Piñera, a todo show

FUENTE: Página 12

Un obrero uruguayo avecindado en Copiapó reclama de viva voz en el último control de Carabineros a la entrada de la mina San José. A manera de homenaje, el hombre trotó desde la ciudad con la celeste puesta y una gran bandera de su país. “Aguante, Forlán”, le gritan algunos, y Alcides Peralta alega que el “Negro Piñera”, hermano del presidente de Chile, Sebastián, al cual se topó en la carretera, le prometió que lo dejarían entrar al yacimiento. “No pasas”, le reiteraron los oficiales de verde.

A esa hora, ajeno al férreo control en los accesos de los que algunos han llamado el reality show de los mineros, el mandatario chileno, que aterrizó a las 15.40 en el helipuerto construido en el campamento, se entrevistaba con el ministro de Minería, Laurence Golborne, y el jefe del operativo de rescate, André Sougarret, quienes explicaron al mandatario el procedimiento médico primario antes del traslado definitivo en helicóptero al hospital de Copiapó de los 33 mineros una vez en la superficie.

Tras ese encuentro entre los dos políticos que más réditos han sacado con este desastre –reflejado en el alza de popularidad en las encuestas y que está estrechamente relacionada con el rescate de los 33 mineros–, Piñera pidió información sobre el estado de salud física y psíquica de los mineros.

Luego de esa cita, Piñera, que llegaba para comandar la última parte de las tareas de socorro, etapa que –por cierto– atrae todas las miradas del mundo, atendió a la gran cantidad de prensa acreditada.

“Hoy siento una profunda emoción, que es la misma que sienten todos los chilenos, y también siento una tremenda alegría, porque los chilenos dijimos que no nos rendiríamos, y cumplimos que no dejaríamos de buscarlos y los encontramos. Hay que sacar lecciones de esto, igual que los mineros, que no son los mismos que antes del derrumbe. Hemos aprendido la fuerza de la unidad, la fuerza de la esperanza, nos han dado una lección que se aprende sólo con la experiencia de vida”, sostuvo Piñera.

El presidente también aclaró que el famoso papel “Estamos vivos en el refugio los 33”, que probó que estaban con vida los trabajadores, está guardado en Santiago y que anda con una copia en el bolsillo.

“Me quedaré todo el tiempo que sea necesario para asegurarnos de que las labores de rescate se están desarrollando bien”, dijo y aseguró que “sé que el mundo entero va a compartir la alegría de estos 33 mineros y de los 17 millones de chilenos que tendremos una noche que no vamos a olvidar jamás”.

A metros de ahí, su hermano, cantante, se paseaba de riguroso negro y a pleno sol por el campamento, abrazado con el payaso Rolly, uno de los símbolos de la mina. Esto no cayó muy bien en los familiares, cansados ya del acoso periodístico y de la sobreexposición a los que se han enfrentado.

“No sé a qué llegó el hermano del presidente, creerá que esto es un circo. Ninguno de los dos se quiere perder el show en que se ha trasformado esto”, dijo molesta Jesica, cuñada de uno de los mineros atrapados.

Si bien el reconocimiento al proceso de rescate ha sido unánime tanto en Chile como en el exterior, las críticas a la excesiva prensa dispensada al hecho, como algunas apariciones de Sebastián Piñera, cuyos detractores le han enrostrado que ha hecho un uso político a la tragedia, no han parado.

De hecho se ha especulado, sin haber información oficial, que procesos del rescate fueron adelantados o atrasados para que el presidente lograra estar presente. Cabe recordar que con anterioridad, las fechas del rescate habían sido fijadas para después del 15 de octubre, lo que coincidiría con un viaje que Piñera tiene previsto hacer a Europa.

Los ministros se han preocupado por descartar esta situación, pero mucha gente lo sigue sosteniendo. Con todo, lo que es innegable es que el tema de los 33 mineros bajó el perfil y la cobertura al conflicto mapuche y a la discusión del royalty a la minería (impuesto que pagan las grandes empresas), ambos asuntos de gran importancia en Chile, uno por el reconocimiento a los pueblos originarios y el otro, por la cantidad de recursos que quedan en el país, tras la explotación de su suelo por grandes transnacionales.

Ya entrada la tarde, el uruguayo logró entrar al campamento, pero un bus con bolivianos sufría el mismo problema. “Sólo queremos acompañar a nuestro hermano y al presidente Morales”, gritaban, pensando que Evo llegaría ayer a la mina; no obstante, el propio mandatario aclaró que arribaría hoy a primera hora.

En ese sentido, Morales aseguró que su intención es volver a su país junto con su compatriota Carlos Mamani y su familia. “Si los médicos recomiendan, lo recogemos”, dijo Morales, que recordó además que su gobierno hace gestiones para garantizarle trabajo y vivienda a la familia de Mamani. “Vamos a cumplir como gobierno, porque es muy dramática la situación del hermano y compañero Mamani”, agregó sobre el minero boliviano.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *