Primer condenado por daño ambiental en Chile

La condena emitida por el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago ordena a Patricio Larenas a reparar el medio ambiente que sufrió los perjuicios de las obras  de extracción de áridos que desarrollaba en la ribera del río Duqueco un afluente del río Biobío que atraviesa las comunas de Quilleco, Santa Barbara y Los Angeles en la región del Biobío.

Larenas fue demandado por el Consejo de Defensa del Estado por los efectos que provocaron las faenas de extracción de áridos en el cauce y los terrenos aledaños al río Duqueco. El empresario también incurrió en otras faltas, como la realización de actividades de extracción sin la autorización de la Dirección Regional de Aguas ni de la Municipalidad de Quilleco, quienes al darse cuenta de esta irregularidad, ordenaron la paralización inmediata de las faenas en octubre del año 2011. Un año después, los mismos funcionarios públicos se percataron que las obras aun continuaban en el río.

El fallo del Tribunal Ambiental obligará a Larenas a restaurar el medio ambiente a su estado original, lo que significa restablecer todos los componentes afectados por las faenas ilegales en el río Duqueco. Esto es, su cauce, trazado, profundidades y el hábitat de la flora y fauna que sufrió los daños de la faena.

Si bien esta condena se transforma en el primer antecedente relevante que tiene nuestro país en materia de justicia medioambiental, las medidas impuestas en el fallo están lejos de poder restaurar el daño provocado al ecosistema del río Duqueco. Una medida contundente en lo jurídico pero que en la práctica muy poco efectiva, sobre todo cuando el deterioro ya fue hecho.

Ecocidios como este hay muchos y en todos los niveles. A gran escala podríamos hacer el símil con proyecto aurífero Pascua Lama, que destruyó glaciares es sus faenas de exploración, contaminó fuentes de agua, violó los derechos de la comunidad diaguita, entre otros graves daños que siempre contaron con reparación económica pero no ambiental, pues el daño contra los ecosistemas es irreparable.

En Chile las empresas se han acostumbrado a contaminar y destruir sistemáticamente la Naturaleza, ofreciendo a cambio de la aniquilación del medio ambiente medidas paliativas económicas. Mientras no se consagre en nuestro ordenamiento jurídico a la Tierra como un sujeto de derechos continuará la lógica de que nuestro territorio sea de norte a sur, una zona de sacrificio.

Fuente: El Reverde

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *