Magallanes alza la voz

por Rafael Cheuquelaf*

Magallanes está paralizado y aislado del resto del país, por un movimiento social que ya muchos catalogan como el más importante acontecido en el país desde la llamada “Revolución Pingüina”. Tomando de sorpresa al Gobierno Central, esta movilización ha reunido distintos sectores políticos, económicos y sociales que no siempre han estado de acuerdo, pero que hoy se enfrentan a un desafío común: revertir la ya decretada Alza del Gas.

La demanda de la Región, articulada por la Asamblea Ciudadana de Magallanes (organización que agrupa a más de 30 entidades sindicales y gremiales), es dejar sin efecto un alza en el precio del gas de un 16, 8 %, que se traduciría en brusco encarecimiento de la vida en una zona que tiene un 30 %  más de carestía que en el resto de Chile, según cifras del Banco Mundial. En un territorio frío y aislado cuya única matriz energética es precisamente el gas, es ya un hecho que el alza implicará mayores costos en la electricidad, transporte, pan y diversos servicios. Consecuencias que el gobierno minimiza o directamente omite. Y lo que directamente ha callado es que han elegido, en una medida demencial e irresponsable socialmente hablando, empobrecer a los consumidores de gas antes de desarmar su gran proyecto;  la definitiva privatización de ENAP, empresa levantada por manos magallánicas y que hoy se ha convertido en una verdadero némesis de la economía de las familias de la región. Pretenden hacerlo agitando el fantasma de un futuro desabastecimiento. Resulta curioso el hecho de que se habla de 5 años más de producción y semanas antes el propio Ministro de Minería vino a inaugurar una línea de buses movidos a gas en Punta Arenas.

Resulta difícil transmitir con palabras las emociones que se han aflorado en estos días, una mezcla de rabia, entusiasmo, pena, alegría, entusiasmo y cautela gatilladas por los rápidos acontecimientos. Tras las tres primeras concentraciones, de carácter pacífico y transversal, la noche del pasado martes Punta Arenas se llenó de humo y fogatas. En gran mayoría las barricadas eran prendidas de manera espontánea por pobladores, la mayoría jóvenes, pero también con abundante presencia de personas mayores y niños. Un helicóptero coronaba con su sonido este panorama. Y entonces vino la noticia: una camioneta había atropellado a dos jóvenes y herido de gravedad a una niña de tres años, al atravesar una de las barricadas. Horas después, la especulación acerca de quien sería el autor inundó las redes sociales, circulando incluso la versión de que el autor sería miembro de Carabineros, lo que hasta el momento sería falso. Esto trajo en algunos el recuerdo del nunca aclarado atropello de uno de los autores intelectuales del llamado “Puntarenazo”, protesta desatada en 1984 en la Plaza de Armas de Punta Arenas frente al mismísimo Augusto Pinochet.

En este momento el movimiento enfrenta una gran ofensiva comunicacional de parte de los medios de comunicación de la capital, que entrega datos inexactos y tendenciosos que lamentablemente contribuyen a la ignorancia general que existe en el resto de Chile sobre la problemática planteada. Estas distorsiones informativas retroalimentan a las autoridades de Gobierno, que han repetido majaderamente conceptos como que los magallánicos pagan un promedio de 20 mil pesos mensuales por su consumo de gas frente a los 200 mil que pagarían los santiaguinos. Estas afirmaciones, absolutamente falsas, hacen parecer a los magallánicos como derrochadores y malcriados y han enardecido a muchas personas que ganan el sueldo mínimo y deben pagar cuentas que pueden superar los 60 mil pesos. Personas que dentro de sus casas miran por televisión las imágenes de un Chile Central 20 grados más caluroso y se preguntan porqué se castiga a los que “hacen Patria” en el último confín. Son personas que se han sentido defraudadas por un Presidente (por el cual muchos aquí votaron con ingenua esperanza) e insultadas por sus Ministros.

Pero al mismo tiempo hay que destacar la corriente de solidaridad de muchas personas de Santiago y otras regiones que han comprendido la situación usando su sentido común. Simplemente mirando las fotos que muestran la indumentaria de los magallánicos en pleno verano ya se dan cuenta de lo importante de la causa que están defendiendo. Y muchos ya ven esto como un ejemplo de organización para el resto de las Regiones frente al Centralismo que ha ahogado el desarrollo integral del país.

Esta movilización no ha sido fácil para nosotros. Todos hemos visto en mayor o menor medida alterada el curso de nuestras vidas cotidianas. Hemos visto también el lado oscuro de nuestra sociedad, con algunos actos vandálicos protagonizados por algunos jóvenes que no tienen idea de que se trata esto y del daño que hacen. Pero mientras escribo estas palabras hay otras personas, que soportando la lluvia están custodiando el bloqueo a la entrada de las ciudades magallánicas. Soportan el frío impulsados por una convicción, la de que merecemos un precio justo por un bien esencial para nuestra vida. Y de que el Gobierno de Chile ya no podrá ver a Magallanes como a una colonia. Después de un largo adormecimiento, la Sociedad Civil Chilena renace en estas tierras. Aquí ya alzamos la voz y esperamos que el resto del país lo haga. NO AL ALZA DEL GAS.

*Periodista e integrante de dúo LLUVIA ACIDA

Foto josehmax

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

  1 comment for “Magallanes alza la voz

  1. Ilich Galdamez
    15 Enero 2011 at 17:43

    ¿QUÉ DE COMÚN TIENEN HOY LOS PUEBLOS MAGALLÁNICOS CON LOS PUEBLOS DEL MAGREB TUNESINO?
    Mucho más de lo que se pueda creer. Vamos viendo…La historia nos enseña que lo que está sucediendo hoy en Túnez es lo mismo que ya sucedió en su momento en Venezuela con el Caracazo de principios de los años 90, en Bolivia para expulsar del país a García Meza, en Ecuador para poner término al gobierno ultraneoliberal de Lucio Gutiérrez, en Argentina, a principios de los 2000, que mandó al tacho de la basura a tres presidentes tan corruptos y pitiyanquis como Zari Ben Ali de Túnez…y lo que está pasando, a menor escala, en la provincia de Magallanes en el extremo sur chileno debemos considerarlo como parte del mismo fenómeno social.
    ¿Y cuál es el punto en común que ha motivado éstas rebeliones populares en tán disímiles lugares?: la aplicación de políticas antipopulares y neoliberales que hambreaban más y más a sus pueblos y favorecían más y más a las empresas privadas transnacionales….amén de que todos esos gobiernos eran obsecuentes del FMI y de Estados Unidos… No es menor el hecho que la misma situación que rebeló hoy al pueblo en Túnez, existe en Egipto y Argelia y otros lugares del planeta. La situación actual en el magreb africano responde a los mismos motivos que está generando la rebelión de la provincia más austral chilena y serán los mismos motivos que generarán más rebeliones a lo largo y ancho del mundo en la misma proporción en que más se le imponga a los pueblos el capitalismo desenfrenado y brutal…

    Aclaremos también que si no existe una fuerza popular de izquierda unida en la diversidad, que asuma la protesta y la rebelión, muchas veces espontánea, ésta desobediencia ciudadana puede derivar en cualquier cosa rara que no ayudará en nada al pueblo que protesta…desgraciadamente el pueblo tunesino no cuenta con una organización popular fuerte que asuma el momento historico que vive y pueda neutralizar a los militares, a la vieja clase política y a los fundamentalistas religiosos a que se adueñen de la situación….es muy posible que lo mismo suceda en la provincia patagónica chilena. Son los riesgos propios de las explosiones sociales que deben enseñarnos que nuestra tarea principal es, entonces, esforzarnos al máximo para que surja pronto esa fuerza social, como lo fué en su momento en Venezuela, Bolivia y Ecuador… pero esta fuerza social que surja debe ser autónoma e independiente de los añejos partidos de “izquierda” y sus prácticas mañosas para apoderarse y amañar a los movimientos de masas (los ejemplos de estas prácticas sobran en todo el mundo) …si estos quieren sumarse que sea obedeciendo la palabra de las mayorías.
    En el caso chileno, en particular, huelgan urgentemente nuevas ideas y prácticas en el movimiento popular…la historia así lo exige ya que los dirigentes actuales de esa izquierda aggiornatada y cupular han demostrado hasta el cansancio que no son los “hombres que alguna vez superarán este momento gris y oscuro” como lo dijera en su último discurso el compañero Allende.

    ¿Serán los acontecimientos sociales de verdadera rebeldía popular y ciudadana que se viven en este momento en la provincia austral de Magallanes en Chile, el punto de inflexión, el punto de quiebre que necesita ese país para dejar de ser, desde el golpe de estado de 1973 hasta hoy, país prisionero de neoliberalismo y la mediocridad, país yanacona y lejano de sus hermanos latinoamericanos? …ojalá sea por fin cierto. Por lo menos estos actos de rebeldía veraniega nos muestra que NO TODOS los chilenos miran festivales y sólo piensan en la playa de moda en estas fechas…ya es un avance positivo
    La rebeldía ciudadana que se vive hoy en Túnez y Magallanes le muestra al mundo, sobretodo a la autocomplaciente clase política…toda, cómo se practica la democracia más allá de la tantas veces inutil “demoracia formal y electorera” que pregonan los yanquis y los neocolonialistas europeos y que condena a los pueblos a optar por el mal menor que siempre ha demostrado ser el mal mayor para el movimiento popular.
    ¿Si las burguesias y los capitalistas globalizan sus guerras, sus sistemas injustos…porqué los ningueneados de cualquier región y étnias del mundo no se unen de una vez por todas, sobretodo si el enemigo es el mismo?
    Solidaridad con los pueblos de Túnez y de Magallanes que luchan por su dignidad.

    Ilich Galdámez, hijo de detenido-desaparecido

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *