Llamado público a la AMARC América Latina

Quienes suscribimos este documento, queremos expresar nuestra inquietud por la destitución de Aleida Calleja como Directora del Programa de Legislaciones y Derecho a la Comunicación en la Asociación Mundial de Radiodifusoras Comunitarias (AMARC) América Latina y El Caribe. Consideramos que se trató de una decisión tan arbitraria como autoritaria, impropia de una asociación que se debe a todos los que luchamos por el derecho a la comunicación, y que debería por tanto ser horizontal y democrática.

Aleida Calleja tiene una trayectoria comprometida y reconocida con la radiodifusión comunitaria América Latina. Fue Vicepresidenta Mundial de la AMARC y estuvo a cargo de la oficina de AMARC en México. En marzo de 2010 la asociación la designó Directora del Programa de Legislaciones, cargo que debía ocupar durante tres años; sin embargo, el 15 de julio el Coordinador Regional de AMARC para América Latina y el Caribe, Carlos Rivadeneyra, anunció un “recambio” sorpresivo en la dirección de ese programa. Todo indica que se trata de una represalia política.

Uno de los motivos mencionados para destituirla es la reciente elección de Aleida Calleja como presidenta de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), cargo sin remuneración económica y a tiempo parcial, como reconocimiento al liderazgo y empeño demostrado por esa dirigente social en la defensa de las radios comunitarias. AMARC consideró que al asumir la presidencia de la organización mexicana más destacada en la defensa del derecho a la información Aleida Calleja ya no reunía el perfil necesario para encabezar el Programa de Legislaciones.

Nos parece que ni la lucha visionaria de la AMARC por una comunicación para la democracia en América Latina, ni la trayectoria ejemplar de Aleida Calleja, se merecen comportamientos como los que hemos señalado. Al reiterar nuestra profunda solidaridad con las causas de la radiodifusión comunitaria, les hacemos a la AMARC mundial y especialmente a la AMARC latinoamericana y del Caribe, una fraternal pero a la vez exigente y preocupada exhortación para que no olviden que la democracia se construye practicándola y los derechos humanos se reivindican ejerciéndolos.

Carolina Aguerre (Universidad de San Andrés. Buenos Aires) / Rosa María Alfaro (Asociación de Comunicadores Calandria. Lima, Perú) / Alberto Aziz Nassif (CIESAS, México) / Luis Ramiro Beltrán (Comunicólogo, Bolivia) / Virgilio Caballero (Comunicador, México) / Inés Cornejo Portugal (Universidad Autónoma Metropolitana Cuajimalpa)/ Javier Esteinou Madrid (Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, México) / José Luis Exeni (comunicador social, Bolivia) / Néstor García Canclini (Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, México) / Miguel Ángel Granados Chapa (periodista, México) / Manuela Gumucio (Observatorio de Medios FUCATEL, Santiago de Chile) / Alfonso Gumucio-Dagron (escritor y cineasta, Bolivia y México) / Carlos Enrique Guzmán Cárdenas (ININCO, Universidad Central de Venezuela) / José Ignacio López Vigil (Radialistas Apasionados y Apasionadas, miembro fundador de AMARC, Quito, Ecuador) / Guillermo Orozco (Universidad de Guadalajara, México) / Patricia Ortega Ramírez (UAM X, México) / Antonio Pasquali (Universidad Central, Caracas, Venezuela) / Guillermo Rothschuh Villanueva (Centro de Investigación de la Comunicación, Managua, Nicaragua) / Elizabeth Safar, ININCO-UCV Venezuela / Enrique Sánchez Ruiz (Universidad de Guadalajara, México) / Walter Sena (Ex miembro del Programa de Legislaciones de la AMARC, Montevideo) /Beatriz Solís Leree (UAM X, México) / Raúl Trejo Delarbre (UNAM, México) / Aimée Vega Montiel (CEIICH UNAM, México) / Rosalía Winocur (UAM-X México).

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

  1 comment for “Llamado público a la AMARC América Latina

  1. 3 Septiembre 2011 at 13:59

    YA LO HABÍAMOS ADVERTIDO DESDE 2008 EN BOGOTÁ. LA DICTADURA EMPOTRADA EN AMARC NO ES COMPATIBLE CON LOS POSTULADOS DE SU CREACIÓN,AHORA ES UN VEHÍCULO MÁS DEL NEOLIBERALISMO, AL SERVICIO DE LOS QUE DETENTAN EL PODER Y EL MERCADO FINANCIERO.

    Carta Abierta a la Asociación Mundial de Radios Comunitarias

    Hacia dónde marcha AMARC?

    Con motivo del Seminario Internacional de AMARC en sus primeros veinticinco años de existencia, resaltamos su realización en Colombia, en especial, por la escogencia de nuestro país, inmerso en el más largo y tormentoso conflicto social, político, económico, cultural y ambiental, con expresiones armadas, de que se tenga noticia en el Continente. Fenómeno que afecta de manera grave la libre expresión, en particular a la radio y la comunicación comunitaria, sobretodo porque es expresión y condición de la democracia y estamos convencidos en las soluciones civilizadas a través del diálogo y la negociación política del conflicto.

    En nuestro país el ejercicio del periodismo y la comunicación comunitaria constituye una labor de altísimo riesgo. De ello da testimonio el listado de líderes y comunicadores comunitarios víctimas del conflicto, así como aquellos que, en el mejor de los casos, deben apagar equipos y hacer parte de la numerosa lista de desplazados. No obstante, a lo largo de los últimos 20 años los comunicadores comunitarios hemos librado una pertinaz batalla por sobrevivir, de manera que a estas alturas empezamos a cosechar significativos y ejemplares triunfos.

    No solo en razón de que Colombia viene quedando a la vanguardia de naciones con mayor cobertura en radio comunitaria, sino porque la legislación y normatividad misma vienen adquiriendo los mayores niveles. El año pasado marcó hitos que merecen el máximo seguimiento en el concierto internacional.

    El organismo rector de las comunicaciones de Colombia, expidió en noviembre de 2007 los Lineamientos de política pública en radiodifusión sonora comunitaria , documento que acaba de ser profundizado por el Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, adoptándolo como una de las guías de obligatorio cumplimiento y ejecución de los programas y proyectos de los gobernantes del país. Y de manera alterna, con el Concejo Distrital de Bogotá logramos concertar el Acuerdo 292 de Noviembre 21 de 2007, mediante el cuál se establecen los lineamientos de política pública de comunicación comunitaria en el Distrito Capital.
    Tres herramientas básicas, explicables a partir de la movilización social alcanzada por la radio comunitaria, entre otros por la acción de tutela contra el Ministerio de Comunicaciones, interpuesta por las organizaciones de la radio comunitaria encabezadas por la Red Colombiana de Radio Comunitaria, Recorra, Antena ciudadadana y otras, con el acompañamiento de Planeta Paz y De’justicia, acción de tutela que se resolvió mediante la sentencia T 460 de 2006 de la Honorable Corte Constitucional Colombiana, máximo tribunal en materia constitucional, al tutelar el derecho fundamental a fundar emisoras comunitarias, por parte de las comunidades organizadas de Bogotá y las ciudades capitales de departamento.
    En consecuencia, desde mediados del año pasado asistimos a la apertura de procesos licitatorios de radio comunitaria en las capitales, incluida Bogotá. Proceso que no ha estado exento de dificultades y es motivo de permanentes tensiones en nuestras relaciones con el gobierno central.
    Por ello nos sorprende profundamente el formato y los contenidos que AMARC le ha dado a este Seminario con motivo de sus 25 años. Pareciera que se celebraran para un público distinto y en otro lugar del mundo, menos en Colombia, país donde gracias al fallo de tutela se eleva a derecho fundamental, equiparable al derecho a la vida, la radio comunitaria. Este desconocimiento es entendible si se tiene en cuenta que semejantes logros se han conquistado al margen de los representantes de AMARC Colombia.
    Nos asustan las prácticas de una Asociación, que dice defender la democratización de la palabra y la organización e independencia del movimiento social de las radios comunitarias. Exhortamos para que no olviden las palabras de, María Pía Matta, al ser elegida como representante del Consejo Regional de AMARC ALC, que argumentaba: “solo a través de una sólida y transparente democracia interna podremos avanzar en la construcción de procesos más incluyentes, que sean expresión de la amplia gama de diferencias que nos constituye como personas” .

    Sería irresponsable callar ante los circuitos del poder que tienden a homogenizar uniformar los procesos de la radio comunitaria, desdibujando la riqueza de la misma, contenida en la diferencia, la diversidad, la pluralidad de voces.

    Nos extraña la superficialidad de AMARC, en el proceso de análisis de la situación de la radio comunitaria en Colombia, desconocer los alcances logrados por el Movimiento Social y solamente tener la mirada institucional, que si bien registra avances importantes en esta materia a pesar de algunos reparos, éstos no han sido producto de la mayor concertación o buena voluntad de los gobernantes, sino fruto de la controversia en su tratamiento. Nada más elocuente que esta acción de tutela lograda después de más de una década de confrontación con la institucionalidad.
    Para ilustración de la comunidad nacional e internacional destacamos el siguiente texto realizado por los asesores del proceso: “La orden fundamental que dio la Corte en la histórica sentencia T-460 de 2006 fue que el Ministerio de Comunicaciones debía dar una respuesta de fondo a los derechos de petición presentados por los demandantes a lo largo de la última década, aclarando que las respuestas dadas hasta el momento no podían ser consideradas como verdaderas respuestas de fondo, y que tampoco podrían serlo aquéllas que replicaran las razones ya dadas”.

    “De esa manera, el Ministerio quedó obligado a responder las peticiones de las organizaciones de radio comunitaria, ofreciendo razones de fondo serias, suficientes y distintas de las dadas anteriormente para justificar su negativa de abrir una convocatoria pública para la concesión de licencias de radio comunitaria en ciudades capitales y en especial en Bogotá. En caso de no existir estas razones, de la sentencia de la Corte se deriva que el Ministerio tendría entonces que proceder a abrir inmediatamente dicha convocatoria, so pena de incumplir la orden de la Corte y de violar con ello el derecho fundamental a fundar radios comunitarias en Bogotá.

    Sin dudas, la sentencia de la Corte Constitucional constituye un gran triunfo jurídico de la lucha de las radios comunitarias de Bogotá. se trata de una decisión del máximo tribunal constitucional del país en la que se concede la protección solicitada por las organizaciones sociales de radio comunitaria y, en la que, más aún, se da razón a varios de los planteamientos concretos expuestos por éstas en la acción de tutela. Esta decisión constituye, antes que nada, un premio a la constancia y a la firme voluntad de persistir en la lucha por sus derechos de las organizaciones sociales de radios comunitarias….. Pero además de sus importantes efectos en el caso concreto, la sentencia es de suma relevancia para el fortalecimiento del movimiento social de radios comunitarias en general, por cuanto implica un reconocimiento de la legitimidad de su lucha. Este reconocimiento fue logrado a través de la declaración de la Corte Constitucional de que el derecho a fundar emisoras comunitarias es un derecho fundamental.”

    Por último manifestamos que la situación a partir de la acción de tutela no ha culminado para las organizaciones y colectivos de base de la radio comunitaria de Bogotá y las ciudades capitales, debido a que el Ministerio de Comunicaciones en el pliego de condiciones a publicar este 15 de marzo, ha colocado exorbitantes requisitos para poder acceder a una frecuencia, lo cuál constituye a la luz del fallo de la corte en nuevas y sutiles formas de censura oficial y configuran como una retaliación a esta acción legal emprendida por los colectivos de radio comunitaria, requisitos que han sido cuestionados por las organizaciones y son objeto de sendos derechos de petición, a los cuales responde, que el Ministerio de Comunicaciones va a considerar las observaciones hechas y las reflejará en el pliego de condiciones que se aduce.

    Una declaración de Bogotá de los veinticinco 25 años de AMARC, no puede ignorar los planteamientos expresados por los Honorables Magistrados de la Corte Constitucional Colombiana ya que desbordan los limites mismos del artículo 20 de la constitución, en esa medida dejamos para su consideramos los textos de la demanda que originó la acción de tutela y el fallo T-460 de 2006, para que sean evaluados e incorporados a la declaración de Bogotá.

    La Radio y la comunicación comunitaria son territorios de paz no instrumentos para la guerra.

    Atentamente,

    MESA BOGOTANA DE COMUNICACIONES DE PLANETA PAZ
    RED COLOMBIANA DE RADIO COMUNITARIA “RECORRA”
    ANTENA CIUDADANA
    RED SOCIAL DE COMUNICACIÒN POPULAR SOMOS RED
    FUNDACIÒN RED SOCIAL

    JORGE ALBERTO LONDOÑO LUGO CESÁREO GÁLVEZ PERDOMO
    Presidente Recorra Tesorero Recorra

    CARLOS ARTURO ACERO RINCÓN RAÚL BENÍTEZ
    Presidente Antena Ciudadana Red Social medios alternativos

    INGRID NAVARRETE FERNANDO QUINTERO
    Planeta Paz Planeta Paz

    LUIZ ELENA AGUDELO LEONIDAS MOSQUERA
    Planeta Paz Comunicaciones Asociación Somos Red

    JUAN CARLOS VALENCIA ANA CELIA SABOGAL
    Voceros comunitarios Ecos del Centro Oriente

    HERNANDO ISAIAS URRUTIA YESID FERNÀNDEZ
    Voces Nuestras Cepalc

    DESIREÉ DÍAZ ANDRES ORTÌZ
    Agenda Sur Comunicar

    DANIEL DÍAZ CAMARGO CARLOS CARREÑO
    Fundación Simón Rodríguez Edil Localidad de Santafé

    Apoyamos esta comunicación
    Eder Cuadrado
    Patricia Martínez
    Corporación Suba Al Aire
    Bogotá

    Bogotá D.C. Colombia, Febrero 28 de 2.008

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *