Radios comunitarias, democracia y desarrollo

George Gao entrevista a MARCELO SOLERVICENS, secretario general de Amarc /IPS

En 1983, los productores de radio popular, alternativa y educativa se dieron cita en Montreal para definir un nuevo género: la radio comunitaria. Esos diálogos condujeron a la formación de la agrupación que ahora las reúne en el mundo.

Este tipo de emisora extiende la esfera pública a los ciudadanos comunes, reduciendo la distancia entre quienes hablan y quienes escuchan, sostiene Marcelo Solervicens, secretario general de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc).

Mediante esta plataforma orientada a brindar servicios, la radio comunitaria ha empoderado a una gran cantidad de personas que la ejercen, desde agricultores de aldeas rurales hasta estudiantes universitarios y sindicalistas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y entidades de la sociedad civil utilizan la radio comunitaria con fines de desarrollo, brindando información a los cultivadores que enfrentan el cambio climático, informando a las poblaciones particularmente amenazadas por el VIH/sida, y organizando a comunidades libres del cólera en Haití, ejemplificó.

IPS dialogó con Solervicens previo al Día Mundial de la Radio, que se celebró el 13 de febrero.

IPS: Con todas las plataformas de comunicación que existen en el mundo actual, ¿qué es lo que vuelve única a la radio y por qué no ha perdido vigencia con el paso del tiempo?

MS: El elemento clave de la radio es que es el medio más accesible. Los cálculos (muestran) que alrededor de 97 por ciento de las personas la usan.

Aunque actualmente hay un debate sobre lo que se da en llamar la convergencia de los diferentes medios, pienso que la radio se destaca a la hora de dar voz.

La radio (crea) un tipo único de relación entre el orador y los escuchas. Eso es muy importante.

IPS: ¿Cuáles la filosofía que hay detrás de la radio comunitaria? ¿En qué modo se diferencia de, digamos, la comercial o la pública?

MS: La radio comunitaria se originó en la necesidad de que las personas se expresaran en los ámbitos locales o incluso nacionales, pero desde sus propias perspectivas.

Crea un sector específico que es diferente de la radio comercial y la pública, y completa el paisaje saludable de medios. Saludable en el sentido de que lo completa con ideas que proceden de las propias personas, de sus perspectivas… y eso puede ser diverso, dado que responde a la diversidad que existe al interior de las comunidades.

Detrás de la radio comunitaria existe la idea de extender la esfera pública a los ciudadanos comunes, para que puedan manifestar sus opiniones. En ese aspecto, se vuelve un medio específico, totalmente diferente de los otros.

Pienso que este “ethos” de la radio comunitaria es lo que hace que (la gente) se apasione tanto por ella en todo el mundo, y esto se ha expandido… porque está arraigado en la naturaleza humana, el factor de ser capaz de hablar en la esfera pública.

Desde esta perspectiva, la radio comunitaria refleja los niveles de democracia en una comunidad.

IPS: ¿Qué rol desempeña la radio comunitaria en el desarrollo? ¿Cómo han usado entidades como la ONU a ese tipo de emisoras en todos los continentes para promover el desarrollo?

MS: Hay estudios que (subrayan) el rol de la radio comunitaria la hora de informar, y también de organizar la lucha contra el VIH/sida… y esto ha sido reconocido por la ONU.

Amarc ha trabajado mucho tiempo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a fin de que los productores locales pudieran usar la radio para informarse (sobre) las crisis de los cultivos, la temperatura y las condiciones meteorológicas, y cómo confrontar mejor (otros) desafíos (vinculados) al cambio climático.

Destaco, con la ONU, el impacto de la radio comunitaria en el manejo de la seguridad. Tuvimos una experiencia (productiva) en este sentido en Haití, luego del terremoto, en el combate al cólera, brindando información sobre cómo afrontar este tipo de problemas…

Así que las radios comunitarias de todo el mundo están disponibles cuando se produce una catástrofe, para que la población local se informe.

Si consideramos el desarrollo como un tipo de trabajo complejo e integrado, la radio comunitaria es reconocida como un componente clave para lograr objetivos de desarrollo en cada área, principalmente como un modo de transmitir hechos.

Hay personas a las que les resulta muy difícil confrontar los desafíos del desarrollo cuando no tienen información. Pienso que la radio comunitaria ayuda a mostrar eso.

IPS: Háblenos sobre la Red Internacional de Mujeres y la Política de Género para la Radio Comunitaria, ambas de Amarc.

MS: Amarc creó en 1992 la Red Internacional de Mujeres con el objetivo clave de no solo garantizar que las mujeres tuvieran un lugar en la radio comunitaria sino también de desarrollar una estrategia de programación de género para ese tipo de emisoras, que contribuyera a eliminar los estereotipos.

IPS: ¿Qué desafíos se plantean en el mundo que impiden que las radios comunitarias alcancen todo su potencial?

MS: Hay dificultades prácticas y desafíos a causa de la naturaleza de los medios (como capacitar a participantes en radios comunitarias), pero los desafíos clave que analizamos en la evaluación mundial que hicimos en 2006-2007 son los (relativos a) la legislación.

Actualmente, la radio comunitaria existe en más de 120 países, pero su grado de reconocimiento (varía) de un lugar a otro. En algunos lugares, esas emisoras tienen que trabajar con (las mismas) legislaciones (que rigen a las radios) privadas y deben pagar sumas similares a las comerciales.

En otros lugares, tienen una sostenibilidad limitada, porque no pueden tener publicidad o desarrollar modelos de economía social, porque esto no está reconocido en un sector específico de la legislación.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *