Postulación a fondos de cultura: Ni tan simple ni tan transparente

Por Yéssica Almonacid, Presidenta Regional Aysén de ANFUCULTURA y Secretaria  General Directorio Regional Aysén de la ANEF

El Ministro de Cultura anunció durante el año pasado y los primeros meses de este año, la llamada “profesionalización” del FONDART, la que se materializaría mediante la postulación exclusivamente digital, es decir solo a través de Internet.

Esta medida evidentemente discriminatoria, pues deja fuera a miles de gestores, artistas y cultores que no tienen acceso a Internet, especialmente de lugares apartados y de regiones, se comenzó a aplicar en septiembre de 2011.

Mediante una millonaria campaña publicitaria en medios escritos de circulación nacional se prometió simplicidad y transparencia en la nueva modalidad de postulación a las distintas líneas del FONDART ahora llamado Fondos de Cultura.

El resultado ha sido un desastre, son miles los reclamos de postulantes de todo el país que se acumulan en las oficinas de atención a los usuarios. Se han producido cambios en el sistema sobre la marcha y salvo el cambio de nombre lo que se ofrece hoy es mucho peor que lo que había. Este fracaso en la implementación es tan evidente que, cualquier observador perspicaz habrá notado, que no se ha dicho una palabra en la prensa respecto a este lanzamiento, guardando las autoridades sospechoso silencio.

El desvarío fundacional de la administración actual, encabezada por un mesiánico Ministro de Cultura, está afectando transversalmente a los actores artísticos y culturales de nuestro país. El énfasis obsesivo en la promoción de las llamadas industrias culturales ha deteriorado los avances en otras áreas de desarrollo artístico cultural que se habían logrado en los últimos años, especialmente este abandono se expresa en las regiones donde la improvisación y ausencia progresiva de la participación ciudadana se está haciendo dramática.

La instalación de la nueva modalidad de postulación a los fondos concursables es el reflejo de la ignorancia de la nuevas autoridades que asumieron la conducción del país en marzo de 2010, no conocen las expresiones más auténticas de nuestra cultura que se expresa en cada localidad, no tienen idea de los perfiles diversos de quienes han presentado por años sus proyectos artísticos culturales a los distintos financiamientos que ofrece el Estado. Los recortes a los fondos de emprendimientos culturales como Matucana 100 o Balmaceda 1215 son reflejo de esto, coronada con el retiro del 50% de los fondos para el Consejo Nacional de Televisión que financia creaciones como los 80’, 31 minutos y los Archivos del Cardenal por citar las más conocidas.

Para las actuales autoridades la cultura se entiende como producto a vender, de allí la promoción de nuestro país como una locación para industria fílmica extranjera.

Si los agentes culturales, actores, creadores, gestores no adoptan una posición como sector pronto, no se darán ni cuenta cuando todo lo logrado tras largos años de lucha para lograr una institucionalidad que promoviera, protegiera y financiara nuestra cultura, se transforme en otra mercancía donde exclusivamente, como ocurre en educación, sea el lucro el que mande. La defensa de nuestra cultura, de nuestras expresiones artísticas es tarea fundamental de quienes forman parte de este sector que según el Ministro aporta el 1,6 del PIB, pero que sin embargo obtiene el 0.5 % del presupuesto propuesto para 2012.

 

Prensa ANFUCULTURA

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *