Población La Legua

HERVI-LARAPor Hervi Lara Bravo

Santiago de Chile comprende a varios millones de habitantes.  De entre ellos, son muchos los que viven en las llamadas “poblaciones emblemáticas” por su organización y espíritu de lucha desplegada contra la dictadura militar-empresarial.  Entre las más conocidas se encuentran Villa Francia, La Victoria, Lo Hermida, La Pincoya y otras y, en forma destacada, figura La Legua.

La Legua posee identidad.   Sus pobladores no se han quedado solamente en la adquisición de vivienda, sino que además han continuado construyendo un espacio digno para vivir.  Su fama combativa le significó ser bombardeada desde el  aire tras el golpe de Estado de 1973 y seguir padeciendo el acoso militar y el “estigma” de pertenecer a la clase trabajadora y que, en estricto rigor, constituye dignidad.  Esta misma dignidad ha llevado a muchas personas a marcar presencia humanizadora.  Es el caso de  Anita Goossens, misionera de nacionalidad belga, que ha vivido 40 años en Chile, de los cuales 25 de estos los ha dedicado a la que denomina su “familia” de  La Legua y lo explicita diciendo: “me han regalado tantos testimonios de solidaridad impactante, de lucha heroica, de entrega generosa, de fe inquebrantable, de esperanza desconcertante”.

Sin embargo, La Legua ha sido condenada a través de la prensa escrita y, en especial, a través de la televisión, al ser catalogada como territorio reducido a violencia delictual, donde el narcotráfico sería  una constante de la que no habría escapatoria, pues tendría tomada a la población.

Surge la interrogante acerca del origen del narcotráfico en las poblaciones más combativas de Santiago.   Varios años antes de su partida, el teólogo Ronaldo Muñoz  lo denunció en una conferencia dada en la CEPAL: la droga era introducida en las poblaciones por agentes del Estado y, específicamente, por detectives de Investigaciones de Chile, hoy PDI.

Como resultado, La Legua ha permanecido sometida a un Plan de Intervención Estatal desde el año 2001 hasta hoy, bajo el argumento de poner freno al ascenso de la violencia, la delincuencia y el narcotráfico.  En  principio, el Estado actuaría en la educación, lo urbano y lo policial.  No obstante, la citada intervención se ha reducido a Carabineros de punto fijo, patrullas en las esquinas, reiterados operativos policiales que son publicitados como golpes al narcotráfico, detenciones arbitrarias en las calles que son justificadas por la “detención por sospecha” y “controles de identidad”, torturas, hostigamientos, allanamientos indebidos y asesinatos cometidos por policías.

En el año 2010, un grupo de profesionales jóvenes y pobladores de La Legua, fundaron el Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua, y que es presidido por el joven poblador, historiador y antropólogo Paulo Alvarez.

Uno de los objetivos centrales de dicho Comité ha sido contrarrestar los signos de violencia y de muerte ejercida por el Estado a través del Plan de Intervención Policial, desarrollando una serie de iniciativas que buscan denunciar las sistemáticas violaciones a los derechos humanos a que son sometidos los pobladores del lugar.  Es así como en mayo de 2013 pusieron en conocimiento del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) los abusos cometidos por las policías y la impunidad que rodea a estas prácticas.  También se han trazado lineamientos para trabajo conjunto en defensa de la violencia policial con la Clínica Jurídica de la Universidad Diego Portales, la que ha apoyado al Comité en la tramitación de causas.  Además de múltiples actividades detalladas en la Memoria Anual 2015 del Comité de  Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua, este  ha solicitado el apoyo del diputado Giorgio Jackson quien, el 1º de marzo de 2016 realizó una intervención en el hemiciclo de la Cámara de Diputados, haciendo público el envío de cuatro oficios a instituciones del Estado consultando por el Plan de Intervención Policial de la Población La Legua durante 15 años..  Las instituciones consultadas fueron Carabineros de Chile, Ministerio del Interior y Seguridad Pública, Subsecretaría de Prevención del Delito y Consejo para la Transparencia..

Paulo Alvarez afirma que sólo ha respondido la Subsecretaría de Prevención del Delito afirmando que “el Plan de Intervención no existía como tal, solamente era un nombre de fantasía para denominar un conjunto de estrategias y acciones que no responden a un plan concreto y específico”.

Vaya nuestro homenaje, respeto y apoyo a los jóvenes –arriesgados y generosos- que conforman el Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua que, de acuerdo a su Presidente, “solo con datos de 2010 en adelante, arroja más de setenta testimonios de diferentes atropellos a la vida por parte de la policía, cinco recursos de amparo, tres demandas de información sobre el Plan de Intervención por ley de Trasparencia, una audiencia-denuncia contra el Estado de Chile en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y una constante e irresistible admiración por aquellas y aquellos pobladores de La Legua que insisten en luchar, que insisten en amar”.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *