Quillón podría perder hasta el 80% de su producción de cerezas

produce cerezaLas lluvias, el fuerte viento y las continuas oscilaciones térmicas; que se han dado durante el año, han provocado que -incluso- algunos fruticultores hayan perdido la totalidad de su producción. La crisis es tan grande que los productores han decidido pedir ayuda al Gobierno.
Preocupación, tristeza y resignación son sólo algunas de las emociones que embargan a los productores de cereza de Quillón, tras un año agrícola para el olvido. Precisamente, porque se encuentran en plena temporada de cosecha y lo que están entregando los árboles es poco y nada.

Hasta ahora las pérdidas en el Valle del Sol se han calculado en un 70%. No obstante, éstas podrían llegar al 80%, luego de obtener el catastro completo de los más de 250 fruticultores de la zona. Cientos de hectáreas de plantaciones han visto mermada su producción, principalmente, por el mal tiempo que ha azotado la Región este año.

“Hemos observado en terreno con los agricultores una pérdida importante de cerezas que va en aumento. El daño que produjeron las lluvias, por períodos muy extensos, y las altas temperaturas, impidieron la formación de frutos y posterior a ello, las flores también se enfermaron. El daño es muy alto en algunos casos, sobre todo, para los agricultores que subsisten de la producción de cerezas”, informó la encargada técnica de Prodesal Quillón, Regina Merino.
Una solución en bloque

Cerca de una cincuentena de productores cereceros se reunieron en la Municipalidad de Quillón para manifestar su problemática y buscar una solución en bloque. Asimismo y teniendo como mediadores a los encargados técnicos de Prodesal, redactaron un petitorio que será entregado al seremi de Agricultura, Rodrigo García, en una visita que éste hará a la zona, durante la próxima semana.

Los puntos principales de la solicitud pasan por la entrega de un bono de subsistencia y un proyecto productivo que les ayude a superar la crisis. “Queremos lograr un acuerdo entre los productores y el Gobierno. La idea es que todos quedemos conformes y podamos seguir trabajando a través de ingresos que nos permitan generar la producción de otros productos y subsistir de aquí en adelante”, indicó Nadia Rodríguez, dirigenta de los cereceros.

Oziel Bello es fruticultor del sector Queime, una de las zonas de mayor producción de cerezas en la comuna. Su desconcierto fue total al darse cuenta de que ninguno de sus 600 árboles dio siquiera un fruto para cosechar. “Yo lo perdí todo, me fui a pique con todo, más porque el costo de producción fue de más de $3 millones. Ahora me pregunto cómo lo voy a hacer para reponer esa plata, con niños en la escuela y hay que comer todo el año. No sé de qué voy a vivir, porque vivimos con la esperanza de la cereza”.

Otro de los productores afectados fue Patricio Mora del sector La Quebrada, quien acostumbraba, en temporada normal, cosechar más de 12 toneladas de la fruta. Sin embargo, para este año calcula tendrá que conformarse -si tiene suerte- con dos mil kilos. “Aquí queda a la vista que no hay cerezas, se cayeron con las lluvias, las bajas temperaturas y ahí queda la pérdida; el gasto en abono, químicos y lavado. Más encima no sabemos cómo irán a estar los precios de compra, o sea, no sabemos si ganaremos algo los que podemos, al menos, cosechar algo”, señaló.

Quillón es la principal productora de cerezas de la Región del Biobío, alcanzando un promedio anual que se acerca a las 3 mil toneladas. No obstante, los expertos creen que para este 2015 sólo llegarían a los 500.000 kilos cosechados, una cifra a la que se suma también la baja calidad de los frutos, a raíz de los factores climáticos que afectaron su crecimiento.
escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *