OCLACC: 26 años promoviendo una Comunicación solidaria y democrática

(OCLACC-SignisALC)

El calendario nos recuerda una vez más que ha pasado otro año. Otro año de trabajo, de compromiso, de esfuerzo colectivo en la misión de promover una comunicación solidaria, humana, participativa y democrática en los distintos puntos cardinales de nuestra América Latina y El Caribe.

Este 17 de junio cumplimos ya 26 años de camino, como una organización que en 1987 decidió y fue capaz de unir en un solo proyecto los esfuerzos y esperanzas de las históricas Asociaciones regionales de comunicación católica, como la de Cine (OCIC-AL), de Radio y TV (UNDA-AL), y de prensa (UCLAP), en torno de una sola organización que abrazó a todas, y que dese entonces se ha preocupado por impulsar sus distintas líneas de acción, a través de la OCLACC.

Y así, ahora estamos celebrando un año más de ese compromiso, de esa misión que nos mueve desde hace varios años, de seguir siendo una familia de comunicadoras y comunicadores que buscamos, desde la comunicación, contribuir a la construcción de una sociedad más justa y fraterna.

Al celebrar este nuevo aniversario, renovamos también el compromiso de continuar acompañando a las y los profesionales de los medios y apoyando a los comunicadores católicos para ayudar a “transformar nuestras culturas a la luz del Evangelio promoviendo la dignidad humana, la justicia y la reconciliación”.

Nuestra historia

La historia de las organizaciones católicas de comunicación en América Latina y El Caribe va de la mano de la historia de las asociaciones mundiales de comunicación católicas, como la Unión Católica Internacional de Prensa, UCIP, fundada en 1927; la Organización Católica Internacional de Cine y del Audiovisual, y la Asociación Católica Internacional para la Radio, Televisión y Medios Afines, UNDA, fundadas en 1928.

En América Latina y El Caribe se organizaron también asociaciones regionales de estas tres organizaciones mundiales (OCIC, UCIP, y UNDA), que al igual que las matrices se empeñaron en “entregar su aporte en el campo de las comunicaciones, anunciando el Reino con toda su trascendencia y promoviendo la fraternidad solidaria con toda su fuerza” (Las organizaciones Internacionales Católicas para la Comunicación en América latina, Mons. Juan Luis Ysern, 1991)

Así, las tres organizaciones regionales que se preocupaban por acompañar a los comunicadores católicos según sus especializaciones: UNDA-AL, para la gente de radio, televisión y medios afines; OCIC-AL, para los productores o promotores del Cine; y, UCLAP, para los comunicadores de prensa escrita. Sin embargo, las tres organizaciones consideraron que “tienen de común ser un servicio para la comunicación en América Latina”, y que, sobre todo, “hay problemas y tareas que afectan igualmente a las tres organizaciones y pueden ser más fácilmente resueltos o llevados a cabo con la participación de las tres”, por lo que en 1987 las tres organizaciones realizan simultáneamente su Asamblea Continental en Quito (Cumbayá) y “decidieron elaborar un ‘PLAN CONJUNTO’ , que marcaría el inicio de lo que hoy es OCLACC. Esta parte de la historia se conserva en la publicación OCLACC “a modo de Federación”, elaborado por Mons. Juan Luis Ysern (2001).

¿Qué sucedió realmente el año 1987?

En 1986 el distrito de La Molina, en Lima, fue testigo de la reunión preparatoria de las Asambleas conjuntas de las tres organizaciones católicas de comunicación. Washington Uranga, presidente de UNDA y Fray Clarencio Neotti, presidente de UCLAP, prepararon dichas Asambleas, las mismas que se realizaron al año siguiente.

El 17 de junio de 1987, en la localidad de Cumbayá en Quito – Ecuador, las tres organizaciones acordaron en sus respectivas Asambleas, trabajar de manera conjunta y coordinada.

“A partir de la integración de las tres organizaciones, el plan conjunto buscaba racionalizar esfuerzos y recursos humanos, técnicos y financieros de modo que se pueda contribuir eficazmente a la transformación de las comunicaciones para hacerlas más democráticas, pluralistas y en sí mismas evangelizadoras”.

Así también “se acordó crear un secretariado conjunto en Quito, por dos razones principales: La primera por ser muy central la capital de Ecuador, además de tener la tradición de ubicar instituciones continentales como ALER y CIESPAL. La segunda razón era que el secretario de UNDA, Atilio Harttman ya manejaba desde Quito las actividades ejecutivas de su organización. Por todo eso, antes de finalizar 1987, las tres organizaciones ya estaban representadas en Quito y reunidas en un Secretariado Conjunto (SC): Sor María Tibaldo para OCIC-América Latina y el periodista Elson Faxina para UCLAP. El SC comenzaba entonces sus actividades como instancia ejecutiva del Plan Conjunto aprobado por las Asambleas y coordinado por los directivos de cada organización” (Tavares de Barros, JOSÉ – Nuevos Rostros para una comunicación Solidaria- Quito, 1994, pág 13).

Aunque el nombre de OCLACC, fue acordado recién en nuestras Asambleas de Santa Cruz de la Sierra – Bolivia (1998) y ratificado en nuestra Asamblea Constitutiva de Curitiba (2001), tomamos el 17 de Junio de 1987 como fecha inicial de este trabajo unitario orientado a generar un gran movimiento continental de comunicación solidaria inspirado en los valores enseñados por Jesús y por nuestra Iglesia.

Gracias por compartir esta alegría.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *