Las desconocidas razones del gobierno para firmar el TPP

Por Claudio Ruiz / Derechos digitales

El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra se reunió con Obama esta se­ma­na para ha­blar del TPP (Trans Pacific Partnership), re­afir­man­do la pos­tu­ra del go­bierno de se­guir ade­lan­te con una ne­go­cia­ción cri­ti­ca­da trans­ver­sal­men­te. ¿Cuál es el pre­cio de ce­rrar un acuer­do a meses de salir del go­bierno?

A prin­ci­pios de los dos mil, Chile es­ta­ba en una si­tua­ción di­fe­ren­te. Luego de dé­ca­das de ex­clu­sión en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, la eco­no­mía del país ne­ce­si­ta­ba un em­pu­jón que per­mi­tie­ra su desa­rro­llo co­mer­cial, y para ello la firma de un tra­ta­do de libre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos fue un ob­je­ti­vo al que Chile quiso lle­gar de cual­quier modo. Y los cos­tos fue­ron va­rios, pero qui­zás uno de los más so­na­dos, fue el au­men­to ra­di­cal de los cri­te­rios de pro­tec­ción en ma­te­ria de de­re­chos de autor, in­clu­yen­do au­men­to de pla­zos de pro­tec­ción más allá de los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Hoy Chile está en un mo­men­to di­fe­ren­te. Y el mundo está en un mo­men­to di­fe­ren­te. No solo China ha des­pla­za­do a nues­tros prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les de la época, sino tam­bién Chile tiene en su car­te­ra una buena can­ti­dad de acuer­dos co­mer­cia­les que fo­men­tan el libre co­mer­cio a nivel glo­bal.

Con todo esto, es lla­ma­ti­va la te­na­ci­dad del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra de ce­rrar un nuevo tra­ta­do de libre co­mer­cio lla­ma­do, eu­fe­mís­ti­ca­men­te, Trans Pa­ci­fic Part­ners­hip (TPP), que tiene como so­cios solo a paí­ses con los cua­les nues­tro país tiene ya fir­ma­dos acuer­dos de libre co­mer­cio, lo que su­pon­drá re-ne­go­ciar tra­ta­dos que no tie­nen ni si­quie­ra diez años desde su sus­crip­ción. A lo an­te­rior, de­bie­ra in­di­car­se as­pec­tos aún más pro­ble­má­ti­cos, como el ex­ce­si­vo celo en las ne­go­cia­cio­nes, de­cla­ra­das se­cre­tas, que hace im­po­si­ble saber -in­clu­so para el Con­gre­so Na­cio­nal- a qué nos es­ta­mos com­pro­me­tien­do nor­ma­ti­va­men­te en el TPP.

Las voces crí­ti­cas en con­tra de la con­ve­nien­cia de este tra­ta­do vie­nen de todas par­tes. Sin ir más lejos, el que fuera jefe ne­go­cia­dor de Chile en TPP hasta hace un par de meses, le­van­tó aler­tas res­pec­to de lo que los paí­ses están com­pro­me­tien­do y los pro­ble­mas que esto po­dría su­po­ner. Adi­cio­nal­men­te, un in­for­me del ex-je­fe de DI­RE­CON du­ran­te 2004-2010, añade aún más dudas, in­di­can­do que las ga­nan­cias para Chile en TPP se­rían, de exis­tir, mar­gi­na­les; y los cos­tos al­tí­si­mos, des­ta­can­do, entre otros, temas de de­re­chos ciu­da­da­nos en In­ter­net.

Este es un tra­ta­do que se acuer­da de ma­ne­ra se­cre­ta, sin que exis­tan se­ña­les cla­ras de los be­ne­fi­cios que po­dría tener para el país -pero mu­chas luces de sus pro­ble­mas- y que, dado lo com­ple­jo de su al­can­ce, sus ne­go­cia­cio­nes se han tra­ba­do en as­pec­tos sen­si­bles. Pese a todo lo an­te­rior, el go­bierno del pre­si­den­te Pi­ñe­ra pa­re­ce es­me­ra­do en ce­rrar­lo antes de la cum­bre de pre­si­den­tes APEC en oc­tu­bre de este año.

La pre­gun­ta en­ton­ces ya no es solo por qué el go­bierno man­tie­ne como se­cre­to algo que se su­po­ne be­ne­fi­cio­so, sino tam­bién qué ra­zo­nes y a qué pre­cio, el pre­si­den­te Pi­ñe­ra ofre­ce ce­rrar este acuer­do a sólo al­gu­nos meses de dejar el poder. Qui­zás, y como lo hemos ve­ni­do pi­dien­do desde hace algún tiem­po, este es el mo­men­to en que de­bie­ra in­ter­ve­nir la po­lí­ti­ca.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *