Nueva colusión de farmacias: De cabeza en contra de los trabajadores y de los enfermos

El día de ayer, Guido Girardi, quien es el actual presidente de la comisión de salud del senado, y a su vez el autor de la ley de fármacos; en compañía de Manuel Acevedo (de Farmacias Salcobrand) perteneciente a la Federación Nacional de Trabajadores de Farmacias, Sergio Rojas (de Farmacias Ahumada), John Maldonado (De Farmacias Cruz Verde) y Jessica Parrado (de Farmacias Knops), se reunieron con Cristián Melis, Director Nacional de la Inspección del Trabajo para pedir una sanción a las cadenas de farmacias por nueva colusión.

Esta vez no se trata de alzas concertadas de precios, como sucedió en 2008, sino del incumplimiento a la ley de fármacos por parte de las empresas farmacéuticas, las que incorporan, en las remuneraciones de sus vendedores, el pago de incentivos y “canelas”, lo que está absolutamente prohibido, ya que esto condiciona la venta de determinados productos para que los vendedores puedan recibir un sueldo digno a fin de mes.

Estas prácticas fueron develadas en el recién pasado mes de julio, gracias a los trabajadores de Farmacias Cruz Verde quienes dieron la alerta sobre sus precarias condiciones laborales que incluyen un sueldo base de 80.000 pesos y, la única forma que tienen de incrementar sus ingresos es a través de las comisiones que entrega la empresa por vender los productos en “oferta”.

¿Le gustaría agregar a su compra una caja de Migranol por 990?

Todos nos hemos visto en la necesidad de acudir a una farmacia y nos hemos encontrado con la pregunta de si queremos llevar algo extra. Cremas, dulces de propóleo o jalea real, remedios para el resfrío o para el dolor de cabeza se suman, según la temporada y mientras más caro es el medicamento, tanto mejor para la farmacia y para el vendedor. Sin embargo, si nos enfrentamos con la terrible realidad de los trabajadores, dan hasta ganas de comprar más medicamentos para ayudar.

Cansados de esta situación de sueldos de hambre y de tener que mentirles a los clientes, los trabajadores libraron una batalla que no tuvo cobertura en la prensa, ya que Farmacias Cruz Verde es un auspiciador de medios, en los que invierte millones de pesos por minuto televisivo para meterse en la cabeza de los “consumidores” de productos farmacéuticos (antiguamente llamados simplemente enfermos). Sumen eso por cada vez que pasan un avisaje al día y eso nuevamente por los 30 días del mes. Estamos hablando entonces de empresas que tienen presupuestos inmensos para poner en mejorar su imagen. ¿Cómo se explica entonces que los trabajadores se encuentren en situaciones laborales tan precarias si pueden permitirse estos gastos en publicidad? ¿Sólo se trata de un asunto de vender?

Demás está decir que la huelga de los trabajadores no tuvo cobertura en prensa, y no es de extrañarse ya que los canales y diarios no pueden castigar mediáticamente a un cliente tan generoso.

Es lamentable que los trabajadores, luego de sus movilizaciones, no consiguieron absolutamente nada. Digamos que, en definitiva, lo único que pudieron conservar fueron sus trabajos y la sentencia de que en los próximos 18 meses no pueden volver a manifestarse, todo esto de acuerdo a lo negociado con la empresa.

Afortunadamente, estas demandas han tenido recepción por parte del parlamentario Girardi y los sindicatos de las cadenas de farmacias se están uniendo para ejercer presión y conseguir una investigación que esclarezca esta situación que tanto desfavorece a los empleados como a la población que requiere de medicamentos, sin sobreprecios.

La reunión de ayer en la Dirección Nacional de la Inspección del Trabajo

En esta oportunidad, al salir de la reunión con el Director Nacional de la Inspección del Trabajo, el senador Girardi señaló lo siguiente: “Estamos haciendo una denuncia que nos parece muy dramática, porque enfrentamos empresas tramposas, ya que están dispuestas a hacer cualquier cosa para tener utilidades en desmedro de los pacientes y en desmedro de los trabajadores.

Mañana se verá en tribunales la querella que presenté en contra de estos delincuentes que aumentaron en un mil por ciento el valor de los medicamentos de los pacientes enfermos y pobres; y están formalizados.

Yo espero que sean condenados.

Lamentablemente, las sanciones para este tipo de casos son muy bajas, pero, por lo menos, están formalizados. Y presentamos la denuncia a la fiscalía nacional, que ustedes conocieron. Y, yo soy autor de una ley y esta fue hecha, justamente para impedir el abuso y el atropello de un régimen que es atentatorio de los derechos humanos de los trabajadores y de las personas.

Estas instituciones han violado los derechos de salud y los derechos humanos.”

Luego, cita la ley para dar cuenta de los puntos en los cuales está siendo violada. Lee específicamente los segmentos en los que se indica, claramente, que “No se debe intervenir la venta de los medicamentos. Ahí se explica lo que se entenderá por incentivo que es: Cualquier pago, regalo, servicio, beneficio económico entregado o realizado a la persona señalada en el inciso anterior (vendedores y dependientes), por parte de laboratorios farmacéuticos, droguerías, exportadoras, distribuidoras de medicamentos, establecimientos farmacéuticos en general o cualquiera que los represente.

Frente a esto señala: “Nosotros hicimos esta ley para impedir la trampa, para impedir acciones mafiosas, para impedir que estos trabajadores -para ganar dinero- estén obligados a defraudar a sus pacientes  y a mermar la capacidad económica de los mismos ya que, si un sujeto, necesita un medicamento A, se ven obligados a venderles el medicamento B, que es lo mismo, pero mucho más caro.”

Luego lee en voz alta un documento en donde se especifican las “canelas” y en este se señalan los montos de comisión que recibe cada trabajador de las farmacias por la venta de tal o cual medicamento. Comisiones que van de la mano y en aumento, de acuerdo al valor del medicamento.

Girardi también explicó que las empresas farmacéuticas mienten. Porque, como son tramposas, mienten. Y están coludidas. Yo estoy analizando presentar una nueva acción penal por colusión; porque me sorprende que las tres cadenas están haciendo exactamente lo mismo, con la misma fórmula, con los mismos planteamientos, dado que son instituciones distintas. Están haciendo la misma acción para violar la ley, donde señalan que se va a establecer un nuevo modelo de renta variable a la remuneración y dice: El nuevo modelo de renta variable  fue aprobado por la Dirección del Trabajo. Yo acabo de hablar con el Director de la Dirección del Trabajo y ha negado rotundamente que ellos estén avalando este procedimiento.

Aquí hay un problema de interpretación de la ley y le vamos a pedir al Ministerio de Salud que establezca la claridad de que esto está en el ámbito del código sanitario. Que se prohíbe cualquier tipo de incentivo, como ustedes leyeron en la ley.

Y estas empresas, por poderosas que sean,  van a tener que cumplir la ley… Este no es un país en donde va a imperar la ley de la jungla, en donde no existan los derechos humanos, los derechos de los ciudadanos. Quiéranlo o no, nosotros vamos a defender los derechos de los trabajadores, para que no se vean obligados a engañar pacientes. Porque no son “clientes”. Nadie va a la farmacia porque quiere. Y ellos están violando la política de la salud y los derechos humanos de la salud.

En los próximos días voy a presentar un proyecto de ley en donde se prohíba la integración vertical, porque las farmacias de estas cadenas, que son inescrupulosas, que son tramposas, no pueden ser dueñas de laboratorios o vice versa ya que se viola la transparencia y se generan dinámicas que son incestuosas entre empresas. Y como no están dispuestas, estas empresas, a convivir de manera transparente, entonces no podemos permitir situaciones que, lo único que hacen, es incentivar el abuso y el engaño.  Los médicos no podemos tener farmacias.  De la misma manera, no es aceptable que las farmacias tengan laboratorios o que los laboratorios tengan farmacias.”

Ante estas declaraciones y, tomado en consideración la invisibilización que hicieron los medios de prensa a estas problemáticas que expusieron los trabajadores de las farmacias en las huelgas realizadas anteriormente, le preguntamos al senador su opinión sobre el hecho de que estas cadenas sean auspiciadores de prensa y del hecho del poder de censura que tienen gracias a los recursos que se invierten en publicidad. Frente a esta intervención señaló que: Primeramente, necesitamos una mejor televisión pública, que no dependa del avisaje. Lamentablemente todos los contenidos de la televisión y todos los procesos de la televisión dependen de la publicidad y estas farmacias son grandes avisadores. Este es un tema más de fondo, pero yo quiero una televisión pública para mi país para que las noticias no tengan, nunca jamás ningún signo de dependencia de quienes los financian. Pero más allá de la televisión y de la publicidad, yo creo que esta es una responsabilidad de Estado. Nosotros hicimos una ley, con mucha dificultad y esa ley tuvo muchos problemas y muchos adversarios. Pero ya se aprobó y no debe ser decorativa.

Es de esperar entonces, que esta nueva evidencia de colusión de parte de las cadenas farmacéuticas sea sometida a una revisión exhaustiva de parte de las autoridades, que el MINSAL tome cartas en el asunto y que se haga efectivo eso de que se van a defender los derechos, tanto de los trabajadores, como de quienes requieran de medicamentos. Es necesario avanzar para que la salud en Chile sea un derecho y se abandonen tanto, estas prácticas abusivas de parte del empresariado como la miopía del Estado.

@AngelaBarraza

Angela Barraza Risso

Fuente: El Ciudadano

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *