Organizaciones de mujeres exigen que Karina Sepúlveda sea reconocida como víctima de violencia de pareja

• Después de 18 años de violencia física, psicológica, sexual y económica reiterada por parte de su pareja, el 17 de octubre de 2011 Karina Sepúlveda, de 34 años, le disparó a su conviviente ocasionándole la muerte.

• Karina ha estado más de un año recluida en la Cárcel de San Miguel mientras dura la investigación que la lleva al Juicio oral, que se está desarrollando en el Tribunal Oral en Lo Penal de Puente Alto.

En el inicio del juicio oral contra Karina Sepúlveda por haber dado muerte a su pareja luego de 18 años de sufrir violencia física, psicológica, sexual y económica reiterada, el Observatorio de Género y Equidad y la Corporación Humanas exigen que el Estado chileno reconozca que Karina fue víctima de violencia de pareja (en todas sus formas, sistemática y grave), que sea reparada como tal y tenga el acceso a la justicia que le corresponde.

Karina Sepúlveda Cisternas (34) fue víctima de violencia contra la mujer por parte de su pareja y padre de sus tres hijos de 17, 13 y 4 años durante 18 años, tiempo en el que sufrió golpes, amenazas de muerte, fracturas, agresiones sexuales e incluso intentos de electrocución.

Las 64 cicatrices visibles en las piernas, muslos, brazos, espalda y en su rostro dan cuenta de las sesiones de maltrato habitual a las cuales era sometida Karina, que incluso llegaban a azotes de su cabeza contra la pared estando embarazada.

El miedo a las amenazas de su pareja de matarla, quitarle a los hijos, incluso matar a su papá, incidieron en que Karina jamás lo haya denunciado, sin embargo sí lo hicieron sus vecinos y su madre.

Más de un año privada de libertad lleva Karina desde la mañana en que mató a su pareja y ella misma llamó a Carabineros para informar lo sucedido y entregarse.

El proceso para llegar al juicio no ha estado exento de lo que muchas mujeres viven cuando denuncian a sus agresores: revictimización del Estado chileno -a través de funcionarios o agentes- a mujeres que han sido o están siendo
víctimas de violencia contra la mujer.

El Fiscal que lleva la causa ha negado recurrentemente que Karina fue víctima de violencia doméstica. Es decir, en su rol de persecutor del crimen cometido por Karina, viola el derecho de Karina a ser reconocida y reparada como
víctima de violencia y junto con ello el acceso a la justicia que le corresponde.

El Estado de Chile ha firmado y ratificado Convenciones internacionales que lo comprometen a garantizar un trato no discriminatorio contra las mujeres en su actuar. La Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) así lo indica.

Por otro lado, el Estado chileno a través de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Convención Belem Do Pará, debe garantizar en todas las chilenas, el “derecho al
reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos”. Asimismo, exige a los Estados “abstenerse de
cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar porque las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de conformidad con esta obligación”.

Por ello, el Observatorio de Género y Equidad y la Corporación Humanas exigen que el Estado chileno a través de sus agentes, reconozca que Karina fue víctima de violencia de pareja y que adopte las medidas necesarias para
actuar con la debida diligencia en un caso de estas características.-

Para más información ver:

• Campaña Pública del Observatorio de Género y Equidad y de la
Corporación Humanas: http://www.yoapoyo.cl/justiciaparakarina/

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *