Reanudan campaña Pro Moratoria de Transgénicos en Chile

La Red de Acción en Plaguicidas (RAPAL-Chile) reanudó esta semana su campaña para una Moratoria a los Transgénicos, en defensa de la semilla nativa y de un Chile libre de Plaguicidas. Para esto están invitando a toda la ciudadanía a presionar a los parlamentarios para que no aprueben el proyecto de Ley que envio el gobierno al Parlamento y que permite el uso y comercialización en nuestro país de vegetales modificados genéticamente-

El plazo para que la Comisión de Agricultura del Senado vote las indicaciones sustitutivas enviadas por el Presidente Piñera, a este proyecto, y que permiten los transgénicos, es el próximo 4 de abril.

El proyecto de Obtentores Vegetales aún no está en tabla en el Senado pero es previsible que su trámite siga un camino similar al de la moción de bioseguridad (transgénicos).  Estamos en un momento crítico para incidir en esta política pública.

Rapal, está invitando a la ciudadanía a que envie una carta a los parlamentarios, en la que se afirma que “desde el punto de vista sanitario, está comprobado que todos los cultivos transgénicos producen nuevas sustancias que en los seres humanos pueden causar alergias, toxicidad, alteraciones de las funciones celulares, y  daños en la salud de las comunidades vecinas a los cultivos, debido a las fumigaciones aéreas”.

“Los daños al ambiente son graves y muchos de ellos irreversibles, como la  contaminación genética -prácticamente incontrolable- de los cultivos naturales, sean convencionales u orgánicos, provocando la pérdida de cultivos tradicionales y especies autóctonas, y el cierre de mercados que priorizan por alimentos libres de transgénicos y plaguicidas. Este atentado contra la biodiversidad comprende, además, la desaparición de plantas e insectos benéficos, como las abejas. La contaminación genética se extiende al agua, a los suelos, a los alimentos y a las personas”.
_____________________________
Esta es la carta a los diputados y senadores para la completes y la envies. Activa tu protesta contra esta antidemocrática medida que atenta contra el medio ambiente, las economías locales y la soberanía alimentaria de las comunidades regionales.

Santiago (u otra ciudad), (día) de (mes) de 2011.

Señor(a)…

Senador(a) de la República por la Región…

Señor(a)….

Diputado(a) del Distrito…

Estimado señor(a):

Junto con saludarle, quiero expresar a nombre de la organización que represento (y/o como ciudadano) mi profunda preocupación por dos iniciativas legislativas que se están tramitando en el Parlamento con el objetivo de legalizar los cultivos de organismos genéticamente modificados (transgénicos) destinados al mercado interno. Como usted debe saber, hasta ahora en Chile sólo están permitidos los cultivos transgénicos para la producción de semillas de exportación.

Las propuestas legislativas en cuestión son la Moción de Bioseguridad sobre Vegetales Genéticamente Modificados o “ley de transgénicos” (Boletín Nº 4690-01), a la cual el gobierno del Presidente Piñera envió indicaciones sustitutivas con urgencia, y el proyecto sobre Derechos de Obtentores Vegetales, o “ley de patente de la semilla nativa” (Boletín  Nº 6355-01).  Ambas iniciativas se contraponen con el deber del gobierno chileno de proteger a la población de riesgos y daños, de acuerdo con el principio de precaución.

Las indicaciones sustitutivas a la Moción de Bioseguridad enviadas al Senado en marzo de 2011 fueron elaboradas con el propósito de acelerar el trámite que permita la introducción definitiva de transgénicos, y no recogen ninguna de las objeciones fundadas presentadas por organizaciones campesinas, de productores, sociales y ambientales. Están hechas a la medida de las corporaciones transnacionales agroquímicas y de la biotecnología tales como Monsanto, Syngenta, Dupont/Pioneer junto a sus socios chilenos de la Asociación Nacional de Productores de Semillas ANPROS. Erik von Baer, activo lobbyista pro transgénicos es padre de la vocera de gobierno Ena von Baer, y miembro del directorio de la citada entidad.

Al contrario de lo que afirma el gobierno avalado por el senador Alberto Espina y el diputado Ramón Barros respecto de la supuesta inocuidad de los transgénicos y la inexistencia de investigaciones sobre sus impactos negativos, actualmente se dispone de reputados estudios científicos y de suficiente documentación sobre experiencias realizadas en otros países, que demuestran en forma creciente que los cultivos transgénicos no sólo implican riesgos para la salud humana y el medio ambiente, sino que también profundizan problemas socioeconómicos, como el desempleo, la expulsión de pequeños y medianos campesinos de sus tierras.

Desde el punto de vista sanitario, está comprobado que todos los cultivos transgénicos producen nuevas sustancias que en los seres humanos pueden causar alergias, toxicidad, alteraciones de las funciones celulares, y  daños en la salud de las comunidades vecinas a los cultivos, debido a las fumigaciones aéreas.

Los daños al ambiente son graves y muchos de ellos irreversibles, como la  contaminación genética -prácticamente incontrolable- de los cultivos naturales, sean convencionales u orgánicos, provocando la pérdida de cultivos tradicionales y especies autóctonas, y el cierre de mercados que priorizan por alimentos libres de transgénicos y plaguicidas. Este atentado contra la biodiversidad comprende, además, la desaparición de plantas e insectos benéficos, como las abejas. La contaminación genética se extiende al agua, a los suelos, a los alimentos y a las personas.

Además, los cultivos transgénicos con plaguicidas incorporados en sus genes para hacerlos resistentes a determinadas plagas –comoBT, el Bacillus thuringiensis– contribuyen al desarrollo de súper malezas y súper insectos que obligan a usar mayor cantidad de plaguicidas. Esas intensivas fumigaciones han generado poderosos movimientos de defensa de las comunidades en Argentina y Paraguay.

Si usted, senador(a) (o) diputado(a)….., apoya los proyectos de ley mencionados estará atentando contra la biodiversidad y la salud de las personas. Al mismo tiempo, estará contribuyendo a consolidar el control corporativo de las transnacionales agrobiotecnológicas sobre el sistema agroalimentario de nuestra patria. Por eso, y por todas las razones expuestas, lo(a) llamamos a rechazar con su voto el proyecto de ley que el gobierno pretende aprobar en forma “express” para introducir de cultivos transgénicos en nuestro país.

Lo saluda atentamente,

(firma)

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *