Los dos centros de Concepción

concepcion1

Fuente: ladiagonal.cl

Concepción, ciudad capital de la Región del Bío Bío, quizás es la segunda capital de Chile e incluso la ciudad más trascendente del sur, es visitada por muchos transeúntes, por su centro llamativo, conformado de un comercio ajetreado día a día. Concepción se destaca por sus panoramas culturales, su identidad universitaria, su actividad industrial, cívica, ciudadana, financiera y emprendedora. Su población urbana es mayoritaria, y abunda también la bohemia, el crecimiento inmobiliario con la construcción de nuevos edificios para departamentos. Incluso esta ciudad es vista como “un pequeño Santiago en el Sur de Chile”.

El centro de Concepción está conformado hipotéticamente de 14 cuadras horizontales (Oeste a Este) y 9 cuadras verticales (Norte a Sur). Estas cuadras horizontales en su mayoría tienen nombres de personajes indígenas, salvo Arturo Prat, Salas, Aníbal Pinto y Castellón. Mientras, las cuadras verticales tienen nombres de personajes criollos vinculados a la independencia, e incluso a algunas batallas de este periodo. Este trazo colonial formado a partir de 1761 con el definitivo traslado de Concepción al Valle La Mocha, tiene multitiendas, supermercados, paseos peatonales, edificios, bancos, parroquias, edificios de gobierno, galerías comerciales y todo lo que una ciudad necesita para destacarse en su ajetreada actividad urbana, donde tampoco esta ajeno el miedo a ser asaltado alguna vez.

¡PERO NO TODO ES COLOR DE ROSA!, Desde Avenida Los Carrera hacia el Norte, específicamente a la Avenida Manuel Rodríguez, existe la muestra de un centro de Concepción “olvidado”, más bien de un barrio no tan visitado, un tanto muerto y con fuertes contrastes con ese centro aún en apogeo, el mismo de las tiendas. Sobre todo por calle Las Heras entre Lincoyan y Tucapel, donde no cabe duda que hay actividad comercial pero bien distinta al de ese centro de Concepción visitado. Este sector surge a partir del siglo XIX como el inicio de la expansión demográfica de Concepción, ya que en 1780 Los Carrera fue la salida de la ciudad hacia el valle del actual Manuel Rodríguez – Barrio Norte (como sitio eriazo). Posiblemente este pedazo del centro de Concepción sea distinto porque hace mas de 150 años fue una periferia del gran Concepción ¿Por eso no vemos progreso allí?

El centro comercial Caupolicán es la muestra de ese centro de Concepción “campestre”, el lugar se ubica en calle Caupolicán entre Heras y Rozas, e incluso al frente del Liceo Juan Martínez de Rozas. Si queremos recorrer este pequeño mercado, muchos puestos están cerrados, y con suerte algunos zapateros, vendedores de helados y útiles escolares siguen ahí con sus locales, pero todos en la quiebra, y durante el año sus visitantes son los mismos que vienen todos los días, ya sea porque son amigos o familiares de los locatarios, o porque van a colación en los lugares para comer de este mercado. Y si en la prensa regional vemos que el Mercado Central de Concepción, está en un momento decadente, pues este otro mercado o mejor dicho centro comercial pocas veces difundido, ¡o bueno, casi nunca!…créanme que está peor.

Alrededor del Centro Comercial Caupolicán se ubican los refugios de los cartoneros dando muestras de tristeza social, inseguridad y decadencia urbana, sin embargo no podemos desmerecer el esfuerzo de estas personas para “ganarse la vida”, y sobre todo cuando estos refugios son verdaderos patrimonios históricos pero ocultos, ya que son viviendas antiguas de adobe construidas quizás hace mas de 100 años, interesantes en una ciudad que carece de construcciones antiguas o coloniales. En este sector de calle Heras a la altura del centro de Concepción, también se ubica “la Vega El Esfuerzo”, un mercado de frutas, verduras y pescados, que cumple función de mercado alternativo, también se ubica el comercio de productos rurales (o de campo), supermercados mayoristas y de abarrotes, paraderos de buses rurales a Arauco, Lota-Coronel, Santa Juana, Florida, Coelemu, Nacimiento, etc. La Universidad Obrera (educación media y técnica para adultos sin enseñanza media completa), y aunque suene curioso por todo el cuento de una ciudad que aprovecha espacios públicos…hay uno de estos en buenas condiciones pero que también es olvidado, el Cerro Amarillo, plazoleta de cerro y con panorámica, que además fue escenario de una batalla de la independencia en Concepción, ubicado en la esquina de Rengo con Rozas, a pasos de la Escuela Básica República de Argentina.

Volviendo a ese centro de Concepción masivamente concurrido, podemos darnos cuenta que también existen diferencias, hace pocos días en el Diario El Sur de Concepción apareció un artículo sobre “El Mercado de Concepción, está lejos del progreso” y salen comentarios de varios concejales, pero llama la atención que Rodrigo Díaz, Concejal penquista democratacristiano postula a la idea que el Mercado Central deba trasladarse al Barrio Cívico de la ciudad, ¿Qué opina usted sobre esto señor?. Lo más prudente, es que un icono tradicional de la ciudad, si bien debe ser remodelado no debe ser trasladado a un “falso centro de la ciudad” que el gobierno de la Concertación quiere imponer sobre la tradición e identidad cultural de la ciudad.  Termino diciendo que en la Plaza de los Tribunales (O`Higgins esquina Tucapel) se nota una fuerte división de dos modos de vida en Concepción, por ejemplo desde los Tribunales hacia la Universidad de Concepción está  todo el ámbito cultural e intelectual, mientras que desde los Tribunales, el Paseo Peatonal de Barros Arana y hacia la Avenida Los Carrera, todo el ámbito popular y “guachaca”. Aún cuando en los últimos catorce años, “los cuicos arribistas” de Concepción no compren en el centro de la ciudad, y prefieran mil veces vitrinear en el Mall Plaza del Trébol, icono del “siutiquismo penquista”.

Y así es el centro de Concepción, un centro con fuertes contrastes, “huasos” en calidad de transeúntes (de paseo y en trámites para pagar cuentas), delincuentes, arribistas culturales (escritores de izquierda, pintores, aficionadas con bufandas en el cuello y una boina, etc), administradores de bancos, gerentes, seremis, políticos, estudiantes, pokemones, pelolais, flaites, enfermos mentales pidiendo plata, vendedoras de humitas, cartoneros, vendedores de música pirata y prófugos de carabineros, dirigentes sociales en protestas, cafeteros vendiendo completos, milo y café en el paseo peatonal, por sólo mencionar algunos, ¡sin descalificar en serio y a nadie, claro está! Solo haciendo una reflexión sobre la identidad de nuestra ciudad y qué  es ser realmente…”penquistas”.

Por Miguel Mauricio Martinez M.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *