Organizaciones de Talcahuano piden que el proyecto Octopus sea rechazado

escrito por TBB

Hasta las oficinas del Servicio de Evaluación Ambiental, en Concepción, llegaron representantes de varias organizaciones ambientales y ciudadanas de Talcahuano para entregar sus observaciones al proyecto terminal marítimo Octopus LNG, que se quiere instalar en la Bahía de Concepción. Todas apuntan a que la iniciativa sea rechazada.

El eje central de las observaciones presentadas es el Humedal Rocuant- Andalién, que señalan no ha sido debidamente considerado en el estudio de impacto ambiental de Octopus.

Es lo que hace presente la ONG AUMEN, según lo que detalla su director, Rodrigo López.
“Todas estas organizaciones venimos trabajando por varios años en la protección del Humedal Rocuant-Andalién, lo cual ha generado una mesa de trabajo bajo el paraguas de la seremi de medio ambiente  y  estamos  impulsando una propuesta fuerte para generar una protección de santuario. Creemos que es importante protegerlo y eso se confronta con este proyecto, que  no se hace cargo del impacto sobre un área que sabemos relevante y que minimiza”, recalca López.

Asimismo, critica la débil línea base que presenta el estudio de impacto ambiental, lo cual, a juicio de Rodrigo López, no “permite evaluar los impactos significativos al ambiente y tampoco se hace cargo tomando medidas de mitigación o compensación que corresponden. Creemos que esto es significativo porque hay órganos del estado que evalúan el proyecto que han dicho que la línea base no les entrega los elementos para evaluar. Nosotros creemo que un proyecto así no puede ser evaluado y al menos debe retirarlo y la autoridad rechazarlo”, recalcó.

López, comentó también, que en el EIA de Octopus se utiliza información antigua y hay una pobre revisión bibliográfica. “No se entrevistó a los actores que están trabajando en el humedal hace tiempo ni se reconoce esta labor. Consideramos también que no se puede medir por separado, porque el humedal Rocuant Andalién funciona con el sistema marino, está integrado y eso tampoco se considera”.

A su vez, Jaccia Adriazola, representante de la Agrupación Comunitaria y Ecológica Playa Isla de los Reyes Rocuant, ratificó las críticas a lo que consideran “inconsistencias del estudio de impacto ambiental, donde hay aspectos que no fueron tomados en cuenta”. Es lo que pasó con el Humedal Rocuant-Andalién –agrega- que no fue considerado en su importante función en caso de un tsunami, por ejemplo, al actuar como amortiguación. Tampoco se tomó en cuenta la importancia de este ecosistema como un sitio reconocido internacionalmente para la conservación de aves migratorias.

“Tampoco se considera el impacto paisajístico del lugar, los impactos en el medio marino, la riqueza arqueológica y, en definitiva, el impacto que tendrá este megaproyecto en un ecosistema integrado como es el humedal Rocuant-Andalién”, aseveró.

En tanto, Gabriel Frías, presidente del Comité Vida Chile,  que reúne a varias agrupaciones del centro de Talcahuano, comentó que ven con preocupación el impacto negativo que tendrá el proyecto en el Humedal Rocuant-Andalién como un especio para las aves migratorias. “Aquí se va a producir un impacto grande y el humedal será dañado a largo plazo. Por eso la negativa de la comunidad”, aseveró.

También presentó sus observaciones María Eugenia Rodríguez, por la Agrupación Reiki, quien expresó su inquietud por el impacto sicológico que generan estas iniciativas en las personas.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *