Organizaciones de mujeres rechazan actuar de Ministerio Público en el juicio de Karina Sepúlveda

DECLARACIÓN PÚBLICA

Todos los fiscales que han representado al Ministerio Público en este Juicio – Patricio Vergara, Erika Maira y Rodrigo Chinchón- han revictimizado a Karina Sepúlveda, al no reconocer su calidad de víctima de violencia doméstica, en particular el carácter de la violencia que padeció: grave, sistemática y en todas sus formas, obstruyendo una investigación acuciosa y específica en lo que respecta a la violencia doméstica, impidiéndole acceder a la Justicia que ella se merece.

Reprochamos tajantemente el alegato de clausura de este juicio, el que develó la indiferencia frente a la grave situación de violencia física, sexual y sicológica sistemática que vivió Karina durante 18 años, calificándola como “lesiones leves” que no dan cuenta de una situación que la pusiera en riesgo dado que “Karina consintió desde un principio en la relación de violencia intrafamiliar”, señalando que ella voluntariamente se alejó de las redes de apoyo y contención, llegando incluso a afirmar que Karina no se encontraba desprotegida porque tenía un amigo (a quien Fiscalía trató de presentar como amante de Karina, sin lograrlo dado que no existe antecedente alguno que permita concluir aquello).

El actuar del Ministerio Público denota una ignorancia y falta de comprensión absoluta respecto de lo que significa la violencia en contra de la mujer y un desconocimiento total de las obligaciones internacionales que incumben al Estado de Chile en esta materia, que dada su ratificación de diversos instrumentos internacionales de protección y promoción de los derechos humanos –en particular sobre derechos humanos de las mujeres contenidos en la Convención de Belem do Pará y de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación en contra de la mujer, CEDAW- el Estado de Chile tiene la obligación de prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de discriminación y de violencia en contra de la mujer, obligaciones que incumplió en el caso de Karina y que ahora la fiscalía pretende además condenarla penalmente por haberse defendido frente al riesgo vital permanente en que se encontraba ella y sus hijos.

Los fiscales reconocen expresamente que Karina fue víctima de violencia durante 18 años. Sin embargo, desconocen el carácter de la violencia y sostiene además que esta se da en un contexto de amor, de dependencia afectiva, llegando a indicar la fiscal que “Karina ya no sentía la “dulzura” de la violencia y por eso lo mato”, relativizando el carácter político que tiene la violencia contra las mujeres: es un abuso de poder sostenido de los hombres hacia las mujeres, con único fin de someterlas, incluso hasta la muerte. Por otro lado trasladan la responsabilidad que les cabe como Estado prevenir y sancionar la violencia que viven las mujeres por parte de los hombres.

Finalmente, con el actuar de fiscalía el Estado de Chile arriesga una demanda internacional por el trato discriminatorio contra Karina en su actuar y por no cumplir la exigencia de la Convención Belem Do Pará en “abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar porque las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad con esta obligación”.

¡Estaremos atentas, alertas y vigilantes en la lectura del veredicto!

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *