Policía chilena arresta y golpea a reportero gráfico Jorge Zúñiga

Jorge Zúñiga. En su brazo porta una manguilla identificatoria de su rol de Reportero Gráfico.

El viernes 14 de agosto recién pasado y por tercera vez en este año, fue detenido violentamente por la policía uniformada el reportero gráfico Jorge Zúñiga San Martín, presidente del Sindicato y Asociación de Reporteros Independientes, ARI. Su arresto se produjo cuando cubría una manifestación convocada por organizaciones mapuches y de derechos humanos en protesta por el asesinato a manos de un policía del comunero Jaime Facundo Mendoza Collío. Hecho ocurrido en la localidad sureña de Collipulli.

Nuestra organización repudia enérgicamente la persecución policial a este destacado profesional de las comunicaciones. Nuevamente Carabineros de Chile viola su derecho al libre ejercicio de la profesión, el derecho a la información, consagrado constitucionalmente y comete un delito al intentar justificar el arresto bajo el malicioso argumento que el reportero supuestamente “obstruía la acción policial”.

Los hechos

La manifestación de organizaciones mapuches y de derechos humanos se intentó efectuar en la plaza Los Héroes de la capital. Sin embargo fuerzas antimotines de Carabineros, procedieron a atacarla lanzando gases lacrimógenos a mujeres y jóvenes mapuches presentes en el lugar, arrestando en especial a estos últimos que portaban bastones de madera con los cuales realizan un juego ceremonial tradicional llamado Palín. En medio de estos incidentes, aproximadamente a los 19.10 horas, y cuando fotografiaba la violenta detención de una joven embarazada, tras advertirles a los policías el estado de esta persona, el reportero Jorge Zúñiga fue arrestado, subido a viva fuerza al vehículo celular Nº B259 donde fue golpeado en sus costillas y piernas.

Posteriormente se lo trasladó a la 3ª Comisaría de Santiago Centro donde se intentó formalizarlo por “obstrucción a la labor policial”, cargo que Zúñiga se negó a reconocer como pretendían los uniformados, siendo liberado 3 horas después.

En esta dependencia los policías recriminaron al reportero  la publicación en su blog http://trincheradelaimagen.blogspot.com de fotografías donde se muestra la cruda represión ejercida en contra comuneros mapuches, entre las cuales se puede observar a una de estas personas gravemente herida en sus piernas por proyectiles disparados por Carabineros.

Este hecho induce a pensar que la detención de Zúñiga fue premeditada, en represalia por la publicación de tales imágenes. A lo anterior se agrega la amenaza de arresto efectuada a viva voz por los antimotines, durante los incidentes del Viernes, en contra del Tesorero del Sindicato ARI, el periodista Marcos Rodríguez, lo que obligó a otros comunicadores presentes en el lugar a rodearlo para evitar que fuese arrestado.

Durante los incidentes cabe consignar además la deleznable acción de los operadores de un vehículo blindado que impactaron con un chorro de polvo químico irritante a Manuel Vergara, padre de los ejecutados políticos Rafael, Eduardo y Pablo Vergara Toledo. Esta persona, de avanzada edad, quedó prácticamente cubierta por el polvo químico y debió ser asistida de emergencia por transeúntes y profesionales de la prensa visto el evidente peligro para su salud.

Estos hechos lejos de ayudar a controlar el orden público, enardecieron los ánimos y provocaron mayores incidentes aún, entre ellos el ataque a una patrullera policial.

Hacemos notar a las autoridades responsables del orden público, el evidente descontrol de las tropas antimotines de Carabineros de Chile evidenciado en el arresto a profesionales de la prensa y de numerosos manifestantes que fueron violentamente tratados al interior de los vehículos celulares y luego el impedimento para visitar y constatar su situación por parte de abogados de derechos humanos, hecho verificado en las afueras de la 3ª Comisaría de Santiago Centro.

En Chile la vigencia de los derechos humanos y del estado de derecho no opera a bordo de los vehículos y dependencias de la policía, donde no pueden ser fiscalizados por la opinión pública. Peor aún, cuando se sienten avalados por las autoridades civiles, a raíz de los lamentables sucesos de Collipulli, agudizan la arbitrariedad y la violencia en su accionar como se pudo constatar el viernes 14 de agosto.

Directiva Sindicato Asociación de Reporteros Independientes, ARI

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *