Organizaciones de Coliumo y Cocholgue rechazan instalación de centros de engorda de salmones

salmoneras chileEl Servicio de Evaluación Ambiental puso término anticipado a evaluación de diez proyectos de centros de engorda de salmones en la región del Bío Bío por carecer d información relevante y esencial para el proceso. Organizaciones de algueras, buzos, pescadores y mariscadores de Coliumo y Cocholgue pidieron abrir proceso de participación ciudadana.
Llegaron hasta la oficina del Servicio de Evaluación Ambiental de la región del Bío Bío para solicitar al organismo que se abra el proceso de participación ambiental para los proyectos que buscan instalar centros de engorda de salmones en las localidades donde viven y realizan su actividad económica.

Representantes de organizaciones de buzos, mariscadoras, algueras, recolectoras de orilla y pescadores artesanales de Coliumo y Cocholgue conversaron con la directora subrogante del SA, Marcela Núñez, a quien entregaron su opinión sobre los proyectos de la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho, que sometió a evaluación ambiental 15 declaraciones de impacto ambiental para igual número de iniciativas a instalar en Coronel, Tomé, San Pedro de la Paz y Hualpén. Todas con las mismas características: 16 balsas circulares de 40 metros de diámetro y a 20 metros de profundidad y para producir un máximo de 4.600 toneladas de salmonídeos.

La principal preocupación quienes viven de la recolección de algas y mariscos y del cultivo en áreas de manejo, es la contaminación que originará un centro de engorda de salmones.

Leslie Moena, presidenta del Sindicato de buzos de Cocholgue, no vacila en afirmar que una salmonera en la zona donde habitan tendrá consecuencias muy negativas para su entorno y las actividades que desarrollan.

“Estos centros van a ser un peligro para la actividad que realizamos como pescadores artesanales, recolectores de orilla, y buzos mariscadores. Tenemos áreas de manejo donde cosechamos y vivimos del mar. Sabemos que un centro de cultivo de salmones nos va a afectar, por eso pedimos que se nos escuche”.

La directora de su organización, Marisol Espinoza agregó que cuentan con un área de manejo de 110 hectáreas y a solo 300 metros de ellas se instalaría un centro de engorda de salmones.

“En nuestra área de manejo tenemos todo: cholgas, locos, huiro piure, luga negra, chape y lapa. Vamos para los 30 años con esta área de manejo que tiene harta historia”.

Por lo mismo, no están dispuestos a que se instale una salmonera en el mar que les proporciona el sustento.

A su vez, Ana Garrido, presidenta del Sindicato de algueras, recolectoras de orilla y pescadores artesanales de Coliumo, también se muestra preocupada por estos proyectos: “Conocemos la historia de los salmones y sabemos que son muy depredadores y nosotros tenemos una bahía hermosa, libre de contaminación, algo que se verá afectado si se instala este centro”.

En su organización, hay 65 mujeres que se ganan el sustento en la recolección del pelillo y otras algas. Cuentan también con un área de manejo de 60 hectáreas, que se adjudicó un proyecto de repoblamiento de pelillo y también están a poco tiempo de iniciar la construcción de una planta.

“Esto es como un huracán que se nos viene encima y tenemos que luchar para que no se haga. Cuando un salmón se escapa de su centro de cultivo, es altamente peligroso y por eso estamos en contra de las salmoneras, causan daño ambiental. Y por eso vamos a luchar hasta el final”.

Guillermina Flores, presidenta del Sindicato de algueras y recolectoras de orilla, que reúne a una 100 mujeres, no titubea al sostener que “ los más afectados somos nosotros, lo bueno es que estamos unidos todos los sindicatos del borde costero y ojalá sigamos haciendo cosas, para evitar que se instalen estas salmoneras”.

Pero la lucha de estas organizaciones y sus representantes ya está logrando los primeros resultados.

De hecho de las 15 iniciativas en evaluación el SEA decidió poner término anticipado al proceso de evaluación ambiental de 10 de estos proyectos. En cuatro casos se pronunció el 5 de septiembre, mientras que en los otros cinco, lo hizo este diez de septiembre. Se trata de proyectos en Isla Santa María, Coronel, San Pedro de la Paz y Hualpén. Se mantenían en evaluación las iniciativas para Tomé y otras en Hualpén.

La razón esgrimida para el término anticipado de la evaluación es la misma para todos: “ falta información relevante y esencial, situación que hace imposible proseguir con la evaluación ambiental, siendo tal situación no susceptible de ser subsanada a través de Adenda que dé respuesta a una solicitud de aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones, toda vez que al no ser presentada en la DIA no es posible de aclarar, rectificar ni ampliar”.

escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *