Mientras la Troika proyecta la CELAC, Piñera se reúne con Insulza

{link url="http://www.flickr.com/photos/8905911@N04/" target="_blank" rel="nofollow"}Foto: nicholasbimbo {/link}

Virginia Price / Mediapinta

Sorpresa causó el almuerzo fuera de agenda que el Presidente de la República, Sebastían Piñera sostuvo con el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, en el mismo horario de una importante reunión de ministros de RR.EE de la CELAC, superponiendo citas en el mismo horario de una reunión agendada desde hace meses. El ex Panzer, por su parte, restó importancia a la reunión de la CELAC, señalando que el organismo creado en 2010 “no es paralelo a nada” y que esxiste un “exceso” de cumbres y reuniones de cancilleres de este tipo en la región.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la “Troika” de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), grupo compuesto por Chile, quién ocupa la presidencia pro tempore; Venezuela, que asumió el cargo en 2011; y Cuba, que asumirá en 2013; para formar y dar estructura a la organización  se reunieron el 9 de enero en nuestro país para planear las actividades de este año, entre las que se encuentran la Cumbre de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, que reunirá en Chile a representantes de, al menos, 60 países.

La semilla de la CELAC fue puesta en 2008 en la primera cumbre de Latinoamérica y el Caribe realizada en Brasil. En 2010, durante la cumbre de Cancún – denominada de la “Unidad” y recordada por el regalo del libro “Las Venas Abierta de América Latina” por parte de Chávez a Obama – comienza a germinar y tomar forma la idea de esta nueva organización regional.  En 2011, en Caracas, se lanza de manera formal.

Entre los  acuerdos logrados en Cumbre de Caracas se cuentan la aprobación de documentos relacionados con la Defensa de la Democracia y el Orden Constitucional, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y el rechazo al prolongado bloqueo comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

Los postulados de la CELAC se sustentan en el fortalecimiento del proceso de integración e inclusión suramericana a nivel político, económico y social; junto con eso busca desarrollar un discurso común de la región sin los tutelajes impuestos a través de organismos internacionales. Al mismo tiempo, gestar posiciones comunes en torno a las Islas Malvinas, seguridad alimentaria y nutricional, especulación financiera y precios de los alimentos, así como el desarrollo de los países latinoamericanos. También sus objetivos están enfocados a los derechos humanos de los inmigrantes, solidaridad con Haití y una estrategia de seguridad para Centroamérica.

En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, sostuvo una reunión bilateral la mañana del lunes con sus homólogos de Cuba, Bruno Rodríguez, y  Venezuela, Nicolás Maduro, para intercambian apreciaciones respecto del proceso de desarrollo del organismo.

Moreno explicó a la prensa que pese a que existan diferencias ideológicas entre los gobiernos que integran la Troika, “los países podemos trabajar juntos y fortalecer la integración en temas como infraestructura, energía, educación y programas sociales (…) hay miles de cosas para beneficiarnos mutuamente”

De la misma manera, ratificó  los mayores esfuerzos del gobierno para trabajar en forma conjunta con sus pares de Cuba y Venezuela, al asumir el liderazgo del grupo durante este período y recordó lo dicho por el presidente Piñera al asumir la presidencia pro tempore en diciembre pasado: “No tenemos derecho a fracasar. Tenemos fuerza, ganas e inteligencia para avanzar en la unidad de nuestro continente que es fundamental”.

Sin embargo,  las palabras de Piñera parecen vacíos cuando en el mismo momento en que se realizaba la primera reunión de la Troika, el Primer Mandatario se reunía y almorzaba con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, en La Moneda. Cita no agendada previamente (de manera pública al menos) y que abrió una serie de interrogantes de su compromiso.

La hermética reunión,  se extendió por más de una hora y jamás se supo la razón de la visita del “Pánzer”, pero se sospecha que se habrían tratado las relaciones internacionales del país y lo que se viene en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, coincidiendo con la reunión de la CELAC en el mismo lugar. Una vez finalizada la cita, el ex ministro del Interior de la Concertación se retiró de la sede de Gobierno sin formular declaraciones.

Todo esto dentro del contexto de una conferencia de prensa en Washington, donde dijo que “la CELAC no es un organismo más, como la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas)”. Algo “parecido” a la CELAC ya existía en la ONU con el grupo latinoamericano y del Caribe, donde los países “toman decisiones  para actuar en conjunto”, dijo el Pánzer agregando que “no es un organismo, no es paralelo a nada”.

Además, agregó que “hay un exceso de cumbres (en el continente). La CELAC es una cumbre más o unas reuniones más”. Sin embargo, dijo que ojalá la CELAC ayudara a profundizar la democracia en América y que asumiera la Carta Democrática Interamericana, aprobada por los miembros de la OEA hace diez años, haciendo así, una clara alusión a los países de Cuba y Venezuela.

Son claras las motivaciones de Insulza. La OEA, y por ende la influencia estadounidense, han ido perdiendo fuerza en Latinoamérica, que a pesar de los desencuentros y diferencias históricas ha podido desarrollar fortalecer los lazos y establecer confianzas en el último decenio buscan construir su propio camino.

Los detractores al organismo, todos defensores férreos de la OEA y la influencia norteamericana, apuntan que éste forma parte del plan hegemónico de Chávez y su búsqueda por “tocarle la oreja a Estados Unidos”. Sin embargo, la CELAC no sería posible sin la acción decidida de potencias como Brasil o México, junto con el empuje del mismo Chávez o la proyección de Cristina, países que buscan bases de apoyo para sus planes de liderazgo internacional.

Con certeza podemos señalar que Insulza,  al que de “Panzer” solo le quedan un par de tuercas, vino a buscar explicaciones para el papel que Chile jugará en la CELAC y tratar de imponer las condiciones de la OEA. Habla, al mismo tiempo, de que Estados Unidos, tras años de guerra por el petróleo y crisis económicas,  ve como su patio trasero comienza tímidamente a soltar amarras y tomar sus propias decisiones.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

  1 comment for “Mientras la Troika proyecta la CELAC, Piñera se reúne con Insulza

  1. Antonio Gonzalez
    22 Enero 2012 at 21:27

    Insulza no pasa de ser un insulzo que no representa nada y lo que busca
    es asegurar su residencia en USA despsues del servicio en la OEA.
    Eso es de dominio publico en Miami.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *