La vivienda social vuelve a tener un lugar en la comuna de Ñuñoa

COMITEXLa Villa Olímpica, conjunto habitacional construido por la Corporación de Vivienda (CORVI) en la década del ’60, es hasta ahora, el último ejemplo vivienda social construida por el Estado en la comuna de Ñuñoa. Desde 1973 en adelante, el suelo urbano en Santiago sufrió un fuerte proceso de mercantilización y segregación socioeconómica que implicó que en las comunas centrales alcanzara un valor muy alto, haciéndola inaccesible tanto para las familias de menores recursos como también para los organismos estatales encargados de brindar soluciones habitacionales para los pobres de la ciudad.

Convertido en mercancía, el suelo comenzó a estar regulado por las reglas de “la mano invisible”: viviendas amplias y barrios limpios, ordenados y bien ubicados para los más ricos y la periferia, las viviendas básicas y barrios estigmatizados para los pobres. La vivienda social quedó asociada a las comunas más alejadas del centro de Santiago, en los lindes de la Región Metropolitana. En el caso particular de Ñuñoa, el boom inmobiliario de los años ´90 vino a consagrarla como una comuna para la clase media aspiracional con alta capacidad de consumo.

En medio de este proceso, en 2010 la Villa Olímpica fue fuertemente azotada por el terremoto del 27F. Numerosos edificios quedaron inhabitables con graves daños estructurales, la solución más inmediata para muchos de sus habitantes parecía ser vender a muy bajo precio lo que quedó de sus viviendas y buscar otro lugar para vivir. Pero la tragedia hizo surgir en algo más que angustia: vivir durante semanas en carpas afuera de los edificios destruidos, encontrarse con el vecino de al lado en la misma indefensión fue terreno propicio para que surgiera en los vecinos un sentido de solidaridad e identidad que los llevó a organizarse para exigir al Estado una reconstrucción justa.

8 años después del terremoto, la reconstrucción de Villa Olímpica es aún un proceso en marcha que gracias al tesón y la inteligencia de los vecinos y vecinas organizadas ha logrado del Estado los recursos necesarios para volver a levantar este conjunto emblemático. La defensa y valoración del barrio se tradujo además en la demanda de que la Villa fuera declarada Monumento Nacional en Calidad de Zona Típica, lo que se logró en 2017. Gracias a esta condición, la Villa es hoy un barrio que cuenta con la protección necesaria para no ser devastado por el avance del negocio inmobiliario que ha arrasado barrios enteros para levantar en su lugar torres de edificios que se venden a altos precios.

El mejoramiento de dicho barrio típico tiene aún un asunto pendiente: el Block 73, asignado la Fuerza Aérea en los años ´60 y que fue abandonado por esta institución después del 27F quedando en estado de ruina. Poco tiempo después del terremoto, un grupo de vecinos, arrendatarios y allegados de la Villa se organizaron para luchar por que el edificio fuera recuperado por el Estado para destinarlo a viviendas sociales que pudieran ser adquiridas por ello mediante subsidio habitacional.

Al principio, esto parecía imposible. La FACH, propietaria del inmueble, estaba dispuesta a entregarlo por nada menos que 400 millones de pesos. Un precio que lo ponía fuera de alcance para cualquiera, excepto para una empresa inmobiliaria. Pero el Comité siguió adelante buscando apoyo, visibilizando la temática de fondo: en Ñuñoa hay familias allegadas, hay familias de arrendatarias que no reúnen las condiciones para endeudarse por una casa propia.

Recorriendo el camino antes abierto por las luchas por la reconstrucción, acompañados por otras organizaciones del barrio como la Junta de Vecinos, en los últimos meses esta organización de vecinos ha visto como su lucha cosecha sus frutos: el block 73 de Villa Olímpica ya no está en manos de la FACH sino de Serviu, organismo que se ha comprometido a desarrollar un proyecto de vivienda social para el Comité de Vivienda Villa Olímpica. Lo que hace unos años era impensable hoy está cerca de ser realidad. La vivienda social vuelve a tener un lugar en Ñuñoa.

Compartimos el comunicado público del Comité de Vivienda Villa Olímpica a propósito de los últimos hitos en esta lucha por el derecho a la vivienda, el barrio y la ciudad.

Comunicado Público

El Comité de Vivienda Villa Olímpica-Ñuñoa, organización que reúne a 25 familias de allegados y arrendatarios residentes en Villa Olímpica comunica a vecinas, vecinos y organizaciones de nuestra comunidad:

  • Con fecha 31 de enero de 2018 la Contraloría General de la República aprobó el contrato de transferencia gratuita del Block 73 de Villa Olímpica, celebrado entre el Ministerio de Bienes Nacionales y Serviu. En el decreto se establece que el inmueble se traspasa a Serviu para destinarlo al Plan de Reconstrucción de las Zonas de Catástrofe declaradas por el terremoto del 27F de 2010. Con este decreto, y después de casi 8 años, queda resuelta la situación del Block pasando a ser propiedad de Serviu.

  • Recordamos a la comunidad que con fecha 8 de agosto de 2017, la Dirección de Serviu Metropolitano emitió un oficio en el cual explicita el compromiso de dicho organismo para materializar un proyecto que dé solución habitacional a las familias que conforman nuestro Comité en el terreno donde actualmente se ubica el block 73 de Villa Olímpica. De esta manera y después de cuatro años de organización, lucha y negociaciones con Serviu, el Comité logró un documento oficial que acredite que disponemos de un terreno para desarrollar nuestro proyecto de vivienda.

  • Reconocemos que estos avances son fruto de la organización y también del apoyo que hemos recibido por parte de la comunidad organizada de Villa Olímpica que desde el año 2010 ha luchado incansablemente por defender y valorar nuestro barrio, dando respuesta a las necesidades sociales que en él existen.

  • Sabemos que nuestro proyecto de vivienda marca un hito en la comuna de Ñuñoa, donde hace más de 50 años que no se construye vivienda social. Nuestra organización muestra claramente que en la comuna existe la necesidad de vivienda y también la capacidad de movilización necesaria para lucha por ella, recuperando el suelo urbano para la comunidad y arrebatándoselo al negocio inmobiliario que en las últimas décadas ha arrasado con nuestros barrios.

  • Esperamos que nuestra experiencia se replique para los y las vecinas organizadas en los comités de componen la Coordinadora de Pobladores y Pobladoras Newén, de la cual somos parte y que articula a organizaciones por la vivienda del sur de Ñuñoa.

 

POR EL DERECHO A LA VIVIENDA, EL BARRIO Y LA CIUDAD

ARRIBA LOS Y LAS QUE LUCHAN!

Comité de Vivienda Villa Olímpica-Ñuñoa

5 febrero 2018

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

  1 comment for “La vivienda social vuelve a tener un lugar en la comuna de Ñuñoa

  1. Pamela
    6 Febrero 2018 at 14:59

    Me paŕece maravillosa la lucha que han emprendido estos pobladores y vamos adelante a reivindicar derechos fundamentales como lo son el derecho a la vivienda.!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *