es un síntoma de lo que está aconteciendo desde hace mucho rato, fundamentalmente en la dinámica precisa de lo que significó la liberación de Alepo. Los medios rusos e iraníes han destacado la entrada del ejército ruso, iraní, sirio, como una liberación, pero en realidad ha sido también una forma sistemática de masacre.

Lo importante es distinguir que aquí no hay un bando humanitario y otro bando terrorista, aquí tanto el clivaje norteamericano atlántico, como el clivaje ruso iraní, han sido facciones absolutamente genocidas con el pueblo sirio. Hay que entender que más allá del régimen sirio, las víctimas directas de todo el conflicto ha sido el pueblo sirio que ha estado desgarrado, con una situación humanitaria gigantesca, donde se ha desplegado un genocidio brutal como no veíamos hace mucho tiempo y que solamente tiene un parangón con lo que ha sufrido el pueblo palestino con 67 años de colonización sionista, y en ese sentido me parece que es una cuestión urgente.

No diría que el atentado que sufrió el embajador ruso podría tener más graves consecuencias de las que ya hay, porque lo que se está desatando hace mucho rato no tiene nada que ver con una Tercera Guerra Mundial, sino que más bien tiene que ver con el despliegue de la lucha por la apropiación del capital global o, lo que es lo mismo, con el despliegue de una guerra civil global que no tiene contemplaciones partidarias y que fundamentalmente se está intentando desplegar como una nueva forma de ejercicio imperial.

Diría eso, simplemente para mostrar que el único actor relevante aquí es el pueblo sirio, y el pueblo sirio está totalmente desgarrado, dividido, precisamente porque nadie, ni el régimen de Bashar al-Assad, ni la Casa Blanca en su momento, ni los franceses, ni los británicos, ni los rusos, ni los iraníes, escucharon el clamor popular de las revueltas del 2011. Sólo el clamor popular de las revueltas del 2011 puede salvar nuevamente la situación.

Por Barbara Barrera / Yoselin Fernandez

Fuente: Radio JGM

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *