Reportaje | Las escandalosas irregularidades en el DAEM Talcahuano

La semana pasada los y las docentes de Talcahuano ingresaron propuestas tanto al Municipio, como al DAEM de la ciudad, respecto al Plan Anual de Educación Municipal 2019 (PADEM). El profesorado se encuentra en estado de alerta pues la Municipalidad pretende fusionar y combinar cursos, reducir las horas docentes para el próximo año, afectando la fuente laboral y la calidad de la educación de la población chorera.

Las miradas apuntan, nuevamente, al DAEM Talcahuano. Si bien la crisis económica de la educación municipal no es una sorpresa, si lo ha sido el despilfarro de recursos públicos de la educación en la comuna, el que estudiantes y docentes no están dispuestos a asumir, pues no es de su responsabilidad. El DAEM de Talcahuano tiene un déficit de cerca de 2 mil millones de pesos.

El historial de oscuros sucesos

El pasado martes 23 de enero, la Contraloría Regional del Biobío entregó el informe de la investigación, realizada al Departamento de Administración de Educación Municipal de Talcahuano (DAEM), a raíz de varias denuncias corrupción al interior de la repartición municipal. En el documento, la Contraloría informó sobre graves irregularidades de carácter financiero durante el mandato del ex alcalde y actual diputado Gastón Saavedra, en el que destacan; pago injustificados a ciertos funcionarios de dicho departamento y la millonaria compra de un software y su respectivo soporte informático, que nunca fue recepcionado por el municipio.

Otros hechos advertidos por la institución fueron los robos perpetuados en la Unidad de Apoyo Social y Becas del Daem de Talcahuano durante 2016, desde donde se extrajeron artículos de oficina e información precisamente aludida a la rendición de cuentas. De esto, no se entregó certificado de denuncia a Carabineros, afirmó el órgano contralor.

Con respecto a los millonarios pagos otorgados a funcionarios que no habrían cumplido la labor encomendada, la Contraloría Regional del Biobío incluyó en su informe, por ejemplo; el caso del ex concejal Lientur Grandón a quien se le pagaron honorarios como apoyo en la Unidad de Inventario del Daem por sobre los 12 millones de pesos. Los pagos se efectuaron con cargo a la Subvención Escolar Preferencial, sin que se haya justificado mediante certificados o informes el cumplimiento de dicha labor. Esta es una obligatoriedad al momento de remunerar trabajos a honorarios.

Durante el verano de este año se conoció que la Dirección del DAEM había dado el pase para financiar una fiesta de los asistentes de la educación, utilizando recursos del Fondo de Apoyo a la Educación Pública Municipal, FAEP. En su oportunidad, la dirección del DAEM justificó la utilización de recursos en “una jornada de formación curricular”, pero dicha fundamentación contrasta con otros documentos que dan cuenta que por la “jornada” se realizaron pagos por “ornamentación, servicio de anfitronía, garzón y personal de cocina y servicio de coctel, cena y trasnoche”. Para contribuir al escándalo, quien entregó los servicios de dicha “jornada”, es una funcionaria administrativa que trabaja para el mismo DAEM. El cuestionado “ágape” a un grupo de asistentes de la educación costó $4.200.000.

Pero eso no es todo. Uno de los mayores escándalos vividos en el puerto ha sido el cuestionamiento al ex Director del DAEM Pedro Soto Gaete -actualmente suspendido de sus funciones por un episodio de acoso laboral y a pesar de lo cual sigue recibiendo su sueldo- a quien se le ha atribuido una posible falsificación de antecedentes académicos con los que llegó a estar por 2 años a la cabeza del departamento de Educación de la ciudad.

En abril de este año, el Colegio de Profesores Regional Biobío recibió un correo oficial de parte de la Universidad Mayor donde se indicó que la institución jamás ha impartido la carrera de “profesor T.P. en educación media en física aplicada, electricidad, electrónica”, quedando al descubierto que dicho título entregado por Pedro Soto en Arauco, cuando era Director DAEM en esa comuna, no sería legal ni verdadero. La Universidad Mayor, sin embargo, reconoce que Pedro Soto obtuvo en esa casa de estudios el título de “Profesor técnico profesional en electricidad”, único título con el que ganó el concurso de Alta Dirección Pública en Talcahuano.

Presunto uso irregular de dineros

A todas estas denuncias se agregan una serie de irregularidades se estarían produciendo con los fondos FAEP de la Municipalidad de Talcahuano. La situación, de la que fue informada el ente contralor, involucra financiamiento público en atención de estudiantes de escuelas municipales y particulares subvencionadas.

Esta situación fue dada a conocer al encargado regional del Ministerio de Educación, Carlos González, junto con que el presupuesto aprobado por el SEREMI involucra irregularidades en la inclusión de estudiantes de la Escuela Las Américas -que atiende a personas con dificultades severas, mayores de 21 años y no menores de 18 años como se señala en el Proyecto de Innovación Pedagógica visado por el Ministerio- y además, pagos en el colegio Alonkura mediante boleta de honorarios, cuando el equipo profesional del establecimiento recibe sus remuneraciones con dineros municipales.

Pese a la actual situación de crisis financiera, en el departamento municipal se estaría realizando una “sobreutilización” de recursos públicos debido a que también se estaría dando una sobreintervención de estudiantes que ya son beneficiarios de otros programas y además, se estarían asignando recursos en atención a estudiantes con necesidades educativas especiales (NEE) cuando estos dineros están ya contemplados en los Programas de Integración Escolar.

Pero la sobreintervención y sobreutilización de recursos tendría también un revés. Establecimientos de la comuna, pese a tener asignados recursos para su utilización en las clases de los estudiantes del puerto no han recibido esos dineros y varias de sus justificaciones no corresponden a la realidad. Muestra de ello es la conocida situación que sucedió en un establecimiento de la comuna en que se consideraron entre su rendición de cuentas pasajes en avión a Santiago equivalentes a 1 millón 200 mil pesos, supuestamente utilizados por miembros del equipo, sin embargo, ningún funcionario del recinto realizó viaje alguno. En el mismo recinto había una persona recibiendo un sueldo, pese a que nunca trabajó en el lugar.

Además, la normativa señala que con los dineros se pueden comprar materiales, hacer capacitaciones, pero en el DAEM con suerte hubo capacitaciones internas – realizadas por los propios funcionarios del DAEM – pero no capacitaciones externas.

Las irregularidades han sido presentadas a Contraloría, pero el organismo fiscalizador, pese a confirmar en terreno varias de las denuncias, aún no entrega respuesta formal a los solicitantes. Fue un diputado quien a través de la Cámara le pidió precisamente al Contralor Jorge Bermúdez que realice una Auditoria al DAEM Talcahuano. En tanto la Municipalidad, hace unas semanas acordó en una sesión del Concejo Municipal contratar una empresa externa para que realice una auditoría.

El cuestionado centro de neurorehabilitación o de “innovación pedagógica”

Tomas y paros por parte de estudiantes secundarios y establecimientos anegados por las lluvias o estudiantes protestando por el frío en las aulas ha sido la tónica en los establecimientos municipales del centro sur del país y Talcahuano no ha estado exento de esto. Pese a los serios problemas de infraestructura de las escuelas y liceos, el DAEM prefirió invertir cerca de 150 millones de pesos en un nuevo recinto de “neurorehabilitación” en vez reparar las viejas escuelas que se caen a pedazos. Esta subvención estaría siendo financiada en la actualidad con dineros del Ministerio, pero fue subvencionada durante meses con platas del DAEM.

“Si usted me pregunta a mi, con todo lo que he investigado […] tampoco me ha quedado muy claro” aseveró la Concejal de Talcahuano y quien lleva la Comisión Educación, Mireya Gallardo, a propósito de las actividades del cuestionado recinto. Según señala la edil, el centro de neurorehabilitación funcionaba en las dependencias de la DAS y atendía niños que eran derivados de la atención primaria a este centro, por lo que tenía importancia que fueran estudiantes de establecimientos municipales o particular subvencionados. Sin embargo, el proyecto se trasladó desde la atención primaria de salud a la educación municipal a través del Colegio Alonkura, que es un centro laboral para estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, ubicado en la Población Leonor Mascayano.

La Directora del centro es la Kinesióloga Tamara Rojas, quien por cierto no tiene especialización alguna en educación y pasó de dirigir la atención de niños con problemas psicomotores, a adolescentes con Necesidades Educativas Especiales, muchos de ellos, con carácter permanente. El centro es un proyecto conjunto de Rojas con el suspendido Director del DAEM Talcahuano, Pedro Soto Gaete.

“Por el artículo 87 que es el que a ellos les rige, este programa no podía estar ahí en las dependencias de Alonkura, así lo entendió también el Alcalde” informó Mireya Gallardo. La Concejal señala que al centro se le cambió el nombre por “innovación pedagógica para niños con necesidades educativas especiales” pero sigue funcionando bajo la misma modalidad y conducido por la misma Kinesióloga.

El centro está en el ojo del Huracán pues estaría sobre interviniendo a los y las estudiantes al trabajar con los mismos alumnos con los que se trabaja en los Proyectos de Integración Escolar de cada establecimiento. Un alumno que está con Jornada Escolar Completa sale a las 4 de la tarde, después de las 4 se queda con un profesor especialista si sus dificultades son transitorias para recibir refuerzo pedagógico. ¿A qué hora los atiende el centro? Y ¿Cuántos alumnos se atienden si ya fueron intervenidos en las escuelas?. Profesores señalan que quizás la idea no es mala porque a lo mejor podrían haber muchos especialistas que no se tienen en las escuelas -por ejemplo, psiquiatra o neurólogo infantil-. Sin embargo, el centro cuenta con los mismos profesionales que ya hay en los establecimientos municipales: educadores diferenciales, fonoaudiólogos, psicólogos educacionales.

¿Para qué entonces, invertir 150 millones de pesos en el centro?.

Cabe agregar que la sobreintervención puede provocar muchas veces un daño, en vez de un beneficio a las y los estudiantes.

El diagnóstico de la situación es compartido por la Concejal Gallardo que apunta también a que el programa ha interrumpido los procesos educativos en las escuelas, sacando a los niños de los colegios al centro, siendo realizado por otros profesionales con las mismas especialidades, haciendo las mismas intervenciones que hacen los equipos de Integración Escolar al interior de los recintos. “Yo pedí todos los informes de todos los colegios para que me digan quienes se atienden, porque ella decía que atendían 150 niños. Me llegaron de los 34 colegios que no atiende más de 16 niños, todo esto entre comillas, porque no quiere decir que todos fueron” cuestiona la edil.

El proyecto se arrastra desde la administración de Soto Gaete y según se ha informado, la Kinesióloga Tamara Rojas tendría contrato desde marzo de este año hasta diciembre próximo, lo que es desmentido por Gallardo que asevera que la profesional tiene contrato desde octubre del 2017 y que, si bien termina en diciembre, su programa será implementado -pese a todas las críticas- el próximo año por la DIDECO del puerto.

Por resumen.cl

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *