OCLACC celebra su aniversario

OCLACC

Este 17 de junio se celebra un aniversario más del inicio de un proceso de unidad de las organizaciones católicas de comunicación de América Latina (OCIC-AL, de cine; UCLAP, de prensa, y UNDA-AL, de radio), para dar vida a lo que hoy es la Organización Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, OCLACC.

En efecto, un 17 de junio de 1987, en el marco de las Asambleas Continentales de las tres organizaciones católicas de comunicación, efectuadas en Cumbayá, en las cercanías de Quito, se decidió trabajar unidas alrededor de un Plan Conjunto, resolución con la que inició un proceso de unidad que se consolidó en las Asambleas de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en 1998, en donde se acordó ponerle el nombre a la nueva organización como OCLACC, decisión que ratificada en la Asamblea Constitutiva de Curitiba, Brasil, en 2001.

Según relata Mons. Juan Luis Ysern en el documento de su autoría “Naturaleza de las Organizaciones Católicas de Comunicación en América Latina”, 1992, Quito, Ecuador, “En 1987 las tres Organizaciones Católicas de Comunicación: UCLAP, OCIC-AL y UNDA-AL, en su nivel continental de América Latina y el Caribe, acordaron realizar su labor complementándose dentro de un PLAN CONJUNTO”… decisión que fue evaluada en las asambleas continentales de las tres organizaciones de 1990, en las que se resolvió “continuar adelante manteniendo un plan conjunto…” (Ibid).

Tras la decisión, se fue organizando la estructura de una organización única, con un directorio colegiado integrado con representantes de las tres organizaciones y un Secretariado Conjunto.

El ex directivo de OCIC-AL, José Tavares de Barros, en la presentación del libro Nuevos Rostros para una comunicación Solidaria- Quito, 1994 (pág. 13), recuerda que “A partir de la integración de las tres organizaciones, el plan conjunto buscaba racionalizar esfuerzos y recursos humanos, técnicos y financieros de modo que se pueda contribuir eficazmente a la transformación de las comunicaciones para hacerlas más democráticas, pluralistas y en sí mismas evangelizadoras. En esta ocasión, algunos proyectos fueron aprobados, entre los cuales, la capacitación a distancia para la radio, y la difusión de un boletín común a las tres organizaciones, que más tarde habría de recibir el nombre de Arandú.

Por otro lado se acordó crear un secretariado conjunto en Quito, por dos razones principales: La primera por ser muy central la capital de Ecuador, además de tener la tradición de ubicar instituciones continentales como ALER y CIESPAL. La segunda razón era que el secretario de UNDA, Atilio Harttman ya manejaba desde Quito las actividades ejecutivas de su organización. Por todo eso, antes de finalizar 1987, las tres organizaciones ya estaban representadas en Quito y reunidas en un Secretariado Conjunto (SC): Sor María Tibaldo para OCIC-América Latina y el periodista Elson Faxina para UCLAP. El SC comenzaba entonces sus actividades como instancia ejecutiva del Plan Conjunto aprobado por las Asambleas y coordinado por los directivos de cada organización”.

Así, el proceso de unidad se fortalece y se ratifica en la Asamblea Continental de Curitiba, Brasil, en 2001, en donde se definen su compromiso y misión como una organización preocupada por impulsar procesos de “formación de Comunicadores fieles a su compromiso de fe en la construcción de la convivencia solidaria en América Latina y el Caribe”, y a mantener “una observación permanente de la realidad en el campo de la comunicación en América Latina y el Caribe en orden a descubrir los desafíos que se presentan para la misión de la Iglesia en el mundo”.

Adicionalmente, la OCLACC asumió el compromiso de elaborar “políticas en el ámbito de la comunicación para enfrentar los desafíos”, e “impulsar la planificación de la labor en el campo de la comunicación” y de manera especial la coordinación de actividades, “animación y servicio a las afiliadas”

Así, durante las Asambleas posteriores, realizadas en Santo Domingo, República Dominicana, en 2004; en Loja, Ecuador, en 2007, y en Porto Alegre, Brasil, en 2010, la OCLACC ha ratificado su compromiso y misión de contribuir “para la construcción de un mundo más solidarios y justo” desde todas las acciones, iniciativas y proyectos “iluminadas desde la fe en Cristo y en comunión con la Iglesia”.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *