Ni un paso atrás en la lucha por nuestro derecho a la Educación

marcha1-790x445El Mineduc hoy se encuentra secuestrado por operadores políticos del ala más conservadora de la Nueva Mayoría y del mundo educacional, y donde, además, su peso como institución es mínimo al lado de la influencia que tiene el Ministerio de Hacienda o la Secretaría General de la Presidencia (SEGPRES) de la mano de Nicolás Eyzaguirre.

El escenario en educación de los últimos días ha sido dinámico. Desde la errónea y perjudicial visita de Izquierda Autónoma al Ministerio de Educación (Mineduc), la presión del Partido Comunista (PC) y Revolución Democrática (RD) por incluir financiamiento en la reforma, e intentar con ello desempeorar una política que es claramente insuficiente, sumado a la salida de estos últimos (Miguel Crispi y Gonzalo Muñoz) del ministerio en conjunto con Francisco Martínez, son hechos que han marcado la agenda -pues los tibios y prácticamente nulos anuncios positivos de este 21 de mayo, son un chiste frente a la enorme crisis que vive la educación chilena-.

El pasado lunes, fueron anunciados los reemplazos para las recientes bajas del MINEDUC, donde vemos con principal preocupación el nombramiento como jefa de la División de Educación Superior (Divesup) de Alejandra Contreras, militante de la Democracia Cristiana (DC), quien ha defendido acérrimamente el sistema de créditos para el financiamiento, especialmente el Crédito con Aval del Estado (CAE), mecanismo que bien conocemos los estudiantes de Chile por sus problemas, además de ser ahora una opción obligada para quienes pierdan “gratuidad”.

El MINEDUC hoy se encuentra secuestrado por operadores políticos del ala más conservadora de la Nueva Mayoría y del mundo educacional, y donde, además, su peso como institución es mínimo al lado de la influencia que tiene el Ministerio de Hacienda o la Secretaría General de la Presidencia (SEGPRES) de la mano de Nicolás Eyzaguirre.

Desde nuestra perspectiva, pretender ver en el gobierno y en gestos de revitalización al sector más progresista, una salida al oscuro panorama que hoy enfrenta el Movimiento Estudiantil y la reforma estructural que defendemos, es tajantemente un error.

Seguimos convencidos y convencidas en la necesidad de generar cambios sustantivos, como lo hemos planteado durante todos estos años, pero nuestra fuerza no puede centrarse en el lobby con oficialismo y parlamentarios. La energía de este movimiento debe enfocarse necesariamente a la movilización, a generar amplitud en la lucha educacional y a dejar clara nuestra independencia política.

En esta misma línea, proponemos a la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECh) tres iniciativas para potenciar el Movimiento Social por la Educación en miras de volver a tener legitimidad y masividad suficiente para disputar una reforma estructural a la medida de lo que nuestra educación necesita:

Impulsar una Mesa Triestamental de Universidades, para avanzar en materia de propuestas que apunten a fortalecer la Educación Pública (con especial énfasis en las universidades estatales y la participación de sus comunidades) y tensionar a rectores a generar avances en la democratización interna de las instituciones.

Promover un Acuerdo Social Amplio con otros actores, donde la alianza prioritaria se oriente a la articulación con estudiantes secundarios -Colegios independientes, Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) y Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES)-, Colegio de Profesores y trabajadores de la educación.

Tomar la ofensiva en la movilización y generar ambiente de agitación de cara al ingreso del proyecto, esto en pos de diferenciarnos y plantear claramente que esta no es nuestra reforma.

Sólo así, estaremos en condiciones de convocar mayorías y poder articular un gran Movimiento Social por la Educación Pública.

Sin un salto cualitativo en estos aspectos, es imposible pensar en la posibilidad de una reforma que efectivamente se haga cargo del malestar de millones de chilenas y chilenos producto del neoliberalismo y el mercado.

Hoy, estudiantes secundarios y de universidades privadas están tomando la iniciativa con paros, jornadas de reflexión y movilización, ese es el camino prioritario. Nuestro objetivo, ante el inminente ingreso de la Reforma Educacional, es manifestar que estos no son los cambios sustantivos que aclamamos, que a pesar de mostrar nuestras propuestas como estudiantes y actores de la educación no se nos ha escuchado, y, que acá, no hay esfuerzos por fortalecer la Educación Pública, prohibir el lucro, construir de manera democrática y menos garantizar un derecho.

Por esto, decimos fuerte y claro: El tiempo de esperar al gobierno ya pasó. Estudiantes y trabajadores construiremos, con movilización y fuerza en las calles, una nueva educación para nuestro país.

Carlos Astudillo

Presidente Federación de Estudiantes Pedagógico (FEP)

Daniela Alfaro

Vocera Zonal Norte CONFECh – Presidenta Federación de Estudiantes Universidad de Atacama (FEUDA)

Felipe Pardo

Vocero Zonal Norte CONFECh – Presidente Federación de Estudiantes Universidad Arturo Prat Iquique (FEUNAP)

Tamara Muñoz

Presidenta Federación de Estudiantes Universidad de Antofagasta (FEUA)

Nicolás Berthet

Vocero Zonal Sur CONFECh – Vicepresidente Federación de Estudiantes Universidad Austral de Chile (FEUACh)

Paloma Jorrat

Vicepresidenta Federación de Estudiantes Pontificia Universidad Católica Valparaíso (FEPUCV)

Fuente: El Desconcierto 

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *