Psicóloga e investigadora académica a senadora Van Rysselberghe: “¡Por favor déjeme hacer mi trabajo!”

cambiosexoLa senadora Jacqueline Van Rysselberghe dijo en una entrevista a CNN que “las personas que opten a un cambio de sexo no se convierten en hombres o mujeres, porque eso está en el ADN” y que “quienes opten a un cambio legal de sexo, no podrán contraer matrimonio”, siendo que introdujo estas indicaciones al proyecto de Ley de Identidad de Género junto a Manuel Ossandón.
En febrero de este año, la misma senadora dijo públicamente la siguiente desafortunada frase: “¿Qué culpa tiene un niño de tener padres homosexuales?”, añadiendo que los hijos de homosexuales y lesbianas sufrirían una enorme discriminación en la escuela. Estas declaraciones abrieron el debate público y lo que es más preocupante, la duda en la ciudadanía sobre si estas aseveraciones son o no ciertas.

Como profesional especialista en diversidades sexuales y género, al ver estas declaraciones en televisión, di a conocer lo que han encontrado los estudios las instituciones científicas en algunos medios de comunicación: los hijos de personas homosexuales tienen un desarrollo normal y sin diferencias con los demás niños y no son mayormente discriminados en la escuela, siendo que la Asociación Americana de Psicología y la ONU, han realizado un llamado a los gobiernos a promover la inclusión social de las personas LGBT y a realizar planes en las escuelas para prevenir el bulliyng escolar, con grupos de apoyo entre pares y consejería ¡Me parecería excelente que nuestras autoridades lanzaran planes de integración en las escuelas y prevención del bulliyng, en vez de emitir estas desafortunadas declaraciones! (ver mis aclaraciones en CNN sobre los errados dichos de la senadora Rysselberghe)

¿Cada vez que la señora Rysselberghe diga alguna declaración en contra del matrimonio homosexual y ahora contra la ley de identidad de género, tendremos que salir los profesionales expertos en la materia a aclarar a la población que sus dichos no son tal? , ¿No será más responsable que la senadora se asesore correctamente antes de emitir declaraciones públicas que crean desinformación masificada en la población?

Van Rysselberghe es senadora, por lo tanto, habla desde un lugar de poder y la gente que la escucha, le cree, como si sus aseveraciones fueran verdades desde el momento en que las emite… porque es senadora de la República ¡Esto me parece peligrosísimo!. Es cosa de ver como las personas homofóbicas o con claros problemas internos que los hacen discriminar a un grupo de la población, en este caso homosexuales y transexuales, ven reforzadas sus creencias. Hay que tener mucho cuidado con lo que habla, senadora, porque sus palabras crean y acrecientan creencias en la población.

Invito a la senadora a revisar los archivos de la ONU y de la Asociación Americana de Psicología. Es más, hasta me junto con ella y le explico todo lo que se sobre homosexualidad y transexualidad. No lo digo en tono irónico. Por favor no se malentienda. Lo digo en serio, porque no quiero más crímenes de odio en este país. No quiero que más jóvenes homosexuales y transexuales se quiten la vida por bullying de sus compañeros a causa de su orientación sexual o identidad de género (el problema es de tal magnitud, que existen fundaciones como “Todo Mejora”, que nacen para frenar esta tasa de suicidio, la segunda a nivel mundial).

Senadora. Le cuento que hace varios años trabajo con pacientes transexuales, íntersex, transgénero y homosexuales y además, me dedico a la investigación científica del tema (uno de mis estudios sobre transexualidad, publicado en la revista de Psicología de la Universidad de Chile). En mi consulta veo las consecuencias de discursos como los de la senadora Van Rysselberghe: personas que se odian a sí mismos, son rechazados por su familia, tienen graves problemas de auto estima y de aceptación personal y esconden su orientación sexual (¿se imagina esconder su sexualidad, Senadora?), viviendo su homosexualidad en forma clandestina, exponiéndose a graves peligros. He visto intentos de suicidio y he tenido pacientes transexuales con los que estaba logrando gran avance, hasta que un grupo neonazi los atacó y fallecieron. Personas maravillosas y valiosas, que merecen el mismo trato y los mismos derechos que usted o yo.

También, he visto cómo los padres (heterosexuales) de mis pacientes, cuando son invitados a sesión, no tienen recelo alguno en decir frente a su hijo “es que yo quiero que sea normal” o “bueno, que sea gay pero de la puerta para fuera. No quiero que me traiga gallos a la casa”, mientras veo el rostro de mis pacientes con tristeza, escuchar ese discurso de sus propios padres.

Con respecto a las personas transexuales, tengo pacientes que se prostituyen, senadora, porque los políticos de este país no les permiten cambiar su sexo legalmente en su cédula de identidad y así obtener trabajo… no les queda más que prostituirse y exponerse a constantes peligros. Esos políticos a los que me refiero, con en su mayoría de su grupo político, la UDI. No olvidemos a Lavín, también UDI, que tuvo como idea darles curso de peluquería y costura a mis pacientes. Resultó que se quedaron con una veintena de diplomas en sus manos…. Y nadie aún los contrata, porque no quedan en ningún trabajo al momento de mostrar su cédula de identidad.

Por último, quisiera aclararle que el ADN no es masculino ni femenino. Las hormonas no son masculinas o femeninas, ya que estos conceptos son culturales y no biológicos. Esta definición existe desde hace más de seis décadas por lo que su aseveración no corresponde. De hecho, las personas transexuales son hombres o mujeres desde antes de someterse a una operación de cambio de sexo. Puede usted informarse sobre esto en la gran cantidad de estudios sobre género existentes. En nuestro país, tenemos grandes investigadores e investigadoras del tema. En la misma Universidad de Chile, existe un centro de estudios de género funcionando hace años. Puede usted leer sus investigaciones en internet.

El que las personas transexuales se casen o no se casen, me parece que no es asunto ni de los parlamentarios, ni mío, sino que estrictamente de quienes se casan. No comprendo la obsesión de la UDI con el tema del matrimonio. Tampoco entiendo por qué no leen las recomendaciones de instituciones internacionales de derechos humanos, como la misma ONU o la recomendación de la Asociación Americana de Psicología: “se insta a los diferentes países a no restringir los derechos civiles ni de familia de las personas LGBT, porque causan sufrimiento y estrés en estas personas”. Esto lo sabemos nosotros, quienes atendemos personas LGBT y vemos en nuestras consultas el sufrimiento de la gente por creencias como las suyas.

¡Por favor senadora, permítame hacer mi trabajo!. Permítame ayudar a las personas LGBT a reparar el daño que la sociedad les ha hecho. No continúe emitiendo declaraciones desafortunadas que influyen y hieren a mis pacientes.

Por Janet Noseda Gutiérrez vitrinasur.cl

Psicóloga. Especialista en diversidades sexuales y género.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *