“Los medios masivos contribuyen al adormecimiento de la sociedad”

Fuente: azkintuwe

Alfredo Seguel es un destacado comunicador y promotor de los derechos colectivos de los pueblos indígenas. Hace 10 años y junto a un colectivo de profesionales, fundó Mapuexpress, portal de noticias especializado en el acontecer mapuche y en los conflictos socioambientales. Sobre Mapuexpress, la prensa chilena y el nuevo gobierno conversamos con Seguel en Temuko.

Por Pedro CAYUQUEO – Temuko, País Mapuche

Alfredo Seguel (1973) es un incansable promotor de los derechos de los pueblos indígenas. De profesión técnico jurídico, ha sido impulsor de la Coordinación de Comunidades y Familias en Conflictos Socioambientales y del Grupo de Trabajo por los Derechos Colectivos. Tanto como las leyes le apasionan las comunicaciones. Hace una década, junto a un colectivo de jóvenes profesionales, fundó el portal de noticias Mapuexpress, una de las principales plataformas informativas del pueblo mapuche en la actualidad.

En un contexto donde arrecia la persecución contra los comunicadores vinculados a la lucha del pueblo mapuche -casos de Pascual Pichun Collonao, Richard Curinao y la propia documentalista Elena Varela, absuelta finalmente de cargos por el tribunal de Villarrica- Azkintuwe conversó con Seguel en la capital del País Mapuche.

– Alfredo, ¿cómo y por qué surge Mapuexpress?

Surge en el año 1999 al interior del sitio web de una ex agrupación de jóvenes técnicos y profesionales llamada Konapewman, donde cumplía roles de comunicación. Ahí estaba como una sección más, pero con el tiempo notamos que quienes accedían al sitio lo hacían para ver precisamente esa sección de noticias. Por entonces no teníamos nada tan elaborado, la mayoría de las veces re interpretábamos la información mapuche que surgía de la prensa empresarial chilena. Y cuando se podía, sacábamos nuestras propias notas. Un año después, en abril del año 2000, conscientes de que había una necesidad de hacer fluir información propia le dimos vida independiente y creamos el sitio, muy humilde, en un dominio de esos gratuitos, pero libre, autónomo y digno.

– De aquellos días han pasado ya 10 años. Al respecto, ¿qué visión de la comunicación tenían al partir y cómo ha evolucionado tras una década de trabajo?

La comunicación siempre la hemos visto como una herramienta, quizás al inicio casi como una aventura de los que participábamos. Hoy la comunicación para nuestro colectivo es un servicio, es la conquista de un derecho humano, sigue siendo un instrumento pero para el interés colectivo, un instrumento para tender puentes de relación y de entendimiento.

– ¿Cuál es tu opinión del tratamiento en los grandes medios chilenos del tema mapuche?

Creo que la opinión no será políticamente correcta. Hay mucha rabia contenida. Con relación a los medios escritos, principalmente los diarios y prensa del empresario Edwards, creo que son un escollo para la buena convivencia social en este País llamado Chile. Son la cuna del fascismo, de la reproducción del racismo, del patriarcado y de la violencia estructural que han sufrido los mapuches históricamente. Son instrumentos de montajes y de conspiraciones contra todos quienes cuestionan el nefasto capitalismo que ellos representan y defienden. Por lo general los medios masivos en Chile contribuyen al adormecimiento de una gran parte de la sociedad, ocultan las brechas de la desigualdad, justifican el racismo y la violencia de los agentes del estado y son cómplices del grave daño que las industrias extractivas y energéticas vienen causando a los bienes naturales y colectivos. Creo que simplemente no son medios de comunicación; son medios y herramientas de determinados grupos de poder, no de la gente. Basta ver a El Mercurio, estigmatizando con esto del “conflicto mapuche”, como si el mapuche fuera un problema o como si el mapuche hubiera generado unilateralmente los actuales conflictos.

– En vuestra línea editorial destacan los temas socioambientales, háblanos de este perfil.

Son temas de emergencia, transversales, que afectan los bienes colectivos, las autonomías de los Pueblos y las soberanías populares, de allí la importancia que tienen en Mapuexpress. Hacemos un especial seguimiento a las industrias extractivas y energéticas controladas por grupos económicos, sus impactos, modus operandi, su visión que tienen del “progreso” y el lucro insaciable que practican, además de todo el daño e impactos que vienen causando, desde la contaminación social, ambiental y destrucción de las economías locales. A noticias relacionadas con forestales, celulosas, mineras, salmoneras, petroleras e hidroeléctricas le damos especial cobertura y monitoreo, ya que son industrias que han calado hondo en el territorio ancestral mapuche, que han causado gravísimos daños. No olvidemos que todas estas empresas son responsables de desplazamientos forzados en la migración rural – urbana y muchas veces de la militarización, criminalización y judicialización frente a la protesta social. A su vez, estas empresas son responsables de muchas decisiones anti democráticas que son tomadas por los gobiernos.

– Sin embargo, lo vuestro no es mero ecologismo.

No, en absoluto. Además de la dimensión de las políticas públicas y privadas frente a la cuestión socio ambiental, también tenemos una posición ideológica frente a este tipo de economías explotadoras y sus formas de comercio. Asimismo, tenemos una concepción espiritual que tiene que ver con la forma de relacionarse con la naturaleza, la madre tierra, las que bajo las lógicas del respeto y cuidado estamos convencidos que es posible asegurar sostenibilidad y sustentabilidad de manera eficiente, sin daños, sin impactos, que asegure el futuro de las generaciones venideras y no impacte negativamente con el territorio.

– Como comunicador has venido impulsando la realización de encuentros de comunicadores. ¿Qué importancia le ves a la organización y mayor articulación de quienes hacen comunicación mapuche?

Han sido iniciativas colectivas, con varios referentes de ambos lados de la cordillera y han tenido varias fases. Desde la posibilidad de encontrarse, de conocerse, re conocerse, de compartir, de soñar, hasta las posibilidades de articularse, de crecer, de construir entre las diferentes expresiones comunicacionales al interior del Pueblo Mapuche que persiguen la defensa, respeto y promoción de los derechos humanos colectivos. Los encuentros han sido oportunidades para transitar en esto, para ejercer el derecho a opinión, a la libertad de expresión, para potenciar servicios al interés colectivo y también, son puentes, de comunicación activa, para las diferentes expresiones territoriales mapuches, tanto en Puelmapu como en Gulumapu. Los encuentros de comunicadores en general han sido espacios de construcción colectiva y de alguna forma se han convertido en un espacio institucional nuestro, un espacio más de autonomía y libredeterminación que trasciende las fronteras estatales.

– ¿Cuál es el panorama actual de los medios de comunicación mapuche?

Mucha osadía, valentía, compromiso, en medio de cercos informativos, en medio de la intolerancia y la falta oficial de libertad de expresión que se da en Chile y Argentina. Cada vez que salen medios propios nos alegramos muchísimo, porque son ejercicios de autonomía de personas que quieren aportar desde un área que es vital. Cada Blog, cada programa de radio, cada radio, cada boletín o periódico, cada informativo propio son conquistas, son avances, son construcciones y son síntomas de un pueblo que avanza, a pesar de toda la adversidad. Para Mapuexpress es fundamental el desarrollo de espacios de comunicaciones propios y autónomos, que nazcan desde los propios actores sociales.

– Sin Internet es probable que muchos medios mapuches no podrían existir. ¿Qué importancia le asignas a las nuevas tecnologías de la información?

Son herramientas importantes, libres, democráticas, que permiten de alguna forma ejercer derechos en el campo comunicacional. En suma solo eso, herramientas útiles, no un fin y considerar que tiene muchas limitaciones también en nuestra realidad.

– ¿Cómo definirías el derecho a la comunicación?

Como un derecho humano fundamental y necesario para la organización social. Los derechos de la comunicación están basados en una visión del libre flujo de información; un derecho interactivo, dinámico, igualitario y no discriminatorio e impulsado por las necesidades sociales en vez de intereses comerciales o políticos. Los medios masivos y comerciales en Chile atentan contra el derecho a la comunicación. El ejercicio del derecho a la comunicación debe representar las demandas y aspiraciones de los pueblos con respecto a sus derechos humanos colectivos, como la libredeterminación, tierras, territorios, bienes naturales, buen vivir y bienestar social, desarrollo, economía, sociedad, cultura, medio ambiente, etc, y poco o nada de esto se ve en Chile. Nuestra visión del derecho a la comunicación se basa en el reconocimiento de la dignidad y los derechos iguales e inalienables de todos los pueblos al interior del estado.

– Mapuexpress, así como otros medios mapuches, forma parte de la Red de Medios de los Pueblos. ¿Consideran importante estrechar vínculos con los medios independientes chilenos?

Es una esperanza, una gran oportunidad de construcción y de aporte efectivo en el ejercicio de este derecho a la comunicación del que hablábamos. Son redes informativas, de solidaridad, de alianza, de amistad, comprensión, empatía y respeto, la cual valoramos mucho y apostamos también a que sea un proceso que permita avanzar hacia una visión plurinacional, pluricultural e intercultural de entender la comunicación y las relaciones entre las personas.

– ¿Algunos hitos que quieras compartir en esta década de Mapuexpress?

Son muchos. En general, la satisfacción de cumplir un rol complementario con aportes que otros vienen haciendo en diversas áreas en las comunicaciones. No solamente cumplimos un rol “informativo”, también somos actores sociales, de opinión, somos comunicadores, activistas por los derechos colectivos mapuches, los derechos humanos, del medio ambiente, de la naturaleza. Todo esto, tratamos de hacerlo con mucha humildad y valoración al esfuerzo que otros hacen en este sentido, con mucho respeto a quienes también aportan y construyen junto a nosotros. En estos diez años, más que hablar tal vez de nosotros, preferimos reconocer y valorar a todos los esfuerzos comunicacionales autónomos, libres e independientes, comprendiendo la dificultad que existe para esos logros en medio de tanta discriminación, censuras, maquinaciones y constantes atentados a la libertad de expresión. Somos un aporte que se suma al de varios otros más.

– ¿Recuerdas alguna coyuntura o hecho noticioso que les haya tocado cubrir y que los impactó especialmente?

Es difícil precisar pero los asesinatos de jóvenes mapuches han sido hechos noticiosos muy fuertes, que nos han golpeado. Recordar el crimen de Lemún por ejemplo, de estar en sus momentos de agonía, de salir con rabia a las calles a protestar inmediatamente de declarada su muerte, de tomar su urna por las calles de Temuco junto a una masiva manifestación y gritar ¡asesinos! ante la responsabilidad política de un gobierno sometido a los intereses de empresarios forestales. También el seguimiento a lo ocurrido a los casos de los asesinatos de Matías Catrileo y Jaime Mendoza Collío, evidenciando verdaderos planes conspirativos tendientes por parte de agentes de estado y grupos económicos para frenar legítimas reclamaciones de tierras. También, el ver que un amigo, un hermano como Víctor Ancalaf, es detenido, encerrado, injusta y arbitrariamente, siendo el primer mapuche a quién se le aplicó la Ley Antiterrorista por el conflicto con Endesa-España en Ralco, estando 5 años en la cárcel y con 5 hijos esperando su libertad; O la reciente detención de nuestro amigo, compañero y hermano Pascual Pichún Collonao, son hechos que de alguna forma nos ha tocado cubrir, que nos han generado mucha rabia, mucha digna rabia.

– ¿Consideras que se profundizará el pensamiento único con el arribo de la derecha al gobierno en Chile?

Creo que es una proyección y un síntoma de lo que viene ocurriendo hace mucho. Los monopolios, los oligopolios de las oligarquías en los medios masivos comerciales son una realidad hace mucho y su influencia es enorme en el horizonte cognitivo de la ciudadanía. Piñera es la consecuencia de un control absoluto de la institucionalidad del estado chileno, en medio de las crisis capitalistas, es una acción desesperada de control e imposición y seguramente, por todas las formas, harán uso de sus medios periodísticos para imponer tendencias. Sin embargo se van quebrando, no es posible seguir manteniendo tantas mentiras y manipulaciones. Creo además que el actual escenario brinda una oportunidad para incentivar la generación de medios libres, independientes y autónomos, que efectivamente reflejen las necesidades e intereses de los sectores sociales más postergados del país.

– Finalmente, ¿qué te parece que el presidente de Chile sea además dueño de un canal privado de televisión?

Escandaloso. Demuestra cómo los grupos económicos se sobreponen a la institucionalidad pública del estado y hacen y deshacen a su antojo haciendo uso de su poder, en este caso, nada menos y nada más que a través de la presidencia de la República. En general, es un atentado al derecho a la comunicación y una clara demostración de cómo los intereses privados se entremezclan con los intereses públicos, conflictos de intereses que caracterizan no solo al presidente sino también a muchos de sus ministros y colaboradores.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *