ONGS INVITAN A DAR SEÑALES CLARAS EN MATERIA DE ÉTICA Y EQUIDAD

 Descarga versión radial

fuente: www.accionag.cl

-Este 11 de diciembre las más de 50 ONGs que integran la Asociación Chilena de ONG, ACCION, quisieron señalar al país y de manera voluntaria la necesidad de transparentar su accionar mediante la promulgación del Primer Código de Ética dirigido al sector.

-El Presidente de ACCION, Álvaro Ramis, indicó que esperaría que otros sectores empresariales y organizaciones del Estado hicieran lo mismo para configurar un país que practique un buen vivir en todos los ámbitos, que permita superar las injusticias y las inequidades.

Aludiendo al clima de desconfianza que ha surgido en el último tiempo respecto a las ONGs, Álvaro Ramis, Presidente de la Asociación Chilena de ONGs, ACCION, afirmó que esta situación “lejos de intimidar a las organizaciones, nos ayuda a valorar el rol de nuestra asociación y a reivindicar su labor”. Más aún, señaló que la necesidad de contar con un marco regulatorio para el sector permite transparentarlo, dándole al mismo tiempo mayor nitidez a los objetivos de las ONGs en el contexto en el que se desenvuelven.

Junto a ello, Ramis mostró preocupación porque en el país las iniciativas de reconocimiento y promoción de las ONGs “han avanzado con menor celeridad que los proyectos de regulación y control del sector. Por ejemplo, la dictación de la ley sobre registro de personas jurídicas receptoras de fondos públicos del año 2003 y las innumerables auditorías y fiscalizaciones a las que han sido sometidas las ONGs en el último tiempo”.

Indicó que la Ley de Participación Ciudadana, actualmente en tramitación en el Congreso, no está a la altura de un país “que aspira estar en la vanguardia mundial de financiamiento al desarrollo”. En su opinión, se requiere de la constitución de un fondo de fortalecimiento de las organizaciones de interés público, que debería constituirse en un órgano a agencia rectora de desarrollo y fortalecimiento de la sociedad civil.

A juicio de Ramis, este fondo debiera ser concebido legalmente como un organismo estatal, descentralizado administrativamente y territorialmente, con personalidad jurídica de derecho público, con patrimonio propio y que, a su vez, no esté expuesto a la contingencia política ni que sea fácilmente susceptible de instrumentalización.

El lanzamiento de este Código de ética se desarrolló en el marco de un panel de conversación con representantes de distintos sectores. María de los Ángeles Fernández, Directora de Chile 21, sñelaó que desde la transición hasta hoy es poco lo que se ha avanzado en materia de ética. “El sistema económico arrasó cual tsunami el resto de los sistemas sociales, instalándose un paradigma de convivencia individualista y egotista”, dijo.

Sin embargo, felicitó la iniciativa de lanzar un Código de Ética, siempre y cuando éste logre contagiar a otros sectores políticos de Chile y sensibilice a los electores para que desafíen a los actores políticos.

Por su parte, José Bengoa, antropólogo y ex Presidente de ACCION, señaló que el miedo es el gran culpable a que en nuestro país no exista participación ciudadana. “El miedo de la transición condujo a que se vetara a la participación. El Estado tomó miedo a la participación. Y eso se quedó hasta el día de hoy, traspasando este temor a las ONG. Junto a ello, las instituciones quedaron sin recursos autónomos y algunas debieron transformarse en ejecutoras de políticas del Estado. En este proceso nacen además dos tipos de organizaciones: las consultoras y el mundo de la beneficencia de las fundaciones”, dijo.

Planteó como desafío primordial de las ONGs el establecer claramente las fronteras entre ser una ONG de desarrollo o una consultora con fines de lucro.

El Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Federico Hunneus, representando las luchas que protagonizan los universitarios hoy, destacó que la ética que prevalece hoy es la de los precios. Por ello señaló como primordial el dejar de medir al país solo en términos materiales, destacando la condición espiritual de una nación, de anidar sueños y, sobretodo, la capacidad de la organización colectiva para exigir a las autoridades con el fin de descentralizar el poder.

¿Y el sueldo ético qué?

Muy bullado fue en su momento la conformación del Consejo para la Equidad Social, del cual Patricio Meller fue su Presidente. Sin embargo, la ciudadanía poco sabe de sus resultados y si realmente cambió en el algo esta discusión ética que comenzó con el planteamiento de un “sueldo justo” de parte de la Iglesia.

Meller comentó que una de las preocupaciones y planteamientos más relevantes del Consejo fue abocarse hacia los sectores más empobrecidos de los 9 deciles más bajos de la población con el fin de generar hacia ellos las propuestas para enfrentar la pobreza.

Patricio Meller junto a Gloria Laso, actriz y presentadora en el Seminario de Ética.
Esencialmente destacó que una de las propuestas de este Consejo fue la necesidad de relevar el sueldo familiar por sobre el individual. Es decir, la necesidad de abrirse a la idea de que en una familia pueden trabajar tanto los hijos como las mujeres, aportando al ingreso de las familias. ¿Cómo? Patricio Meller destacó como una salida interesante la posibilidad de la media jornada laboral, de tal forma de que- por ejemplo- las mujeres puedan conciliar su quehacer en la casa y aportar al ingreso familiar. Lo mismo con los jóvenes, quienes a su juicio también pueden trabajar para ayudar a cancelar sus estudios.

Sin embargo, destacó que en nuestro país existe una fuerte oposición a la media jornada, que a su juicio proviene fundamentalmente de los trabajadores contratados a jornada completa, los que piensan “van a perder su puesto de trabajo con el ingreso de los part time”, señaló. El tema de la flexibilidad laboral provocó debate entre las organizaciones porque en muchos casos agrava la precariedad laboral y la desprotección de los trabajadores.

Destacó en este aspecto como temas preocupantes la baja tasa laboral en Chile, sobretodo de las mujeres y la urgente necesidad de hacer más empleables a los chilenos en base a la capacitación. Sostuvo que en el país, se deberían capacitar al menos a 1 millón de empleados al año para que los 5 millones de trabajadores en Chile reciban perfeccionamiento cada cinco años con el fin de que “no queden obsoletos y fuera del mercado laboral”.

Respecto al financiamiento de las ONG en la actualidad y el que algunas se hayan transformado en ejecutoras de políticas del Estado, afirmó que en el caso de la Corporación de Estudios para Latino América (CIEPLAN), ONG de la cual forma parte del Comité Ejecutivo desde el año 1976, su “financiamiento siempre ha provenido de recursos desde afuera, porque hemos elaborado proyectos atractivos. Esto nos ha permitido tener autonomía e independencia de decir lo que pensamos. Jamás hemos recibido ningún peso del Estado chileno”, sentenció.

Si quiere saber más información respecto a los resultados del Consejo de la Equidad: www.trabajoyequidad.cl

Enlaces relacionados: Código de Ética

Presentan Código de Ética de ONG

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *