Radiodifusión comunitaria indígena desafío de libertad de expresión en Centro América

La iniciativa de Radios Comunitarias Indígenas en sus territorios no es solo la preservación de sus conocimientos ancestrales, como la influencia de la “Abuela Luna”, para que las mujeres nazcan en Cuarto Creciente, y los hombres en Luna Llena.

Estos pueblos originarios esperan también la inclusión social, que les permita obtener mayores oportunidades para su desarrollo social y económico, temas que serán planteados en el “Primer Encuentro Centroamericano de Radios Comunitarias Indígenas”, entre el 15 al 18 de enero, en Narganá o Yandup, Comarca Guna Yala, archipiélago al noroeste de Panamá donde habita la etnia Kuna.

Óscar Pérez, presidente de la Fundación de la Comunicación para el Desarrollo, afirmó que el congreso es un esfuerzo regional promovido por diferentes organizaciones que trabajan en Centroamérica para fortalecer la radio comunitaria.

– ¿Qué expectativas tienen de este primer encuentro de Radios Comunitarias Indígenas?

Esto se ha venido acariciando y soñando desde hace unos años por diferentes organizaciones en Centroamérica, entre ellas: la Fundación Comunicándonos aquí en El Salvador, AMARC Centroamérica y también, Cultural Survival, un programa que apoya al desarrollo de radios comunitarias indígenas en los pueblos del mundo. Del congreso es la idea que se encuentren directores y directoras de radios comunitarias que se declaran indígenas. La idea es generar un espacio para que estos directoras y directores puedan diagnosticar la situación que atraviesan las radios comunitarias indígenas; porque hay que decir… que no todas las radios comunitarias son indígenas y no todas las radios indígenas son comunitarias. Habrá directores de Guatemala, Belice, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

-¿El Salvador participará?

Porque deje al final a El Salvador… bueno en el país no hay radios comunitarias indígenas, pero lo que si logramos fue invitar a una organización que tiene mucho interés en trabajar para instalar medios comunitarios indígenas.

Es la Asociación para el Rescate de la Cultura Ancestral (ARCA) que trabajan fundamentalmente, en la zona de Sonsonate y ellos son miembros del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS) son los que siempre han manifestado interés de conseguir frecuencias de radio y televisión.

La idea es diagnosticar la situación y definir un plan de incidencia, trabajo y acción para la reforma o modificación los marcos jurídicos o leyes de telecomunicaciones que no permiten precisamente, que estas radios comunitarias indígenas tengan su legalidad.

– ¿Cuáles son los casos más emblemáticos?

El caso de Guatemala… ahí han criminalizado hacer radio comunitaria y los están capturando por parte del Ministerio Público y esto por la presión de la Cámara de Radio y Televisión Comercial de Guatemala, contra los comunitarios. La Cámara se opone a cualquier intento de reformar la Ley de Telecomunicaciones en Guatemala y garantizar así, que no existan ni radios públicas, ni comunitarias, solamente la radio comercial, este capítulo se parece un poco al nuestro, en donde ASDER no quiere reconocer a las radios comunitarias.

– ¿Cómo hacen radio comunitaria indígena en Guatemala?

Es un grupo de radios comunitarias indígenas que utilizan lo que llaman “Frecuencia Libre”, que no están autorizadas, entonces, el Ministerio Público, a través, de la Policía, las ubican, entran a la radio, capturan a los colegas y confiscan los equipos; tenemos gente que se encuentra esperando un juicio por hacer radio comunitaria y lo más grave que las condenas pueden ser entre 8 a 15 años.

Entonces, el encuentro va a servir fundamentalmente, para trabajar en conjunto en la articulación de esfuerzos para modificar esos marcos jurídicos que no permiten el funcionamiento de radios comunitarias indígenas.

– ¿Por qué los marcos jurídicos no están acordes en estos Estados que se denominan Democráticos?

Es una articulación regional en función de una política definida de parte de los empresarios de radios comerciales, porque los hemos escuchado en diferentes ambientes donde se han presentado y que atenta contra cualquier estándar internacional de derechos humanos.

En Guatemala no existe un reconocimiento de las radios comunitarias, ni en El Salvador, solo predominan las radios comerciales, y por tanto cualquier intento de reforma a la Ley de Telecomunicaciones para que existan los tres sectores: comerciales, público y comunitarios son obstruidas por élites de las radios y televisión, en Guatemala se llama “Cámara de Radio y televisión, y en El Salvador sería ASDER .

Recordemos, en El Salvador en 1995 fueron cerradas las estaciones de radio y acusadas de subversivas, luego se desarrolló toda una lucha para legitimar las radios comunitarias, aunque solo se logró que el Estado no las persiguiera; pero no han legislado y tenemos un vacío y la presión es de ASDER para que no se reconozca a los tres sectores que hacemos comunicación en el país.

En Nicaragua si existe una ley más amigable que permite la legalización de aquellas radios que se declaran comunitarias dentro de la reglamentación, no obstante, esto no significa, que no necesite una ley de telecomunicaciones para reconocer a las radios comunitarias. En el caso de Costa Rica no existe un reconocimiento de los tres sectores que hacemos radio y televisión comunitaria pero, lo que existe es un reconocimiento de “radios culturales” que es otro concepto. Honduras es un caso muy particular por las presiones nacionales e internacionales del Golpe de Estado (Mel Zelaya ) y la Comisión de la Verdad que mandó a democratizar el espectro radioeléctrico pero el Estado no pasó este decreto para el cuerpo legislativo para su reforma, entonces, solicitud de democratizar el espectro radioeléctrico está incumplido, como mandó la Comisión de la Verdad.

– ¿Cómo está Panamá?

En Panamá la legislación es muy distinta a Centroamérica, ahí se clasifican a las radios y televisoras como tipo “A” y “B”. En donde la “A” son de las mejores frecuencias y comerciales y las tipo B, son las que no tienen ánimo de lucro, de las ong´s, o sea, como una segunda categoría.

El próximo año comienza la batalla legal para transformar la Ley de Telecomunicaciones de Panamá que tiene como ente regulador a la ASEP (Autoridad Nacional de los Servicios Públicos) que sería el equivalente de la SIGET en el país, pero dentro del concepto de “Mercado Grande – Estado Chico”, tenemos que hacer un esfuerzo para iniciar un espacio cooperación entre las radios comunitarias indígenas.

– ¿Mercado Grande… Estado Chico y débil socialmente?

Claro, así es porque les interesa más que exista el “comercio de la salud, la electricidad, la energía eléctrica” …en este congreso serán 40 personas entre esas, se encuentran 35 entre directores y directoras de radios indígenas y los representantes de las diferentes organizaciones que apoyamos este esfuerzo de las radios comunitarias indígenas.

– ¿Cuál es el trasfondo de negar su participación, competencia comercial o la circulación de información?

Es una articulación en función de una política definida de parte de las radios comerciales, porque los hemos escuchado en diferentes ambientes donde se han presentado y quien los representa es AIR (Asociación Internacional de Radiodifusores) donde ciertamente participan los grandes oligopolios de América Latina y el mundo, estamos hablando desde Estados Unidos hasta Argentina… el Grupo Clarín de Argentina, hablamos de México, con Televisa y TV Azteca, aquí TCS y ASDER .

La falta de legislación de telecomunicaciones democráticas y falta de reconocimiento de las radios comunitarias e indígenas atenta contra cualquier estándar internacional de derechos humanos. Y es, la lucha que daremos, que vamos a discutir y debatir en el Primer Congreso… son temas para articular, para hacer incidencia, para seguir transformando esas leyes de comunicación en función de las frecuencias de radio brindadas a los pueblos originarios que hacen radio.

Fuente: Diario Co Latino

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *