Lo que se dice, lo que ES

FUENTE: Mapuexpress

Para Mapuexpress desde Francia: El ejemplo de las naciones originarias como los Mapuche y otras, va a ser considerado para que: primero, se les deje a estos pueblos vivir como lo desean, que se acabe la persecución; segundo, para que se tome en ejemplo sus modos de vivir y actuar respecto a la tierra, las que son muchos más inteligentes y aplicables que los que preconizan los “dueños económicos del mundo”…  Por Marie-Anne Lucas*

Cuando leí artículos en la red, o reportes especializados, casi no lo podía creer. Un pueblo milenario a quién se roban las tierras, a quién se niegan los derechos…y a quién se mata. No suelo confiar en la prensa nacional – que sea la de mi país o otra – o cualquier poderoso medio de comunicación. Pero al leer sobre el estado de represión chileno, y sobre las persecuciones diarias que ocurren en los lofs mapuches, tuve la desagradable impresión de descubrir a otro mundo que vacilaba creer porque no me gustaba, porque era difícil de aceptar.

Eso lo descubrí porque estaba preparando un viaje a Chile. Existe en Francia una asociación llamada Zellidja, que da becas a jovenes para viajar y… descubrir por supuesto – o sea, no se habla de otra organización humanitaria pero de una ocasión de ir afuera para estudiar un tema que elegimos, y hablar con la gente. Asi elegí Chile, por varias razones y porque ya tenía – por un viaje previo a Venezuela con la misma beca – fuentes de información sobre temas indigenas en ese país, con enlaces hasta otras fuentes.

Por casualidad empezé a leer sobre los Mapuche, y lo que sentí primero fue una especie de vergüenza por casi nunca haber oído de esta cultura tan rica como perseguida. Bueno, no es tan sorprendente si tomamos el caso de Francia: el proceso empieza en la escuela básica, donde lo que más se repite es la famosa fecha de 1492 (que no es necesario explicar, me parece…). En el colegio, para los que empezan aprender el español, tenemos unas clases de historia. Pero de lo que puedo recordar, me enseñaron un poquito de los precolombinos y otros olmecas, y después el trio ganador era el AMI (Aztecas+Mayas+Incas). De poblaciones indígenas… no o casi no se habla. No sé si es una voluntad política, quizás sea, también puede ser una voluntad de ser conciso y de no elegir una sola cultura indígena entre tantas otras que viven en América Latina. Pero por lo menos se podría enseñar la vastedad de las culturas indígenas, y el hecho de que la mayoría son bien vivas (contrariamente a los AMI), numerosas, y de que siguen con un modelo cultural bien diferente del que muchos «occidentales» conocen. « Lo sentimos pero no es el programa », me murmura el ministerio de la Educación.

Después viene otro problema. Como se puede suponer, la prensa nacional solo se interesa por la política chilena – es decir, las presidenciales, porque claro el resto es insignificante – un poquito por el terremoto (sobre todo el que tocó cerca de Valparaíso, donde preciso se encontraba el presidente…)…y basta. Antes nos mostraban reportajes (a veces) sobre la fabulosa historia de Michelle Bachelet, « la hija de un hombre político torturado sobre Pinochet, y ella misma torturada, que va a cambiar el país por ser una mujer y una verdadera socialista ». Más importante aún, ella tuvo el apoyo de Mme Royal… Del gobierno y de las políticas de Mme Bachelet no se sabe mucho más, si uno se contenta con los canales principales de comunicación. Ahora tenemos que aprender el nuevo nombre del presidente, porque la verdad es que los medios de comunicación hicieron algunos esfuerzos para las elecciones. Quizás hubieran podido concentrar más en el peligro cierto que representa Piñera, porque a parte de un « giro a la derecha », no se mencionaron cuestiones de derechos humanos o de medio ambiente.

Finalmente, lo que es difícil aceptar para uno que vive lejos, es asociar la imágen de Chile con liberalismo fiero y represión de estado. Porque se supone que después de la dictadura todo cambió y que ahora Chile prospera y disfruta del retorno a la democracía. Generalmente no es una voluntad de ignorar a la realidad de Chile, pero ha sido repetida tanto la expresión de «la mujer presidenta socialista Michelle Bachelet» que para uno parecen extrañas las denuncias de violaciones de derechos humanos, de rechazo de una nación… Además, en cuanto al tema « indígena » en general, las informaciones circulan sobre todo en los canales alternativos, lo que hace queda bastante desconocido.

Recuerdo la primera vez que vi en la tele chilena un reportaje sobre los « terroristas/encapuchados » (parece que los dos se suelen asociar…): pensaba que la palabra era utilizada a veces – lo que ya es demasiado – pero se confirmó que la usaban como curioso sinónimo para Mapuche. Bueno, primero brindé con los “terroristas” con quienes estaba tomando una cerveza, y después pensé que después de tantos encuentros con personas Mapuches casi podía convertirme en una encapuchada. Basta con la ironía, todo eso para decir lo evidente, que este reportaje era una mierda con gran difusión, peligrosa precisamente por la recepción amplia que tenía. Y no estoy hablando de la radio, que ofrece momentos de reflexión de alto nivel, y sólo para mencionar uno recuerdo la alusión a los grupos [mapuches] organizados, pero MUY organizados: ¿necesario comentar?

* Francesa, estudiante de Literatura y Civilización, postulante a Master en Identidades Culturales.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *