Los lobos están de vuelta en el dial FM

Fuente:  ANARCICH

Por Hernán Mella

El 4 de mayo de este año, fue promulgada la nueva Ley de Radiodifusión Comunitaria Ciudadana. Esta nueva legislación tiene como objetivo dar  mejores condiciones técnicas y jurídicas para el funcionamiento de las radios comunitarias en Chile.

Un tema fundamental  de la ley, era garantizar y asegurar que las organizaciones sociales, culturales y ciudadanas pudieran obtener la administración y la titularidad de estos medios comunitarios.

En la génesis de la nueva legislación estaba el resolver  la denuncia de 150 empresas comerciales y privadas que ostentaban estas concesiones y las administraban comercialmente, tergiversando el sentido comunitario, por lo ello, se estableció en la nueva ley que la titularidad de las concesiones pasaba a personas jurídicas sin fines de lucro, lo que fue aprobado por ambas cámaras en el Congreso, aceptando  su discriminación a favor de organizaciones que no busquen el lucro.

Lo lamentable a esta fecha y en el proceso de aplicación de la nueva ley, es que a través de un documento emanado de la Subsecretaria de Telecomunicaciones (SUBTEL), se les comunica a todas esas empresas comerciales y privadas que podían acogerse a la nueva ley dejando de lado lo esencial de la nueva legislación.

Estas mismas empresas que fueron cuestionadas y dejadas afuera por no cumplir con los objetivos comunitarios y culturales, reciben el ofrecimiento de parte de SUBTEL  en donde se les otorga la “oportunidad” de aprovechar este gran “combo” para que realicen sus transferencias y puedan mantener sus concesiones, no importando que muchas de ellas, no cumplan la norma de hacer comunicación comunitaria.

Me imagino no es un tema de contenido, por lo tanto no demuestra mayor interés en cuidar el mal uso dado por estos concesionarios. Es decir, invita a los lobos nuevamente vestirse de cordero y  no perder esta oportunidad al breve plazo, para transferir sus concesiones.

De que manera SUBTEL asegurara la participación de organizaciones sociales que esperan acceder al espectro radioeléctrico. Los segmentos son bien limitados en cada región.

Muchas de estas organizaciones no pueden acceder porque se encuentran con estas empresas que lucran a través de la radio, dejando en los concursos públicos fuera a organizaciones territoriales cuyo fin es hacer comunicación comunitaria y no negocio.

Hasta cuando las organizaciones sociales seguirán siendo perseguidas, allanadas, despojadas y violentadas para regular su situación, si medidas como estas siguen obstaculizando su acceso al dial, entonces deberán seguir esperando a que la autoridad en primer lugar, acomode y facilite condiciones para que “los lobos” se “reconviertan “ y mantengan su lugar en el espectro.

De que valió la espera de 16 años de una nueva normativa que favorezca a las organizaciones sin fines de lucro, que buscan trabajar por una comunicación comunitaria y no comercial, que nos falta más por esperar de la nueva autoridad y su interpretación de la ley.

¡Cuidado! Los lobos están de vuelta para ejercer su derecho a la mercantilización en el espacio comunitario.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *